senda del oso, Asturias


Sin duda las tierras asturianas son un entorno increíble, lleno de paisajes naturales espectaculares, un lugar que hay que conocer, por su geografía que combina mar, ríos y montaña, por su gente y su gastronomía. Una ruta que merece la pena descubrir de Asturias es la llamada Senda del Oso, una vía verde, situada en el centro de Asturias, que transita por una antigua vía ferroviaria, con túneles horadados en la roca, en la que podemos disfrutar de la belleza del bosque atlántico, y que además nos va a permitir conocer a un animal único de la fauna española: el oso pardo. Como alicientes: se trata de una ruta sencilla y apta para todas las edades, ya que tiene muy poco desnivel, es segura, destinada solo a paseantes y cicloturistas, y se puede realizar tanto a pie como en bicicleta. Un plan excelente para hacer en familia y con niños.

Ruta del Oso

Teverga ©
Infoasturias – Eduardo Velasco

Ubicada en los concejos de Proaza, Quirós, Santo Adriano y Teverga, y a unos 21 kilómetros de Oviedo, la Senda del Oso transcurre por los valles de Trubia, Teverga y Quirós. La mejor forma de llegar es desde Oviedo, por la carretera de La Coruña N-634 hasta Trubia, y una vez allí, tomar la AS-228 hasta el área recreativa de Tuñón, donde se encuentra el monumento al Oso Pardo y la Oficina de Información y Turismo. En la zona encontraremos además varias empresas que alquilan bicicletas de todo tipo para su uso en la senda, incluso con sillas para ir con niños.

Una ruta ideal para montar en bici, pasear e ir con niños

Esta ruta, que comienza en Tuñón y termina en Entrago, tiene un recorrido total de 22 kilómetros, es ideal para amantes del senderismo y de realizar trayectos en bici por la naturaleza. Además, es una ruta perfecta para hacer con niños, incluso muy pequeños, porque no tiene puntos peligrosos y además toda ella se puede realizar a pie y también con carritos de bebé. Se trata de una vieja vía de comunicación que aprovecha el antiguo trazado del tren minero, hoy convertida en una senda perfecta para excursionistas, deportistas y paseantes, por la facilidad de sus accesos y la comodidad de su trazado. Nos espera un camino rodeado de vegetación y bellos paisajes naturales mientras circulamos a la vera del río.

Lo más llamativo y emocionante de su itinerario es descubrir el antiguo ferrocarril minero, con numerosos túneles y puentes que tenía que salvar la vía para superar las zonas angostas de la garganta de los valles de los ríos Trubia y Teverga. Con una gran riqueza natural y etnográfica, el recorrido transcurre siempre por un camino, con valla protectora, bastantes fuentes para no pasar sed en el recorrido y carteles informativos sobre la flora y la fauna autóctonas, los monumentos de la zona, rutas alternativas y algunos consejos. Además, hace poco se inauguró un nuevo tramo de la Senda del Oso, comprendido entre Entrago y Cueva Huerta, que discurre por los terrenos del parque natural de Ubiñas-La Mesa. Una ruta alternativa es la que lleva al embalse de Valdemurrio, que se puede bordear y además dispone de un área recreativa donde podemos incluso alquilar canoas.

Teverga  © Infoasturias - Camilo Alonso

Teverga © Infoasturias – Camilo Alonso

Antigua zona minera

Esta senda fue una antigua vía férrea, que a mediados del siglo XIX se usaba para transportar carbón. Después de más de un siglo de actividad, la vía quedó en desuso hasta que fue recuperada como vía verde destinada a senderistas y amantes de la naturaleza. Hoy la senda es un espectáculo para los sentidos, por su riqueza natural y por su historia que nos permite descubrir su pasado minero. Se rehabilitaron once puentes que cruzan los ríos Trubia, Picarós, Teverga y Llanuces, y también numerosos túneles por los que antes circulaba el tren, y que se pueden atravesar sin peligro para los visitantes ya que están acondicionados y provistos de luz.

Teverga y Proaza © Infoasturias - Fernando Azurmendi

Teverga y Proaza © Infoasturias – Fernando Azurmendi

 

Descubrir al oso pardo

Paca y Tola son las dos osas que podemos conocer realizando esta ruta. Sin duda son uno de los mayores alicientes que nos ofrece la Senda del Oso, y la oportunidad de ver de cerca a estas dos osas les encantará a los más pequeños. Viven aquí desde 1996, cuando eran cachorras y fueron encontradas huérfanas en los montes de Asturias. Hoy, ya adultas, viven en un recinto bastante amplio, dentro de en un monte cercado junto a la senda. Cada día acuden fieles a la hora de la comida, sobre las 12 del mediodía, el mejor momento para verlas. Su comida predilecta es la macedonia de frutas, que las osas trituran con sus zarpas, compuesta de manzanas, peras, naranjas, arroz, carne y pan. La Fundación Oso de Asturias es la que se encarga de su alimentación y cuidado, del mantenimiento de las instalaciones y de atender a los visitantes. En esta zona también han levantado un pequeño mirador para que los visitantes podamos divisar mejor el recinto. Y un dato curioso, el mismísmo Bill Gates participa activamente en un proyecto de mejora del hábitat de los osos en Asturias, liderado por el Fondo Asturiano para la Protección de Animales Salvajes (FAPAS), y que consiste en plantar árboles frutales que ofrezcan a los osos comida en su medio natural.

ruta del oso

Infoasturias – Fernando Azurmendi y Paco Currás S.L.

La gastronomía asturiana

Sin duda Asturias es un lugar en el que disfrutar de la buena mesa. Uno de los platos más conocidos son las fabes con almejes. También son platos típicos la carne guisada, la sartén del probe, un plato compuesto por patatas, huevos y pimientos, los chorizos a la sidra, la merluza a la sidra, el solomillo al horno, la caldereta, el chuletón o el cordero, los bígaros, los oricios, también las algas marinas al natural o en tortilla, y no hay que dejar de probar los quesos asturianos entre los que destaca el conocido queso de Cabrales. Para los postres, son exquisitos los carbayones, un pastel de almendra típico de Oviedo,  el arroz con leche, o los casadielles, un dulce asturiano de hojaldre compuesto de nueces o avellanas y anís. Durante nuestro viaje, podemos encontrar también tiendas especializadas en productos artesanales asturianos, en donde adquirir legumbres, quesos, sidras y aguardientes, patés de sardina, bugre o centollo, latas de conservas como anchoas artesanales, calamares, bonito a la sidra, pimientos rellenos de bonito, salpicón de marisco en aceite de oliva, e incluso fabada asturiana envasada al vacío.

Fotos cedidas por la Sociedad Regional de Turismo de Asturias.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.