frutos-secos-gastronomia


Naturarla

Diciembre ha sido el mes de los frutos secos en Naturarla. A lo largo de este mes, hemos hablado de algún mito en torno a este alimento, hemos incorporado los frutos secos a dos deliciosas recetas: una ensalada y un rollo de carne y hemos conocido la estrecha unión entre frutos secos y Navidad. Hoy queremos hablar sobre algunos usos tradicionales de los frutos secos en la gastronomía.

Frutos secos y queso, unos grandes compañeros 

Los quesos, de los que existe una gran variedad, forman una muy buena pareja con los frutos secos. Si acompañáis vuestra tabla de quesos con almendras, avellanas, nueces o anacardos el éxito está asegurado.

Elaborar una tabla de quesos no tiene unas reglas fijas, pero sí podemos seguir unas pautas:

  • Existen muchos tipos de quesos y no a todo el mundo le gustan todos. Está bien incluir quesos con sabores más suaves y otros más potentes. También es buena idea que la tabla contenga quesos de distintas texturas y de distintas procedencias: quesos de vaca, de oveja o de cabra. También puedes elaborar tablas temáticas, por ejemplo una con las cuatro variedades de Castello.
  • Entre cuatro y siete variedades de quesos s una buena cantidad para poder probar distintos sabores y texturas.
  • Acompañad los quesos. Como ya hemos dicho los frutos secos les van muy bien, pero también podéis probar a combinarlos con algo dulce, como mermeladas o fruta, como uvas. Y no olvides un buen pan, o un surtido de diversos tipos del mismo.
  • Respecto a la presentación, cada variedad de quesos tiene unas reglas de corte específico. Además, puede ser una buena idea acompañar los quesos con una cartelito identificativo.
  • No sirváis los quesos recién sacados de la nevera, necesitan haber reposado fuera un poco para poder disfrutar de todo su sabor.
  • Es aconsejable comenzar a degustar la tabla por los quesos más suaves, dejando los más intensos para el final.

Sopas 

En este tiempo, apetece mucho tomar una sopa o una crema calentitas. ¿Por qué no incorporar entre sus ingredientes los frutos secos? Por ejemplo, con una sopa de almendra salada (también existe una versión dulce, postre típico en Navidad). O si preferís algo más fresquito, puedes optar por el ajoblanco.

Otra idea: sustituir los picatostes de vuestra crema favorita por unos frutos secos picados. El crujiente de los frutos secos contrasta con la textura de la crema y le da un toque original a un plato sencillo.

Rebozados originales

Podemos emplear frutos secos para rebozar alimentos, tanto solos como mezclados con pan rallado. La elección del fruto seco concreto depende de vuestro gusto: almendras, avellanas, nueces, anacardos… Si añades pistachos, por ejemplo, además de un sabor diferente, tus platos se vestirán de un alegre color verde. La forma de utilización es sencilla: picarlos en trozos pequeños y seguir el proceso tradicional de rebozado. Una vez frito el alimento, los frutos secos le otorgarán una costra muy crujiente.

Salsas 

Los piñones tienen un gran protagonismo en diversas salsas. Por ejemplo, el pesto, que  combina piñones con albahaca y queso y que es un gran acompañamiento de muchas pastas. Aquí te dejamos una receta de pesto suave con Finello pasta.

Una salsa muy versátil es la romesco, originaria de Tarragona. Tradicional compañera de los calçots, también se utiliza para acompañar pescados, mariscos o diversas verduras. Para su elaboración necesitamos: tomates, ajo, pan, almendras, avellanas (aunque hay recetas que sólo llevan almendras), pimientos rojos secos, romero, aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta.

También en Cataluña encontramos la picada, una mezcla de frutos secos tostados, pan y algún líquido que se añade al final de los guisos y que realza el sabor de los mismos.

Cocina tradicional

Los piñones se utilizan en muchos platos de la cocina tradicional, en muchas ocasiones asociados con pasas o con ciruelas. Este fruto seco va muy bien con diversidad de alimentos: espinacas, pavo, bacalao…  además de ser básicos para la elaboración de todo tipo de cocas.

La gallina en pepitoria, que incluye las almendras entre sus ingredientes, forma parte del recetario tradicional español. Cervantes nombra este plato tanto en El Quijote como en las Novelas ejemplares, mientras que Lope de Vega lo menciona en La dama boba y Quevedo hace lo propio en El Buscón.

Y tú, ¿conoces otras recetas que lleven frutos secos?

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.