Esconder huevos de chocolate en Pascua es tradición en Francia y otros países europeos ¡Os recomendamos probar este divertido juego durante las vacaciones de Semana Santa! 

La dinámica es la siguiente: Mientras los niños duermen hay que camuflar huevos de chocolate dentro de casa, en el jardín o vecindario. Para los escondites hay que tener en cuenta las edades. Podemos dejar a los pequeños un rastro fácil de seguir, como huellas de gallina con papel recortado. Si queremos complicar la búsqueda, inventaremos pistas o dibujaremos un mapa de los huevos de oro para los más mayores.

El sonido de una campana o un silbato marcará el inicio de la búsqueda. Los concursantes tendrán que saber cuántos huevos hay que localizar y tendrán que llevar una cesta o algún soporte para ir dejando los tesoros. Antes de la salida conviene aclarar que los huevos de chocolate tendrán que repartirse entre todos, así evitaremos rabietas y los niños aprenderán a pasárselo bien antes y después del juego.

Si montamos un juego para niños y adultos, lo mejor será organizar equipos por colores. Podremos involucrar a todos los jugadores con llamadas a la acción. Cada vez que encuentren un huevo de chocolate tendrán que realizar una prueba.

Además de la búsqueda de los huevos de Pascua existen otros juegos típicos en estas fechas:

  • Egg Rolling: Consiste en rodar un huevo de plástico en el jardín con una cuchara de madera de mango largo. Este juego es típico en Estados Unidos.
  • Egg Knocking: Hay que chocar el huevo contra el del adversario  de un golpe seco y en sentido longitudinal. Gana quién consiga que no se rompa.
  • DIY ¡Pinta tu huevo de Pascua! : Con mucho cuidado, haremos dos agujeros pequeños en cada extremo del huevo. Podemos utilizar colorante natural para los colores (marrón con café, azul con lombarda, rojo con remolacha…)