Propiedades de la calabaza

Descubre las propiedades de la calabaza, su historia y diferentes formas de usarla en la cocina. La calabaza ( Cucurbita maxima ) es una de las hortalizas más típicamente otoñales, fáciles de encontrar a estas alturas del año en cualquier mercado. La mayoría de las cucurbitáceas producen bayas de forma pepónida, con corteza y llenas de semillas. Además del fruto en forma de baya, sus flores y semillas también son comestibles. Pertenece a la familia de las cucurbitáceas como pepinos, calabacines o melones.

propiedades de la calabaza 1

En realidad existen muchas variedades de calabaza y podemos distinguir entre las calabazas de invierno y las de verano:

Las calabazas de verano son variedades  de piel fina  y semillas blandas. Tiene un período corto de conservación. Dentro de esta variedad se encuentra la calabaza bonetera ( blanca, verde o amarilla) o  la calabaza espagueti de color amarillo

Entre las calabazas de invierno se encuentran las variedades  más dulces, con menor contenido de agua y la piel más gruesa. Se conserva durante meses  gracias al grosor de su piel. Dentro de este grupo se encuentra la calabaza banana, la de cidra o zapallo (de pulpa gelatinosa e intenso color amarillo) y la confitera o de cabello de ángel (de forma y color variable), a partir de la cual se obtiene el cabello de ángel, utilizado como relleno en diversos productos de pastelería. También es muy fácil de encontrar en esta época la calabaza cacahuete o butternut squash. También es típica del invierno la variedad  Hubbard, calabazas realmente grandes que pueden llegar a alcanzar los 135 kilos de peso.

pipas de calabaza

Propiedades de la calabaza

Su mejor época es justo después de su cosecha, al final del otoño. Se trata de un alimento muy rico en nutrientes: contiene hidratos de carbono, principalmente en forma de almidón, proteínas ( 1,2 g./100 g. ) y muy pocas grasas ( 0’5 g. /100 g. ). Tiene un elevado contenido en agua, aproximadamente un 90 %. Muchas de ellas se caracterizan por su contenido en betacaroteno y otros carotenoides que además de color tienen propiedades antioxidantes. Estos carotenos son transformados en vitamina A dentro de nuestro cuerpo y esta es relevante para la correcta función visual, mucosas, piel, sistema óseo, sistema de reproducción e inmunitario. Su contenido en vitamina C también es importante ( 12 g./100 g.) funciona como antioxidante y aumenta la disponibilidad del hierro no hemo ( presente en los alimentos vegetales ).

Destacan también por su contenido en vitamina B6 que cumple funciones esenciales en el organismo como intervenir en la síntesis proteica y la utilización de las reservas de grasa y glucógeno, además de fortalecer el sistema inmune. B2, B5 y B9 también están presentes además de cobre y manganeso y en menor medida potasio y magnesio. Su contenido en fibra la hace recomendable por su efecto prebiótico y recuperador de la función intestinal.

calabaza al horno

Cómo preparar calabaza

Hablando de calabazas de invierno, que son especialmente dulces podemos usarlas de infinitas formas: su sabor y textura combina bien con sabores como el de la almendra, la canela, la castaña, el jengibre, la manzana, el coco, aromáticas como romero o tomillo y setas.

Es extremadamente fácil asarlas, abriéndolas a la mitad o en cuartos, retirando las semillas, practicando unos cortes en la pulpa y horneándolas boca abajo hasta que la cáscara se oscurece.

La pulpa de la calabaza asada puede ser la base de infinitas preparaciones:

  • Añadiendo huevo, patata y harina podemos elaborar ñokis deliciosos en casa, que se pueden rehogar una vez cocidos con aromáticas y aceite de oliva.
  • Con la pulpa asada y añadiendo únicamente un poco de caldo vegetal, sal y pimienta, podemos obtener una deliciosa sopa/crema que podemos combinar con un huevo poché, unos frutos secos picados, perejil o tomillo. La crema queda especialmente bien si incorporamos una parte de leche de coco.
  • Se puede incorporar a masa de bizcochos saludables, sustituyendo así el azúcar por el dulzor de la calabaza. Canela, jengibre, cardamomo y pimienta combinan a la perfección con el sabor de la calabaza.
  • También podemos usar una pequeña porción de la pulpa de la calabaza asada para endulzar nuestros porridge y gachas de avena o para hacer fantásticos pancakes sin azúcar.

También podemos asar la calabaza en cubos o pequeños “gajos” ya pelada, una pizca de sal y pimienta y un hilo de aceite de oliva son aderezo suficiente. Posteriormente las podemos servir a modo de “patatas fritas” si las hacemos bien crujientes o incorporar  a platos como potajes, ensaladas, woks, tortillas o currys. Sus posibilidades son innumerables.

Además de asada, proceso mediante el cual potenciamos su sabor y aroma, la calabaza también se puede consumir cocida.

Una auténtica delicia de otoño que os animamos a probar. Y tu ¿te atreves con la calabaza?

recetas de calabaza

Mermelada de calabaza para Halloween

Ahora que ya conoces las propiedades de la calabaza, te proponemos formas divertidas y originales de utilizarla en la cocina como por ejemplo esta mermelada para Halloween.

mermelada de calabaza