biologico


Los términos orgánico, biológico y ecológico se consideran sinónimos. Son términos que cada día se escuchan más en las fruterías y su uso ya está protegido por regulaciones en la Unión Europea. Pero ¿de qué hablamos exactamente cuando escuchamos estos términos? ¿qué diferencias hay? ¿cuál es la importancia real de adquirir este tipo de producto? Hoy, en la segunda parte de nuestra clase sobre cómo elegir las mejores verduras, hablamos de la agricultura ecológica y los alimentos orgánicos. 

 

Diferencias entre la eco-agricultura y la agricultura convencional

La agricultura convencional o agricultura industrial está basada en conseguir los máximos niveles de producción agropecuaria. Como ya hemos visto en otras ocasiones, los sistemas de producción que priorizan la productividad, a menudo deja de respetar la naturaleza y sus ciclos naturales, con los consecuentes riesgos para la salud y para el medio ambiente. Así, en la agricultura convencional, se emplean sofisticados fertilizantes y pesticidas químicos, además de maquinaria industrial que trabaja grandes extensiones de terreno, sembrado con un mismo alimento. Esto se traduce en el empobrecimiento del suelo con la consecuente peor calidad de los vegetales que ahí crecen. Además el uso de pesticidas químicos resulta en la contaminación de ecosistemas y en un potencial riesgo para la salud de los consumidores.

La eco-agricultura o agricultura orgánica pone su énfasis en la imitación de patrones naturales para garantizar la fertilidad del suelo y la mejor calidad del producto. Esto va más allá del uso de fertilizantes y pesticidas naturales: la actividad biológica, la rotación de cultivos, el aprovechamiento de recursos… Puedes aprender más sobre ello en este post sobre la permacultura. La diferencia en el producto final, como ya vimos en este video de humor, es notable en sabor y aromas, pero también en sostenibilidad y seguridad.

 

Motivos por los que elegir verduras orgánicas

  • Porque el sabor y el aroma de las verduras orgánicas es más intenso que el de aquellas cultivadas de forma “convencional”.
  • Porque su valor nutritivo es más alto, especialmente en cuanto a minerales como calcio, magnesio, potasio, sodio, fosfato…
  • Porque están libres de sustancias potencialmente perjudiciales para el sistema nervioso, hígado, riñones, cerebro…
  • Porque su cultivo no tiene como consecuencia la contaminación del agua y el ecosistema.
  • Porque su producción es sostenible.

 

¿Comprar verduras orgánicas?

A menudo el precio de las verduras orgánicas es lo que echa para atrás a muchos consumidores. Lo primero que hay que pensar es que la diferencia de precio muchas veces es de unos pocos céntimos y a cambio nos llevamos la seguridad de estar ofreciendo a los nuestros la mejor comida, llena de nutrientes y libre de elementos potencialmente perjudiciales. También puedes tener en cuenta los siguientes aspectos que te ayudarán a hacer una compra saludable y económica.

  • Si vas a elegir comprar vegetales orgánicos “de vez en cuando” te interesará saber que no todos los productos presentan los mismos riesgos, ya que algunas verduras retienen los residuos químicos más que otras. La lista de verduras en las que “compensa invertir” la encabezan las patatas y los tomates, seguidos de manzanas, peras, fresas, uvas, melocotones, cerezas, luchugas, pimientos, apios, espinacas…
  • Los residuos de los pesticidas suelen quedarse fijados en la piel. Si compras patatas o manzanas de cultivo convencional, trata de pelarlas siempre que puedas.
  • Localiza un mercado agrícola local, una cooperativa o un club de compra. De esta forma podrás disfrutar del mejor producto a un precio asequible.
  • Compra los productos secos o congelables cuando estén en oferta y guárdalos para más adelante.
  • Cuando compramos producto de temporada, existe siempre la posibilidad de realizar una compra ajustada al presupuesto, eligiendo los alimentos correctos. A veces es mejor una manzana orgánica que un mango.

(Puedes consultar este post sobre el tema de la elección de verduras, en el que tratamos los 2 tipos de verduras: las que siguen madurando una vez recogidas y las que no)

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.