Este enero de recuperación de los excesos navideños ha sido el mes de la cena ligera. A lo largo de este mes hemos aprendido que una cena ligera con los alimentos correctos nos ayuda a dormir mejor, a adelgazar y a estar más sanos. También hemos aprendido algunos trucos para que las comidas consideradas más sosas resulten apetitosas y nuestros bloggers cocineros nos han preparado 5 propuestas de cena ligera y sabrosísima que se han sumado a nuestra colección de propuestas de cena. Sólo nos falta un detalle crucial para que todo funcione: ¿Cómo llegar a la hora de la cena sin la sensación de que nos comeríamos un animal entero?

La respuesta puede resultar un poco repetitiva pero aunque muchas veces se oiga pocas se pone en práctica: comer 5 veces al día es la base de toda dieta. Muchas personas son reticentes a creer que comiendo más veces puedan adelgazar o ganar en salud, pero es así. Como nos comentaba nuestro compañero nutricionista Aitor Sánchez en este post, el sistema de las 5 comidas nos asegura unos niveles constantes de azúcar y grasa en sangre, lo que nos hará ganar en salud (ahorrando a nuestro cuerpo el duro trabajo de compensar los picos) y nos liberará de la ansiedad producida por el desequilibrio entre el apetito y la saciedad. Veamos pues algunas propuestas saludables para el snack de media tarde, que nos harán llegar a la cena con el hambre justa:

Fruta: En invierno nada como un par de mandarinas, en verano unas cerezas o unos albaricoques. Con un plátano o una manzana nos sentimos saciados y nos llenamos de salud. Uvas, higos, melocotones, fresas… La fruta es una de las mejores meriendas que hay.

Batidos y helados: Unas cuantas fresas, un yogur azucarado y un poco de leche. ¿Cómo algo tan sano puede ser tan sabroso? Los batidos son una opción que gustará mucho a los niños ¿Y qué tal unos helados caseros preparados con los mejores ingredientes y los más sanos?

Sandwiches y bocadillos: Los hay más sofisticados, como el sandwich de queso y membrillo con frutos secos, o clásicos como un medio bocadillo de jamón con pan de semillas. Recuerda acompañar tus meriendas con una bebida saludable.

Zumos: aunque los zumos naturales están cargados de salud, no se recomienda merendar sólo un zumo, ya que al no poseer la fibra de la fruta no nos quitará el hambre. Pero un zumo natural es el acompañamiento perfecto de un bocadillito de queso Havarti, un sandwich vegetal o una tostada con mantequilla.

Otras ideas: Unas zanahorias, unas brochetas de uvas con queso, unos chips de plátano al horno, un poco de membrillo con queso azul… échale imaginación a tus meriendas. Disfrutar cada una de las 5 comidas forma parte del bienestar que nos hace felices.