Semillas de chia 3

Os contamos el origen y propiedades de las semillas de chía y os damos ideas para incorporar este ingrediente cada vez más popular en vuestras recetas.

El origen de las semillas de chía

Las semillas de la Salvia hispanica L. , conocidas como semillas de chía son un ingrediente habitual dentro de la alimentación de las poblaciones de América Central y del Sur. Son por este orden Paraguay, Méjico, Argentina, Bolivia y Perú, los países originarios de las semillas de chía importada desde Europa. Por otro lado, es importante indicar que fue en 2009 la Comisión Europea autorizó el ingreso de la chía como “novel food” para ser utilizada en productos de panadería. Posteriormente en 2013, la autorización fue extendida para el uso de  la chía en ciertos productos (como un máximo de 10% de contenido de chía), así como chía empaquetada y se recomendó un consumo máximo de 15 gramos al día.

Actualmente es ampliamente consumida en todo el mundo por sus varios beneficios sobre la salud, especialmente el mantenimiento de los niveles lipídicos, a este efecto contribuye la presencia de ácido fenólicos y ácidos grasos omega 3 y 6 presentes en las semillas de chía. Dentro de Europa es especialmente popular en los países escandinavos, Holanda, Alemania y Reino Unido, países  Con independencia de la presencia de ingredientes activos, la seguridad y eficacia de este alimento necesita ser respaldado por un mayor número de investigaciones ya que los estudios clínicos e in vivo aún son limitados.

 

Semillas de chia

 

Nutrientes de las semillas de chía

La chía es una planta bianual de la familia de la menta, cultivada principalmente por sus semillas. Estas contienen grasas saludables de las cuales un 60% aproximadamente es omega 3 ( ácido alfa-linolénico o ALA ) y un 20% es  omega 6 ( ácido linolénico ). Ambos ácidos grasos son necesarios para el cuerpo humano y su buena salud ya que estos no pueden ser sintetizados de forma artificial.

Además las semillas de chía nos aportan entre un 15%  y un 25% de proteínas, aportándonos 19 aminoácidos,  grasa ) entre un 30% y un 33%),  carbohidratos ( entre un 26% y un 41% ) y son ricas en fibra dietética (18-30%) además de minerales entre los que destaca el calcio,  y vitaminas. Contienen además una gran cantidad de antioxidantes.

La chía es valorada principalmente por su aceite. Las diferencias entre los métodos de extracción del mismo determinan su rendimiento, contenido y calidad de los ácidos grasos, la fibra total así como antioxidantes. El aceite de chía se usa como suplemento tanto para humanos como para animales. En el caso de la alimentación humana podemos encontrarnos tanto aceite para cocinar como también  suplementos de aceite de chía y semillas crudas.

¿Cómo incluir la chía en nuestra alimentación diaria?

Como todas las semillas, el remojo permite la reducción de anti-nutrientes ( inhibidores enzimáticos ) presentes en las mismas y como consecuencia un mayor aprovechamiento desde el punto de vista nutricional.  Quince minutos son suficientes para que la semilla absorba el líquido y  se hidrate,  esta semilla puede aumentar hasta 9 veces su tamaño y adquiere con el remojo una textura gelatinosa. No tienen sabor lo que hará que el plato final se caracterice por el sabor del resto de los ingredientes que usemos en la receta.
-Podemos espolvorearlas sobre ensaladas, fruta picada, yogurt, etc.
Se puede incluir tanto molida como en semillas enteras en panes y bizcochos elaborados en casa. Ya sabéis que esta forma de elaboración nos permitirá usar solo ingredientes saludables y controlar al máximo las cantidades de azúcares añadidos, sal o grasas poco saludables.

Podemos elaborar pudding de chía con solo incorporar líquido como leche o bebidas vegetales a las semillas. La proporción es de 1:4 ( por ejemplo ½ taza de semillas para 2 tazas de líquido ) Si escogemos una bebida naturalmente dulce como arroz el resultado es delicioso, almendra y coco también combinan a la perfección. Se puede añadir una pizca de sal, esencia de vainilla, canela, fruta picada o en puré,  frutos rojos, cacao puro,  o yogurt natural y refrigerar durante la noche para tomarlo de desayuno.

Podemos incluir las semillas en bebidas que podemos usar durante la práctica de ejercicio físico junto a agua, zumo de algún cítrico como naranja y limón, infusión de té verde, sal, bicarbonato y glucosa (miel). Nos aportará cafeína, sales minerales, carbohidratos, un buen equilibrio entre fructosa y  glucosa , vitaminas de tipo antioxidante, junto a las proteínas presentes en la chía y el resto de sus minerales, calcio, hierro y potasio.

-También las podemos incluir al igual que otras semillas como las de sésamo, lino, etc. e la confección de barritas de tipo energético.

 

Semillas de chia 2

Los conocidos como “super foods”  han crecido en popularidad en los últimos años debido a la ola provocada por el cambio hacia hábitos de vida saludables, uno de los motivos es el incremento en el número de personas que padecen enfermedades de tipo cardiovascular, presión arterial alta, diabetes, obesidad y otras patologías asociadas. En la mayor parte de los casos esto se debe a un estilo de vida sedentario, poca o nula actividad física y dieta pobre en la que los alimentos consumidos a diario contienen importantes cantidades de azúcares añadidos y grasas saturadas. Existen numerosos estudios que demuestran  la correlación entre la ingesta de alimentos altos en grasas saturadas, especialmente ácido palmítico y baja ingesta de ácidos grasos poliinsaturados ( PUFA’s) con las patologías cardiovasculares.

Los beneficios de los dichos alimentos derivan principalmente de la presencia en los mismos de ingredientes y compuestos bioactivos, originalmente presentes en las plantas y que permanecen en el alimento final preparado para el consumo humano, pero recordemos que ingerir una variedad de vegetales y frutas así como semillas, frutos secos, cereales y granos integrales contribuirá a la mejora en nuestra salud. Todos son igual de importantes.

Esperamos os haya gustado el artículo de hoy y toda esta información os sea práctica y de utilidad.  ¡Hasta pronto!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.