frutas-verano


Los meses de verano siempre nos traen una gran cantidad de frutas y vegetales que ofrecen grandes beneficios y es en verano cuando podemos encontrarlas con todas sus propiedades. ¿Quieres un cuerpo más sano y bonito? ¡Empieza el verano tomando nota!

Cerezas

Llenas de color y sabor, son perfectas además en tamaño para picotear. Un antioxidante que contienen las cerezas (llamado antocianina) puede ayudar a reducir la inflamación así como el dolor de articulaciones. Los mejores meses para consumirlas van de mayo a agosto. Un estudio de 2010 halló que las cerezas pueden además mejorar la recuperación muscular tras el ejercicio, reduciendo a la vez marcadores relacionados con la inflamación.

Arándanos

El pequeño tamaño de los arándanos puede engañarnos, ya que contienen beneficios nada desdeñables en parte a su riqueza nutricional. Y es que los arándanos tienen dosis reseñables de vitaminas, minerales y antioxidantes, por lo que consumirlos ayuda a combatir problemas de salud y mantenernos fuertes y saludables.

Entre todas esas propiedades, muchos estudios avalan la capacidad de ciertos antioxidantes de los arándanos para estimular el poder del cerebro. Además los arándanos son fáciles de añadir a numerosos platos y alimentos como yogur, batidos, ensaladas, macedonias… O incluso tienen un gran sabor consumidos solos. Si bien en verano es más fácil encontrarlos frescos, podemos disfrutar de ellos todo el año y a un precio más asequible comprándolos congelados.

Melocotones

Con una piel suave y un interior sabroso, los melocotones son una fruta típica del verano. Y llevan en su interior una buena cantidad de nutrientes considerando el modesto tamaño que tienen. Tienen vitamina C que mejora el colágeno de nuestra piel y articulaciones, fibra que ayuda a controlar nuestro apetito y potasio que previene la tensión elevada, por lo que los melocotones son un sano añadido a nuestros días de verano. Además son muy versátiles, ya que podemos hacer un batido con ellos o mezclarlos con yogur.

Sandía

La sandía es uno de esos alimentos sin los que el verano no puede entenderse, y deberíamos decir también que una de las razones que hacen los veranos saludables. Entre sus muchos beneficios, hoy sabemos que la sandía puede reducir la presión arterial gracias a su contenido en determinados aminoácidos. Importantes nutrientes como vitaminas A, C, B6 así como potasio y fibra son parte también de esta fruta.

La sandía comparte con el tomate un relevante antioxidante: el licopeno, que es en parte responsable de otorgarle su rojizo color. El licopeno puede reducir el riesgo de padecer problemas de próstata. El otro motivo que explica su color es el betacaroteno, que favorece precisamente en verano que tengamos la piel con algo de color saludable.

Haz de este verano, un verano deliciosamente saludable. ¿Ya has pensado los platos en los que vas a incluir estas frutas veraniegas?

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.