Roll de espinacas

Me gusta experimentar, navegar por el mar de ingredientes que tenemos en la nevera y sacar con las mismas piezas otro juego con el que disfrutar. Las combinaciones son infinitas y, al contrario que con algunos juegos de azar, ganar el premio es casi siempre la respuesta.

Ya lo he dicho alguna vez, el mar es mi cocina y sumergirme en ella me produce la misma sensación que caminar por la orilla mojándome los pies. Es un momento para mí, para tomármelo con calma, servirme un zumo de naranja, ponerme música de piano, apoyarme en la ventana mientras se calienta el horno y dejarme llevar.

Cuando estoy preparando algo en la cocina no existe nada más, es mi refugio en el mundo, mi chaleco antibalas, es el lugar al que acudo cuando necesito pensar en nada. Supongo que desde bien pequeña mi madre me enseñó que la cocina es el lugar más maleable del planeta, es la sala de plastilina más grande del mundo. La cocina es lo que tú quieres que sea y también, además, lo que tú quieres ser porque somos -sin duda- lo que comemos.

Más de una vez he comprobado con rotundidad que si estamos juntas ‘amasando’ algún plato no existe nada más, conecto con la tierra y soy consciente de que cada ingrediente tiene un valor incalculable. Pienso en la magia de cada una de las capas de la cebolla, la poción mágica que conforman las semillas, la tierra y el agua para que todo eso ocurra con absoluta perfección. Y luego, claro, luego lloro como una magdalena mientras la corto no sé si de emoción o por obligación (risas).

El otro día navegando en la cocina puse sobre la encimera masa filo, espinacas frescas, queso cheddar y havarti loncheado y algún que otro ingrediente más que os cuento más adelante en el paso a paso y se me ocurrió que podía hacer una receta la mar de enrollada. Así que hoy os la traigo porque me ha parecido un invento para compartir, ¡que aproveche!

rollo de espinacas y queso

Rollo de espinacas

 

Para preparar la receta, necesitaremos los siguientes ingredientes:

Es una receta muy sencilla y divertida de hacer, muy manual y que se cocina en pocos minutos ¡una opción perfecta para una cena improvisada!

 

roll de espinacas con queso

 

1.- Extiende dos hojas de masa filo y pon sobre una de ellas las espinacas, la cebolla y los dos tipos de queso Arla que hemos elegido. Enróllala con cuidado y vuelve a enrollar otra hoja de masa filo sobre el rollo. Esto hará que tengamos más capas de crujiente y además protege que se rompa y se salga el relleno ya que la masa filo es muy delicada.

 

rollo de espinacas

 

2.- Repite este proceso con todas las hojas, corta los rollos en cuatro trozos y colócalos sobre una fuente o bandeja honda como la de las fotos. Añádele un poco de cayena rayada, y rellena los huecos que quedan entre los rollos con un poco más de queso. ¡Es el momento de hornear!

3.- Antes de servir añádele un poco de eneldo fresco que le dará un toque aromático y algunos tomates cherry cortados por la mitad. También puedes añadirle a estos rollitos una salsa de yogur y cúrcuma por encima pero recuerda ponérselo en el último momento para que la salsa no haga perder el crujiente de la masa.

 

rollos-espinacas-queso

¿Te gustaría probar esta pizza de queso, fresas y rúcula? Es una receta que queda muy bonita además de deliciosa, ¡sigue el paso a paso de este plato de horno con la bloguera Marta Simonet!

Pizza con queso