ciclismo urbano

Las ventajas de desplazarte en bicicleta son infinitas y ocupan todos los campos: practicidad, salud, economía, ecología… Hoy queremos hablar de la bicicleta, pero no como deporte, queremos hablar de la bicicleta como el que posiblemente sea el medio de transporte más conveniente para el día a día de las personas, casi una forma de vida para muchos.

Incorporar el deporte a la rutina diaria
Los beneficios del ciclismo son muchos: reduce el riesgo de infarto, combate el colesterol, ayuda a perder peso, fortalece los músculos de varios grupos, protege las articulaciones… Se trata de un deporte muy completo que prácticamente no tiene contraindicaciones y es apto para todas las edades. Además pedaleando oxigenamos la mente, liberamos tensiones, generamos endorfinas y, en general, no sólo invertimos en salud sino también en agilidad mental, felicidad y bienestar.
Pero hay algo que hace a la bicicleta especial: nos lleva a los sitios rápidamente y a un precio de lo más competitivo. Si dejamos el coche en casa y vamos a trabajar en bicicleta no sólo ahorraremos en combustible y evitaremos el problema del aparcamiento: además ahorraremos en tiempo y dinero para el gimnasio. Para aquellos que les cuesta ser constantes en el deporte, que somos la mayoría, tomar el hábito de desplazarse en bicicleta puede ser la solución ideal.

El coche y la ciudad
¿Sabías que las personas que se desplazan habitualmente en coche son sólo un 20% de los usuarios de la calle? Sin embargo ocupan un 62% del espacio público, son responsables de un 97% de la contaminación atmosférica en las grandes ciudades y provocan contaminación acústica, atascos y accidentes. Además el gran volumen de coches en las calles dificulta el funcionamiento del transporte público y afecta a la seguridad de los ciclistas.
El espacio reducido de las ciudades y la gran cantidad de gente no son compatibles con los automóviles, que terminan por ser un estorbo para el propietario del coche y para el resto de personas que usan el espacio público.
En muchas ciudades europeas ya hace años que las bicicletas han tomado el relevo. Sus habitantes las consideran un medio de transporte fundamental, que les permite llegar rápidamente a cualquier rincón rápidamente, hace sus ciudades habitables y cuida la calidad de su aire. En España el número de ciclistas urbanos crece cada año, lo que es una buena noticia para todos y cada uno de los habitantes de las ciudades.

ciclismo urbanoIniciarse en el pedaleo como medio de transporte
No hay nada más saludable y sostenible que ser el motor de nuestro propio trasporte. Por eso cada día son más los que consideran la bicicleta como la opción de transporte más conveniente, muchos afirman incluso que es el más claro ejemplo de convivencia entre civilización y naturaleza. Sin embargo en un país como el nuestro, donde no hay tradición de usar la bicicleta en las ciudades a muchos les cuesta dar el primer paso. ¿Qué debemos tener en cuenta si queremos empezar a ser ciclistas urbanos?

  • Estudia tu rutina: coge un mapa de tu ciudad y marca todos esos puntos que forman parte de tu día a día. Estudia las posibles rutas entre un punto y otro, evitando calles con demasiado tráfico, cuestas excesivamente pronunciadas y otros obstáculos. Puedes ayudarte de herramientas como “Ride the city”, que te indica la ruta más rápida y segura entre dos puntos. En seguida verás que una vida sobre dos ruedas es perfectamente posible cuando uno conoce las rutas. Es posible que en ocasiones necesites combinar bicicleta y transporte público; en ese caso infórmate de los horarios, ya que las bicicletas en el transporte público no se permiten a todas horas del día.
  • La bicicleta que se adapta a tus necesidades: Para elegir una bicicleta debes tener en cuenta cosas como las distancias que vas a recorrer, las cuestas que encontrarás o si las vías son asfaltadas. Hay bicicletas muy ligeras o incluso plegables, ideales para los que deben combinar la bicicleta con el transporte público o subirlas a un cuarto piso sin ascensor… otras, como las holandesas, son robustas y cómodas, dan buena visibilidad entre el tráfico y su diseño está perfectamente adaptado a las necesidades de la ciudad… existen bicicletas híbridas que además de funcionar estupendamente para la ciudad permiten una escapadita por vías no asfaltadas… y por supuesto las bicicletas eléctricas, para los que no quieran llegar sudando al trabajo. Debes tener en cuenta cosas como el tamaño de las ruedas y las marchas, dos elementos que serán decisivos si quieres circular rápido por la ciudad sin cansarte demasiado. La postura que adoptarás al sentarte en la bicicleta también es importante. Por último no olvides tener en cuenta los accesorios como timbres, patas de cabra, protectores de cadena o cestos, en tu día a día como ciclista puedes agradecerlos.
  • Ser un ciclista: dejar de ser un conductor o un peatón y pasar a ser un ciclista al principio puede causar inseguridad. En unas semanas verás como te acostumbras a las nuevas normas del juego, pero mientras tanto te recomendamos la lectura de este antiguo artículo en el que se dan algunos consejos para circular por la ciudad de forma segura y eficiente.

Y dicho todo esto ya no hay excusa que valga: es hora de subir sobre nuestras bicis ¡y disfrutar del camino!

2 Comentarios
  1. Noelia

    ¿Qué es eso del tamaño de ruedas y las marchas? Yo vivo en Madrid y como no estoy muy en forma me da miedo porque las distancias son largas y algunas cuestas son duras. Además los coches van deprisa y creo que me pondría nerviosa. ¿Qué me aconsejáis?

    • Natalia Berger

      Si te pone nerviosa el tráfico, procura ir por calles pequeñas. Pero es importante que conduzcas sintiéndote segura, ocupando el espacio al que tienes derecho y procurando ser lo más visible que puedas.

      Existe un plano de Madrid para el ciclista:http://www.infobicimadrid.es/gis_bicis.htm que aconseja las mejores calles tanto por su tráfico como por su inclinación. También en la versión de Ride the City para Madrid encontrarás consejos de rutas: http://es.ridethecity.com/madrid

      Las cuestas hay que subirlas inevitablemente, aunque siempre se pueden evitar algunos metros de desnivel: es fundamental dejar de pensar en modo-coche y planear tus recorridos para evitar bajar para luego tener que subir.

      El tema de las ruedas, es sencillo: a más grandes, mejor rodamiento aunque peor estabilidad. Prueba con una rueda medianamente ancha y de un diámetro mediano, a ver si así vas cogiendo confianza.

      Esperamos haber respondido a todas tus dudas. Te animamos a que des el paso, aunque los primeros días puedas sentirte un poco insegura y te resulte un poco duro afrontar las cuestas, será cuestión de poco tiempo que te hagas con la ciudad… ¡y todo vaya rodado!

      ¡Un saludo!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.