Un ejercicio muy completo


Para practicar este deporte basta con llevar en la bolsa bañador, un gorro, unas gafas de agua, una toalla, y unas chanclas. Pero sobre todo, lo que de verdad hace falta para calzarse la bolsa e irse a nadar a la piscina es: empeño y constancia.

Durante todo el año podemos ir a nadar a una piscina climatizada, pública o privada, por libre o a clases con un profesor, por niveles de todo tipo, desde niños o adolescentes a adultos, hay incluso clases de aquagym y fitness acuático. En verano, además, podemos practicar natación en el mar, nada más tonificante que nadar en las aguas marinas. La cuestión es proponérselo, porque nadar merece la pena, para nuestro cuerpo, y para nuestra mente.

Los diferentes estilos de natación, ya sean la braza, el crol o la espalda, nos permiten ejercitar todas las partes de nuestro cuerpo. Con la natación ejercitamos todas las articulaciones y aumentamos nuestra flexibilidad, nuestros músculos se hacen mas fuertes y resistentes, sobre todo a las futuras lesiones. No hay que olvidar que este ejercicio, si se hace de forma continuada, retrasa el evenjencimiento al hacernos más móviles e independientes muscular y óseamente.

La natación, deporte aeróbico por excelencia, es además el más aconsejado para el músculo mas importante de nuestro organismo, el corazón. Con el ejercicio aeróbico el corazón se fortalece y pierde la grasa que lo rodea, y también se fortalecen las arterias coronarias, responsables del buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

Otra de las ventajas de nadar, sobre todo si lo hacemos a crol, es conseguir una respiración mas eficiente, ya que fortalecemos también los músculos que se encargan de llenar y vaciar de aire los pulmones. Al nadar aumentamos nuestra capacidad pulmonar y limpiamos nuestros pulmones.

Y hay otra ventaja más, esta vez para nuestra mente. Nadar reduce el estrés, ya que adentrarse en el silencio de la piscina, nos ayuda a desconectar de nuestro trabajo y día a día, y esa relación que establecemos con el agua, al nadar, al bucear, nos da la oportunidad de parar por un momento nuestra cabeza de pensar en preocupaciones. Si a eso sumamos los beneficios que supone para nuestro cuerpo, seguro que la próxima vez no nos pensaremos tanto coger la bolsa e ir al menos una vez por semana a nadar.

6 Comentarios
  1. lourdes mendoza

    esta muy claro. y me alento a seguir aprndiendo a nadar.
    voy para ejercitar y fortalecer los musculos de la espalda pero aqui me entere que tambien sirve para el corazon, retrasar el envejecimiento y para combatir la estres.
    muchas gracias
    atte.
    lourdes

  2. Penelope Coronado

    Efectivamente nadar es perfecto para fortalecer los músculos de la espalda (si sufres de cervicales, nadar te funcionará muy bien para liberar tensiones)… pero además, debido al ejercicio respiratorio que haces, ayuda al corazón, y aparte nadar te ayuda a desestresarte… por eso os lo recomendamos, porque nadar es un ejercicio muy completo.

  3. carlota inciarte

    esta muy bueno me sirve para el trabajo de natacion que estoy aciendo hey copienlooooo: P

  4. Penelope Coronado

    Gracias por tu comentario Carlota, y nos alegra mucho que nuestras sugerencias te ayuden en tus ejercicios de natación.

    • Natalia Berger

      Gracias a ti por tus palabras, nada nos gusta más que saber que os gustan nuestros contenidos :-)

      Un saludo!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.