Remedios naturales para el síndrome premenstrual


Cada mes, unos días antes de tener el período, algunas mujeres sufren un conjunto de síntomas diversos que se han agrupado bajo el nombre de síndrome premenstrual. Estos síntomas se pueden clasificar en dos grandes grupos: físicos y emocionales. En cuanto a los primeros se pueden citar cefaleas, dolores y malestar general, trastornos intestinales o hinchazón y aumento de peso. Entre los segundos, los más comunes son irritabilidad, falta de concentración, desarreglos del sueño, ansiedad o cambios en el apetito.

Para diagnosticar el síndrome premenstrual, los síntomas deben presentarse en los cinco días previos al comienzo del período, deben notarse por lo menos en tres ciclos consecutivos y finalizar al cabo de cuatro días del comienzo de la regla.

¿Cómo podemos combatir estos síntomas? Seguir unos hábitos saludables siempre es una ayuda para encontrarnos mejor: seguir una dieta correcta, descansar adecuadamente,  realizar algún tipo de ejercicio –ajustado a nuestros gustos y nuestro estado físico- o practicar alguna técnica de relajación, como la meditación.

Alimentos que ayudan con el síndrome premenstrual

Siempre es recomendable seguir una dieta sana y variada, en la que tengan cabida todos los grupos de alimentos y en la que repartamos la comida a lo largo de varias tomas. En estos días, además, es mejor que nuestra alimentación sea baja en sal y que evitemos un excesivo consumo de azúcar. También es una buena idea reducir la cafeína y el alcohol.

Además, hay algunos alimentos concretos que pueden echarnos una mano:

  • La leche y todos los derivados lácteos son ricos en triptófano, que favorece la liberación de serotonina, una sustancia que mejora el estado de ánimo y reduce la irritabilidad.
  • Los plátanos y los frutos secos también serán nuestros aliados, por su contenido en vitamina B6 y magnesio, que ayudan a relajar el sistema nervioso y reducir la irritabilidad. Otros alimentos ricos en magnesio son los cereales integrales y las legumbres.
  • El pescado azul contiene una elevada cantidad de ácidos grasos omega 3, que
  • actúan como antiinflamatorios.

Y algunas plantas 

También la naturaleza nos ayuda con algunas plantas. Es muy conocido el aceite de onagra, que suele tomarse en cápsulas. Debe sus propiedades al ácido gamma-linolénico que, entre otras propiedades, regula los efectos de las hormonas femeninas en el ciclo menstrual. Otras fuentes importantes de ácido gamma-linolénico son el aceite de borraja y el grosellero negro.

Por otro lado, existen algunas plantas que pueden considerarse reguladores hormonales. La cimicífuga es una planta originaria de América, cuya raíz ha sido tradicionalmente utilizada por las mujeres indígenas americanas para combatir el síndrome premenstrual, los calambres menstruales y los síntomas de la menopausia. Por su parte el sauzgatillo ayuda a reducir síntomas como la hinchazón o la irritabilidad.

No todas las mujeres tienen los mismos síntomas ni con la misma intensidad. Si éstos son muy acusados, acude al médico para que evalúe tu caso.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.