30oct_ronquidos2


Los ronquidos no son considerados como una enfermedad, pero pueden llegar a ocasionar muchas molestias a aquel que los padece y a los que le rodean. Además pueden convertirse en un problema grave cuando van acompañados de apneas del sueño: episodios en los que se cierra la garganta y se impide el paso del aire. Las apneas del sueño producen hipertensión, problemas pulmonares y enfermedades cardiovasculares, pero los simples ronquidos también tienen consecuencias en la salud, típicas de la falta de sueño o de un sueño poco profundo: somnolencia diurna, falta de memoria y concentración, carácter irritable o ansioso… ¿Qué debes hacer si padeces este tipo de problema?

Vigila el sobrepeso: La causa más común de los ronquidos es el sobrepeso.

Alcohol: El alcohol relaja la musculatura de la faringe y provoca el ronquido. Evita su consumo, por lo menos tres horas antes de acostarte.

Tabaco: El tabaco inflama las vías respiratorias, evita su consumo.

Postura: Evita dormir boca arriba, esta posición hace que la lengua caiga sobre la garganta. Lo mejor es de lado. También es conveniente levantar la cabecera de la cama o usar más de una almohada.

Sequedad: La sequedad irrita la musosa nasal. Puedes usar un humidificador para impedir que el aire se reseque o colocar recipientes con agua sobre las fuentes de calor.

Higiene del sueño: Tener horarios específicos y fijos para dormir y evitar el cansancio excesivo también colaborará.

Tranquilizantes: Las pastillas para dormir, los tranquilizantes, los relajantes musculares y los antihistamínicos relajan los músculos de la garganta, aumentando el problema de los ronquidos.

Alimentación: Los alimentos que consumas en las 3 horas previas a acostarte también serán relevantes. De forma general se puede decir que debes evitar las comidas fuertes, aunque lo mejor es que realices un pequeño estudio particular de qué comidas te sientan peor y qué otras te sientan mejor.

Ejercicios: Existen ejercicios que ayudan  a reforzar y tonificar los músculos de la garganta, aliviando el problema de los ronquidos. Realiza estos ejercicios antes de acostarte. No deben suponer excesiva tensión ni dolor, simplemente deben fortalecer suavemente la musculatura, reduciendo la vibración con el paso de las semanas.

  • Sujeta un lápiz entre los dientes durante 3-4 minutos.
  • Presiona suavemente con un dedo contra la barbilla durante un par de minutos.
  • Presiona la lengua contra la hilera inferior de los dientes durante unos 5 minutos.

 

La apnea obstructiva del sueño

El 45% de la población es roncadora ocasional y el 25% lo es de forma habitual y este es un tema del que hacemos burla y contamos chistes. Sin embargo un 5% de los roncadores sufre, además, interrupciones de la respiración que pueden durar hasta 2 minutos. Cuando estas apneas son de más de 8-10 segundos, se convierte en un asunto preocupante y debemos tomar cartas en el asunto inmediatamente. Existen soluciones como mascarillas, prótesis o pequeñas intervenciones quirúrgicas. Lo primero es acudir a una clínica del sueño para que analicen el caso.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.