Dinosaurios: planes con niños


Penelope Coronado

No cabe ninguna duda: a los niños les encantan los dinosaurios. Así que no hay mejor plan en familia que visitar alguno de los numerosos museos y parques temáticos donde podemos encontrar a estas poderosas criaturas y conocerlas de cerca. Os presentamos los lugares más destacados de nuestro país donde los más pequeños podrán disfrutar descubriendo a los dinosaurios y otros animales prehistóricos, sus restos y también sus recreaciones. Y es que, lo más emocionante de visitar un museo de ciencias naturales o un yacimiento paleontológico es descubrir que los restos de los seres vivos que se han conservado enterrados son el testimonio y la memoria de la vida en nuestro planeta, porque la Tierra hace millones de años que funciona y los fósiles nos lo explican.

Dinópolis: parque y museo paleontológico en Teruel
Sin duda, si a tus hijos le gustan los dinosaurios, tienes que llevarlo a Dinópolis, una combinación de parque temático y museo, donde aprenderán cosas increíbles y todos lo pasaréis en grande. Territorio Dinópolis está formado por este centro en Teruel y cinco pequeños centros más repartidos en la provincia: Mar Nummus en Albarracín, Inhóspitak en Peñarroya de Tastavins, Legendark en Galve, Región Ambarina en Rubielos de Mora y Bosque Pétreo en Castellote. La joya de Dinópolis es su museo paleontológico en el que nos explican con paneles, elementos interactivos y vídeos los misterios de la evolución. Posee piezas traídas de todas partes de mundo, y a los más pequeños les van a llamar la atención las impresionantes recreaciones y reconstrucciones de dinosaurios a tamaño real. Entre sus descubrimientos, destacan el Aragosaurus, el primer dinosaurio español, encontrado en la localidad de Galve o el Turiasaurus riodevensis, hallado en el municipio de Riodeva, el dinosaurio más grande de Europa y uno de los mayores del planeta.

En el parque hay programadas actividades para niños como El club de los paleontólogos, una obra donde les explican cómo es este oficio y en la que pueden participar. Terra Colossus, un simulador 4D, en el que nos colocamos las gafas 3D y nos abrochamos el cinturón para vivir una aventura increíble. Charlas con un hombre primitivo, donde nos muestran a un hombre primitivo y podemos hablar con él y hacerle preguntas. Y además, el parque cuenta con una zona de juegos donde los niños pueden trepar, tirarse por un enorme tobogán, escalar por un gran tubo, meterse dentro de un amonite gigante, o participar en la excavación de un dinosaurio.

Dinosaurios en Madrid: Museo de Ciencias Naturales
Los esqueletos de dinosaurios y de grandes mamíferos son los protagonistas del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. En este museo los niños lo pasan en grande visitando la exposición permanente Minerales, Fósiles y Evolución Humana, un viaje a través de la historia de la Tierra que nos muestra réplicas de los más importantes restos de paleontología de todo el mundo. Allí están la espectacular réplica del esqueleto del Diplodocus carnegii o Lucy, el Australopithecus afarensis más famoso del mundo, con unos 3,2 millones de años y que debe su nombre a la conocida canción de The Beatles. Además, a través de diversas pantallas que usan la tecnología de la realidad aumentada, los niños pueden sostener en sus manos e interactuar con los dinosaurios, para conocer qué tamaño tenían, de qué se alimentaban o cómo se movían.

La exposición permanente Biodiversidad también es perfecta para grandes y pequeños, y en ella se pueden descubrir toda clase de animales, algunos de ellos extinguidos como el lobo marsupial o el alca gigante, y otros seriamente amenazados como el leopardo de las nieves, el urogallo o el oso pardo. Entre las piezas más reconocidas están el elefante asiático, Elephas maximus, uno de los ejemplares naturalizados más antiguos que se conocen en el arte de la taxidermia o un impresionante esqueleto de ballena que mide más de 20 metros y pesa más de 2.500 kilos. Su historia es además muy curiosa porque fueron los escolares quienes eligieron su nombre: Vega, en relación a la estrella que siempre se ve.

De cara a los niños y sus familias, y durante todo el año en fines de semana o vacaciones de verano, Semana Santa o Navidad, el Museo ofrece un variado y original programa de actividades educativas como talleres, cuentos, visitas guiadas o campamentos urbanos. Entre ellas están ¡Pon cara de dinosaurio!, un taller de plástica y dramatización donde los más pequeños podrán conocer la variedad, la alimentación, la reproducción y en general el modo de vida de los dinosaurios. La Yincana digital, donde los niños podrán descubrir las piezas más destacadas de la exposición dedicada a los dinosaurios a través de un juego de pistas. El taller Vega, la Ballena en el que los niños podrán conocer todo sobre el mundo de las ballenas. Y La noche de los investigadores, una aventura para toda la familia, con talleres y juegos didácticos, en la que podréis acampar en las salas de exposiciones del Museo, para comprobar si los ejemplares están igual de quietos durante la noche. Por cierto que el Museo ha desarrollado una aplicación donde hacer una visita interactiva, con información detallada de las exposiciones y diferentes contenidos multimedia, para descubrir sus tesoros y aprender de una manera dinámica y amena.

Y un último apunte, si hablamos de dinosaurios en Madrid, no nos podemos olvidar de Faunia. El cañón de los dinosaurios es otra manera de descubrir a estos maravillosos reptiles mediante 18 réplicas de dinosaurios a tamaño real entre los que están el T-rex, el velociraptor o el alosaurio.

Animales prehistóricos en Barcelona
Aunque el Museu de Ciències Naturals situado en la Ciutadella se fundó hace más de 130 años, desde hace muy poco sus fondos y tesoros pueden visitarse en su nueva sede, en el edificio que preside la entrada del Forum y que se denomina Museo Blau. Este nuevo espacio destinado a las ciencias naturales es otra forma de hacer que nuestros hijos descubran los misterios de la Tierra. Su exposición de referencia, Planeta Vida, es un viaje por la historia de nuestro planeta en los ámbitos de la mineralogía, la petrología, la paleontología, la zoología y la botánica. Allí podremos descubrir fósiles, animales disecados y hasta una ballena de 20 metros de largo. Además, la exposición incluye proyecciones, pantallas interactivas y recursos multimedia que recrean la visión, la luz y los sonidos de las distintas eras geológicas. Lo mejor si vamos con niños es el Nido de la ciencia. En esta sala pensada para los más pequeños encontrarán diferentes materiales, como pieles de animales, plumas, rocas con diferentes texturas, para que puedan ir descubriendo y desarrollando experiencias sensoriales, de observación o artísticas con sus familias, de forma espontanea y a través del juego, para despertar la curiosidad y las ganas de conocer.

Otra pequeña joya de la paleontología es el Museo del Mamut de Barcelona, en el Born. Allí los niños podrán descubrir animales de la Edad de Hielo a través de las reproducciones a tamaño natural o de los esqueletos de diferentes especies que se exponen. El rinoceronte lanudo, el tigre diente de sable o la estrella del museo, el mamut, son algunos de ellos.

Descubrir el Jurásico en Asturias
El Museo Jurásico, situado en la localidad de Colunga, acoge una de las muestras más completas y didácticas del mundo sobre los dinosaurios. Con unas impresionantes vistas a la costa, en este museo podemos ver esqueletos de todo tipo y réplicas de los reptiles más espectaculares. Además, cuenta con miles de fósiles que nos enseñan el transcurso de las diferentes épocas prehistóricas en Asturias.

Campamento paleontológico en Euskadi
En el Terrasauro del parque Karpin Abentura
haremos un fantástico viaje al Jurásico. Se trata de un campamento paleontológico en el que cohabitan algunas de las especies de dinosaurios más llamativas. Acompañados de investigadores, los visitantes podrán conocer la forma de vida de los dinosaurios. Podremos contemplar un diplodocus de 20 metros, un tiranosaurio, y otros dinosaurios animados a escala real.

Rutas en busca de dinosaurios: La Rioja y Soria
En el Centro Paleontológico de Enciso, en La Rioja, existen varios yacimientos con huellas petrificadas de gran valor, y sin duda a los niños les impactará ver las reproducciones a escala real de los dinosaurios “riojanos” que se encuentran al aire libre. También podemos contemplar las huellas que dejaron los dinosaurios en las tierras altas de Soria, repartidas por las localidades de Matasejún, Almarza o Villar del Río, entre otras. Además de las huellas fósiles, están las réplicas de los reptiles que las dejaron, de manera que nos podemos hacer una idea sobre qué clase de animales habitaban nuestra península hace millones de años.

Dónde descubrir más dinosaurios
Otros lugares ideales para ir con niños en busca de estos seres apasionantes son el Museo de los Dinosaurios en Salas de los Infantes,
 en Burgos, donde destaca la exposición de huevos fósiles de estos reptiles, el Valle de los dinosaurios, en Algaida, Mallorca, un parque donde se representan escenas de dinosaurios a tamaño real, con un recorrido señalizado a través del valle para contemplar las distintas escenas, y el yacimiento y museo de Coll de Nargó, en Lérida, con huellas, nidos y restos vegetales, en un entorno muy bonito y muy recomendable para ir con niños.

Y una última sugerencia para los amantes de los dinosaurios: la aplicación DinoScience. Una app gratuita para iPhone y Android en la que descubriréis los secretos más apasionantes del mundo de los dinosaurios, las noticias más importantes a nivel mundial sobre dinosaurios seleccionadas por un grupo de paleontólogos y un completo mapa y buscador de los parques temáticos, museos y yacimientos de dinosaurios localizados por todo el mundo.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.