03_sobrasnavidad


En estos días de excesos es extraña la casa en la que no se compra 3 veces más comida de la que se puede consumir. Luego nos toca comer sobras o, lo que es peor, tirar comida. ¡Y eso sí que no! Con un poco de ingenio, podemos sacar provecho de esas “sobras” y reconvertirlas en nuevos platos apetitosos.

 

Pescado y marisco

Las sobras de esa Merluza o ese besugo y los 5 langostinos de más que servimos con los entrantes no tienen por qué apetecer a la mañana siguiente de las fiestas. Sin embargo la tradición del aprovechamiento nos da una solución perfecta para el problema: croquetas de pescado y/o marisco. Con un poquito de bechamel y un poco de rebozado el plato es totalmente nuevo y, si sigue sin apetecer al día siguiente, siempre las podemos congelar. También puedes optar por empanadillas, buñuelos, quiches o ricas sopas. ¡Estos días la sopa se agradece!

Carne

Ya sea cordero, cochinillo, redondo de ternera, codillo, pavo o solomillo… las carnes que comemos estos días son demasiado sabrosas como para convertirse en una triste sobra recalentada. Desmenuza el codillo y cocínalo en un sofrito para hacer un pastel de patata y carne… prepara una rica salsa para la pasta con trocitos de cochinillo, pimientos y cebolla… ¿qué tal un sencillo pero sabroso arroz con cordero? ¿y una empanada de pavo con curry? Los restos del redondo de ternera pueden servirse fríos acompañando, por ejemplo, una ensalada cargada de vitaminas.

Turrón

Todos los años igual: los turrones que trae la tía y los que trae el cuñado y los que trae la hermana que vive lejos suman el triple de la cantidad que una sola familia puede comer. ¿Quizá fue así como se inventó el helado de turrón? Prepáralo en casa: por cada 300 gr de turrón usa un yogur natural, 3 cucharadas de azúcar, 2 claras de huevo y 6 dl de crema de leche. Mézclalo todo e introdúcelo en el congelador. ¡Si lo vas sacando y revuelves la mezcla de vez en cuando quedará más bueno!

Pan

Es tan habitual que este ingrediente sobre que nuestra cultura gastronómica está repleta de ideas para aprovechar el pan seco. El pan, por ejemplo es esencial en platos como el gazpacho, el salmorejo o las migas. También la sopa de ajo o postres como los pudines o las torrijas. Además también tenemos la opción de cortarlo en dados y freírlo para hacer picatostes, o rallarlo para hacer pan rallado casero.

 

Ya sabes, estas fiestas ¡no se tira comida!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.