obesidad


Aitor Sanchez

Actualmente nos encontramos ante una paradoja en salud, la mitad del planeta
sufre enfermedades relacionadas con el hambre mientras que la otra padece
enfermedades relacionadas con el sedentarismo y el exceso de alimento.
Nuestro país está sufriendo un incremento alarmante de obesidad, y lo que es
más preocupante,  de obesidad infantil; este dato es preocupante ya que la
obesidad infantil produce una gran predisposición a padecerla durante la etapa
de adultez.
El  sobrepeso  y  la  obesidad  en  conjunto  con  las  enfermedades  a  las  que
predisponen están afectando a nuestra salud y a nuestro sistema sanitario.
Suponen  actualmente  el  mayor  factor  de  riesgo  para  las  enfermedades
cardiovaculares  y  en  conjunto  con  la  diabetes,  hipertensión  e
hipercolesterolemia son mortales.
Además de las enfermedades coronarias afectan a la locomoción y al sistema
articular, además de facilitar algunos tipos de cáncer.
Con todo ello se ha convertido en la segunda causa de mortalidad evitable en
occidente.

¿Qué es la obesidad?
La  obesidad  es  una  enfermedad  que  tiene  características  genéticas  y
ambientales,  en  resumidas  cuentas  consiste  en  un  aumento  de  peso  del
individuo a costa de la materia grasa por tener un balance energético positivo.
Esto quiere decir que las personas obesas almacenan excesiva grasa por que
consumen en la comida más energía de la que gastan.
Energía obtenida > energía utilizada

¿Por qué va en aumento?
Nuestra sociedad de promoción del consumo y de sedentarismo es un contexto
perfecto para que  una epidemia como la obesidad se extienda y  llegue a
nuestros hogares. Nuestra actividad física es reducida y los alimentos que más
consumimos tienen grandes cantidades de grasa y de azúcares simples.
Además las rutinas y los valores de la sociedad cambian, la comodidad, hacer
las cosas desde casa y las facilidades se imponen ante el esfuerzo y el ejercicio
físico. La actividad física que realizan la mayoría de los jóvenes es reducida, la
mayor  parte  de  ellos  pasa demasiado tiempo en  casa,  sin moverse,  y  en
conjunto  con  la  exceso  de  alimentos  inadecuados  desencadena  en  una
ganancia de peso.
Hemos llegado a tal  punto que nuestra actividad física es tan reducida que
para estar sanos hay que dedicar un tiempo exclusivo a movernos y gastar la
energía que en exceso consumimos, algo biológicamente irracional.

¿Cómo puedo combatirla o evitarla en mi hogar?
Dependiendo de sus causas la obesidad que podemos padecer puede depender
más de factores genéticos (predisposición familiar, metabolismo) o de factores
ambientales  (actividad  física,  alimentación)  pero  los  dos  juegan  un  papel
importante.
La manera más eficaz de combatir la obesidad es sencilla, y consiste en dos
pautas muy sencillas pero que llevarlas a la práctica puede costar esfuerzo si
estamos malacostumbrados. Son:
-Reducir la ingesta calórica
-Aumentar nuestro gasto energético
En nuestros apartados de consejos nutricionales y consejos deportivos podrás
encontrar  recomendaciones  sobre qué comer  y qué actividad física realizar
para cada situación.  Cada persona es un mundo y la actividad física y plan
alimenticio que debe seguir siempre tiene que ser individualizado.
Para  la  obesidad  los  deportes  más  recomendados  son  los  de  clasificación
aeróbica,  son  aquellos  que  se  realizan  durante  una  duración  prolongada
(siempre superior a la media hora) y a un ritmo moderado, de esta manera el
cuerpo usará el reservorio graso.
La reducción del sobrepeso además debe ser paulatina, un ritmo de 4-5kg al
mes para obesidad como máximo, un ritmo superior puede suponer cambios
bruscos a nuestro cuerpo y acabar repercutiéndonos con un efecto yo-yo, si no
hacemos la bajada de forma constante y paulatina podemos acabar con más
kilos de los iniciales.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.