pasta_rellena


Raviolis, capellettis, sorrentinos, agnolottis… la pasta rellena es deliciosa y una mina de posibilidades. Si la has probado casera alguna vez sabrás que no hay nada como la pasta rellena hecha con amor sobre el mármol de una cocina. Y lo curioso es que, aunque hay recetas mucho más laboriosas que preparamos con regularidad, pocos se atreven con la pasta casera. Hoy queremos contarte que no hay motivo para ello, porque preparar una pasta rellena no tiene gran complicación.

 

¿Qué necesitas?

  • 450 g. de harina, aproximadamente
  • 3 huevos
  • 4 cucharadas de leche o agua
  • 1 cucharadita de sal fina

 

Preparación

  1. Coloca los huevos y la sal en un bol y bate bien.
  2. Agrega la harina y la leche gradualmente, hasta tener una masa que no se pegue en los dedos. Continúa amasando hasta que la masa sea totalmente homogénea.
  3. Cubre la masa con un repasador y déjala reposar 30 minutos.
  4. Estira la masa bien finita hasta que mida un milímetro o menos. Para facilitarte la tarea puedes partir el bollo en varios trozos más pequeños.
  5. Ya puedes armar los ravioles, los tortellini, o la pasta rellena que más te guste con el relleno elegido.

 

Trucos

La proporción de huevos y harina puede variar. A más huevos uses más dura quedará la masa. Si quieres que la masa quede especialmente tierna puedes usar sólo las yemas y si quieres que la masa sea finita pero resistente puedes usar sólo las claras.

Puedes agregar un chorrito de aceite de oliva a la masa para que tenga una mayor elasticidad.

Para retrasar la formación de bacterias puedes emplear algún ácido en la preparación (cítricos, vinagre…). Esto ayudará a bajar el PH.

 

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.