cine


Penelope Coronado

No cabe duda de que cuando nos convertimos en padres cambia mucho la película e ir al cine se convierte en algo muy distinto. De momento, hasta que nuestro hijo no tiene ya unos añitos no podremos plantearnos ir al cine todos juntos, en familia. No existe una edad idónea para llevarlos a una sala de cine, dependerá de cada niño, y eso sí, la primera vez habrá que jugársela, y será toda una aventura.

Para un niño, aunque esté acostumbrado a ver películas en casa, entrar a una sala de cine y ver una película en pantalla grande significará toda una fiesta. Por eso, elegir el cine como una actividad especial que hacer con nuestros hijos va a ser todo un acierto. Eso sí, antes tendremos que decidir muy bien qué película vamos a ver, para que sea de su gusto y sepamos los papás que es adecuada a su edad. Os contamos algunas ideas y alternativas para ir al cine convencional y algunas salas que ofrecen películas específicas para los niños.

Algunos consejos antes de ir al cine

Para disfrutar en familia de una sesión de cine lo primero es elegir qué película iremos a ver, respetando los gustos de todos, grandes y pequeños. Antes de decidirse, los papás tendremos que informarnos sobre la película, su trama, calidad, si es adecuada a la edad de nuestro hijo y cuál es su duración, porque no conviene llevar a los pequeños a ver películas muy largas.

Durante la proyección, será importante estar pendientes del niño, sus reacciones, si se aburre, si tiene miedo ante determinadas situaciones, y favorecer un ambiente de cercanía y afecto. Al salir de la sala, será muy positivo que hagamos comentarios sobre la película, si nos ha gustado, qué conductas de los personajes eran buenas o cuáles eran malas, para así contribuir a la comunicación con nuestros hijos y, de paso, formar desde la niñez, espectadores con capacidad crítica, activos e inteligentes.

A la hora de elegir un cine, lo más conveniente es optar por una sala donde el público infantil sea bienvenido, por eso nada mejor que las sesiones donde proyecten películas infantiles ya que así nos aseguraremos que habrá otros niños en la sala. No es buena idea elegir sesiones donde sea mayoritario el público adulto, porque seguramente nos sentiremos incómodos. Y es que los niños son propensos al ruido y no siempre vamos a poder hacer que estén en silencio.

La cartelera infantil

A lo largo del año siempre hay películas infantiles que podemos disfrutar con nuestros hijos. Sin duda las temporadas donde se acumulan más estrenos de cine infantil son las navidades y el verano, épocas de vacaciones por excelencia. Pero si optamos por las salas convencionales de exhibición siempre vamos a encontrar algún filme del gusto de los pequeños.

Sin duda lo que más les va a gustar es el cine de animación, y de hecho este género goza de muy buena salud y cada pocos meses se estrena una peli de dibus que seguro estarán deseando ver y que a nosotros los papás nos gustará también disfrutar, porque pasa que estas películas siempre tienen algún guiño muy del gusto de los adultos. Para organizar un plan de cine en familia, bastará con estar al tanto de la cartelera y elegir la sala más cercana que siempre va a contar con un horario infantil adecuado para llevar a los niños.

Salas y sesiones pensadas para los niños

Son cada vez más salas de cine que ofrecen una programación específica para los más pequeños. De hecho, hasta podemos encontrar festivales de cine infantil con proyecciones para niños. Lo bueno de elegir este tipo de alternativas es que están más pensadas para los niños, y nos encontraremos películas dedicadas al público infantil, además de otros detalles como que el sonido está más bajo de lo habitual, que nos lo ponen más fácil a la hora de meter el carrito en la sala y que los precios son también un poco más bajos de lo normal. La pega es que no todas las ciudades ofrecen este tipo de programación, y son Madrid y Barcelona los lugares donde más opciones vamos a encontrar.

En Madrid, cada sábado la Filmoteca ofrece el ciclo ‘Cine para todos’, una sesión de tarde con entrada libre para menores de 14 años, que nos descubrirá títulos de cine infantil y familiar de todos los tiempos.

‘Verdi Kids’ es la propuesta cinematográfica de los Cines Verdi de Madrid y de Barcelona para los más pequeños. Durante todo el año, con sesiones a primera hora de la tarde y matinales los sábados y festivos, este cine recopila cine infantil europeo, con una programación estable que tiene como objetivo dar a conocer y rescatar producciones cinematográficas del interés de pequeños y grandes.

Sin duda estas dos propuestas culturales de entretenimiento son perfectas para acercar a los niños a la experiencia de ir a ver un tipo de cine distinto al de las grandes superproducciones. Y un dato importante, las películas varían cada fin de semana y las edades recomendadas también, por lo que os aconsejamos que consultéis antes la cartelera en la web.

De forma un poco más esporádica y a través de propuestas de ciclos temáticos, hay espacios donde podremos disfrutar de pelis para los niños como Caixa Forum, Matadero o La Casa Encendida, que en su programa ‘En familia’ incluye sesiones para los más pequeños, tanto de películas de animación como cortos internacionales de animación para público infantil.

También en Madrid la Sala Berlanga también proyecta sesiones de cine infantil, y en Barcelona, los cines Maldà han llevado a cabo iniciativas como ‘Maldà nins’, para acercar el cine a los niños y adaptar una sala de cine a los más pequeños y a sus necesidades, y de paso que los papás podamos ir al cine sin sentir que estamos molestando a nadie.

Propuestas originales: ver cine con tu bebé

Hay salas de cine que tienen en cuenta a las mamás y papás con bebés. Una iniciativa muy original son las sesiones de ‘Cinebebés’, en Mallorca. Son sesiones de cine especialmente organizadas para que las familias puedan acudir con sus bebés y niños, y que todo esté adaptado para disfrutar de una jornada familiar. Las películas son adecuadas para el público infantil y la mayoría de las veces son elegidas por los propios padres y madres a través de encuestas. Lo mejor de propuestas como esta es que las salas están especialmente acondicionadas para acoger a los bebés con toda la comodidad. El sonido está reducido, el aire acondicionado suave y las luces medio encendidas, además hay cambiador en la sala, un aparcamiento para cochecitos, y lo mejor de todo: una zona de gateo frente a la pantalla, para los bebés que ya se sientan y gatean y las madres y padres que deseen sentarse con ellos. Otra ventaja es que la sala abre un poco antes del horario de la sesión, para que todos puedan acomodarse bien.

Otras propuestas similares son ‘Cinema amb nadons’, en los cines Imperial de Sabadell, que consisten en sesiones una vez al mes con los últimos estrenos, y aunque la programación está más pensada para los papás, esta propuesta nos permite disfrutar del cine en compañía de nuestros bebés de hasta dos años, en un ambiente relajado y adaptado a los más pequeños. ‘Vine amb el teu nadó’ es una idea similar del Cineclub de Sitges. Además de contar con cartelera infantil, esta sala nos ofrece una vez al mes la posibilidad de ir al cine con nuestro bebé. Es la manera de que los papás vean pelis de estreno, en una sala adaptada con luz tenue, un volumen más bajo, además de cambiador y zonas de aparcamiento para carritos.

Ver cine en un museo

Son bastantes los museos que ofrecen actividades para niños donde programan películas. Algunos de ellos son el Museo Reina Sofía, en Madrid, que viene ofreciendo desde hace unos años ‘Museocinema’, un ciclo de cine de animación dirigido a niños a partir de 7 años, con cortos que proponen al público infantil historias protagonizadas por niños y que invitan al espectador adulto planteándoles sugerencias y preguntas en torno a cómo, por qué y para qué educar.

‘MACBA en familia’ es otra propuesta para niños del Museu d’Art Contemporani de Barcelona y en Valencia el Espai Rambleta ofrece jornadas de cine con cortos de animación internacionales seleccionados en los más prestigiosos festivales europeos para ofrecérselos a los más pequeños.

En definitiva, se trata de otras alternativas, fáciles de conocer a través de las webs de museos y espacios culturales, para mostrar a nuestros hijos un tipo de cine de animación distinto del que suelen ver en la series de televisión, más elaborado y con mucho más mensaje.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.