Web


Natalia Berger

Hace unos meses os hablamos sobre la obsolescencia programada y comentamos en qué modos podíamos convertirnos en consumidores responsables. Hoy vamos un poco más allá en la evolución hacia un consumo sostenible, hoy os queremos hablar de la proliferación en internet de espacios y sistemas que promueven formas de compartir, colaborar, reutilizar y reciclar, combatiendo el exceso de consumo que ha caracterizado nuestra sociedad durante el siglo XX.

¿Te has preguntado alguna vez cuántas cosas posees y cuánto tiempo usas cada una de ellas? Según Rachel Botsman, coautora del libro ‘What’s mine is yours: The rise of collaborative consumption’, por lo general un ciudadano corriente utiliza la taladradora eléctrica unos 12-13 minutos en toda su vida. Sin embargo en la mayoría de las casa hay una criando polvo en un armario. Ocurre lo mismo con vestidos de fiesta, esquís, barbacoas, libros de texto y zapatitos de bebé. Y a otra escala con artículos de uso cotidiano, como automóviles o lavadoras. Parece obvio que este tipo de consumo es insostenible y por ello nace el consumo colaborativo, dentro del cual un mismo objeto podrá ser aprovechado por más de un usuario. Hoy en día el consumo colaborativo adopta todo tipo de formas: compartir productos, intercambiarlos, venderlos o regalarlos, intercambiar servicios o compartirlos… y cada día continúa creciendo y evolucionando.

  • Cambia.es Como su propio nombre indica, este portal pone en contacto a usuarios que desean cambiar unos objetos por otros.
  • Nolotiro.org A menudo tenemos ese objeto que sabemos que ya no vamos a usar pero que no tiramos porque pensamos que “a otro podría servirle”. A veces ese otro es nuestro vecino o nuestra cuñada, pero otras ese objeto pasará años ocupando espacio en un armario sin ser aprovechado. Nolotiro ofrece un espacio para aquellos que desean regalar lo que no estén usando.
  • CoworkingSpain Ofrece una relación de espacios de trabajo en oficinas compartidas, para trabajadores freelance o pequeñas empresas.
  • Couchsurfing Esta red de viajeros existe desde los inicios del consumo colaborativo. Sus usuarios ofrecen a otros viajeros cobijo, compañía o consejos y reciben, a su llegada a los nuevos lugares, las mismas atenciones de los usuarios locales.
  • Bancos del tiempo: cada ciudad o barrio tiene uno. En un banco del tiempo los usuarios ofrecen su tiempo y sus habilidades a quien lo necesite y a cambio reciben el tiempo de otro usuario. Clases de informática, preparación de comidas caseras, reparaciones, cuidado de niños… en este mapa puedes buscar el banco del tiempo más cercano a tu domicilio.
  • Armario Compartido amplia la cantidad de amigos que pueden prestarte algo que ponerte para esa fiesta a la que vas el sábado. La comunidad aún es muy joven pero ¡tiempo al tiempo!
  • Home for Home ¿Te gustaría pasar una temporadita en otro sitio pero no puedes permitirte pagar dos alquileres? Ponte en contacto con alguien de ese lugar que quiera venir a tu ciudad ¡y asunto resuelto! En este portal y otros similares encontrarás a multitud de personas deseando pasar una temporada en tu casa.
  • Verkami Web española que promueve los proyectos creativos mediante el crowdfunding o “financiación colectiva”. Este sistema permite que todos tengamos una pequeña participación en un proyecto interesante.
  • NeighbourGoods pone en contacto a personas que viven cerca y desean compartir objetos de uso puntual, como la taladradora del ejemplo.
  • Socialcar.com Un coche en propiedad es un lujo y en cambio estamos habituados a que cada cuál tenga el suyo. ¿No parece lo más lógico que un mismo coche puedan usarlo varias personas? Esta plataforma permite el alquiler de coches entre particulares, tanto en periodos cortos como por meses.
  • BookCrossing Se trata de una red mundial de libros compartidos. Los usuarios “liberan” los libros en puntos concretos y recogen otros que puedan interesarles. De este modo un mismo libro puede ser leído por decenas de personas.
  • Relibrea Compra-venta de libros de texto entre particulares. Una opción mucho más sostenible para los estudiantes.
  • SuperMarmite Aunque todavía no haya terminado de echar raíces en España, esta red social parte de una idea simple y genial: unir a los que están cocinando con los que desean comer. Por un módico precio podemos evitar el menú de restaurante y degustar una deliciosa comida casera.

Unos lo hacen por ideología y otros por necesidad. Pero el impacto del consumo colaborativo crece cada día en muchos países: reducción de emisiones de carbono y residuos sólidos, dinero ahorrado, nuevas relaciones sociales basadas en el intercambio y un mayor acceso de los ciudadanos a recursos que de otra forma no podrían disfrutar. La revista TIME, en un artículo de 2011 se refirió al consumo colaborativo como “una de las 11 ideas que cambiarán el mundo”.

7 Comentarios
  1. maria del pilar perez rubio

    me a encantado tu articolo me a dado muchas ideas .mis amistades y yo cuando salimos con los coches quedamos y salimos todos en uno y asi ahorramos en todos los aspectos grasias

    • Natalia Berger

      Es muy buena iniciativa, como ves hay muchas cosas más que se pueden compartir. Y no sólo es mejor para el planeta y para el bolsillo… además compartir es vivir, es algo que nos une y nos hace mejores :-)

      Un saludo de todo el equipo :-)

  2. Alexandra SocialCar

    Hola Natalia,
    Queríamos agradecerte que hayas compartido con los lectores la oportunidad que tantas empresas de consumo colaborativo ofrecen y que todavía estamos por ser descubiertas.
    Un saludo y cuenta con SocialCar para lo que necesites :)

  3. Magda

    Ahora en España también puedes alquilar juguetes para tus hijos/as, nietos/as, sobrinos/as…
    En Pikatoy puedes elegir el programa de alquiler que mejor se adapte a tus necesidades y cambiar de juguetes siempre que lo desees sin tener que acumularlos en casa.
    Es el regalo perfecto porque seguro que aciertas.
    Así los/as peques disfrutan de juguetes nuevos todo el año.

    • Natalia Berger

      Realmente es una buena idea ya que los juguetes de los niños suelen usarse demasiado poco, es insostenible que cada niño tenga tantos juguetes. ¡Gracias por la información!

  4. Paravegetarianos

    Todo lo que sea intercambiar y evitar el consumo excesivo que llevamos es perfecto, ya que si la sociedad sigue creciendo con este consumo alocado que existe no sé cuantos años más nos quedaran, me quedo con la de no lo tires, me encantó.

    • Natalia Berger

      :-) totalmente de acuerdo. Y existiendo iniciativas como las que están surgiendo existe esperanza, ya que significa que hay gente pensando soluciones para nuestra sostenibilidad. Lo importante ahora es que todas las personas que habitan el planeta se hagan conscientes de que el cambio es necesario y lo pongan en práctica.

      ¡Un saludo de todo el equipo!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.