goji noni açai


A través de la historia, los diversos buscadores del bienestar han celebrado y apoyado el potencial médico de las plantas, así como de los extractos botánicos para promover una mejor salud y mayor vitalidad. Incontables de estas especies vegetales han vivido y convivido en la Tierra durante millones de años y han dependido en muchos sentidos unas de otras para su supervivencia. Es en los últimos años cuando la medicina ha conseguido respaldar gracias al descubrimiento de las propiedades de los denominados polifenoles las intuiciones de quienes nos precedieron descifrando maravillas que esconden las plantas y que hace relativamente poco ignorábamos. Los polifenoles, que suelen dar a las frutas y plantas color y sabor, son los antioxidantes más abundantes en la dieta, y mejoran la salud gracias a una gran variedad de mecanismos de activación genética en nuestro organismo. Existen miles de polifenoles clasificados en familias y subfamilias… y seguramente has oído hablar en múltiples ocasiones de fuentes ricas en los mismos como el vino tinto, el té verde o el cacao. Quizás no por casualidad algunas de las frutas más veneradas por sus excepcionales cualidades antioxidantes en los últimos tiempos son a su vez de una extraordinaria riqueza en polifenoles antioxidantes. Veamos las principales:

goji

– Goji

Sin duda si tuviéramos que pronunciar una de las frutas más nutritivas que conoce el planeta Tierra diríamos ‘Goji’. Su origen se encuentra en el Himalaya, cuyo descubrimiento data allá por el año 1.500 a. C., donde tenía un uso médico. ¿Pero quieres que realmente te sorprenda esta baya cuyo sabor está a caballo entre las cerezas y los arándanos? Pues agárrate porque ¡posee mayor concentración de vitamina C que las naranjas, más betacaroteno que los tomates y más hierro que la carne! Por si fuera poco también aporta dosis de Omega 3 y 6, de origen vegetal por supuesto, y trazas de hasta 21 minerales. Entre sus ventajas, ayuda obviamente a combatir los radicales libres, fortalece el sistema inmunitario y regula los niveles elevados de azúcar en sangre.

El goji, además, tiene un alto contenido en carotenoides, en especial del grupo que forma parte del pigmento macollar, de gran valor para la vista. Sus esteroles vegetales favorecen el mantenimiento de un rango saludable de colesterol y se ha demostrado su capacidad para prevenir el cáncer.

noni

– Noni

El noni es una fruta procedente de un arbusto, y que se viene empleando tradicionalmente en la medicina de algunas regiones del sudeste asiático. Llamada científicamente morinda citrifolia, el noni también tiene un consumo extendido en regiones americanas como Hawaii, donde se cultiva ampliamente. Ciertas zonas del Pacífico sur consideran el noni como una planta medicinal sagrada. La medicina moderna ha podido descubrir una impresionante concentración de fitoquímicos beneficiosos en el noni: polifenoles del tipo flavonoides que pueden combatir alergias, la escopoletina que puede reducir la presión arterial elevada, o la mejora del sistema inmunitario y del riego sanguíneo gracias al aumento de óxido nítrico en el cuerpo que produce el noni.

açai

– Açai

El açai es el fruto de una palmera de la zona tropical (Brasil sobre todo) y es una de las últimas frutas descubiertas por la medicina occidental por su extraodinario perfil. El Departamento de Ciencias de los Alimentos y Nutrición Humana de la Universidad de Florida en EEUU ha reconocido las excelentes propiedades nutricionales del açai para ser empleado como suplemento nutricional. Incluso en dosis bajas, el poder antioxidante del acai es eficaz para luchar contra algunos de los más perjudiciales radicales libres en las células humanas.

Estudios de laboratorio han confirmado la capacidad del açai para inhibir el crecimiento y la proliferación de células leucémicas. Su contenido en polifenoles es francamente extraodinario, con un abanico de ellos para algunos semejante al vino tinto pero con mayor concentración. Además tiene fitoesteroles de tres clases, que regulan el colesterol y mejoran el sistema inmunitario. Y resulta ciertamente curioso comprobar que el fruto original posee un importante contenido graso, el cual se reparte entre ácido oleico (pensemos en las olivas) y omegas 3 y 6.

Mangosta

– Mangosta

La fruta del mangostán (garcinia mangostana) ha sido cultivada como un preciado alimento en el Sudeste asiático. La planta es nativa de Malasia pero ha sido más intensamente cultivada en países como India. Conocida también como la ‘Reina de las Frutas’, el mangostán se ha usado tradicionalmente por sus numerosos beneficios. Recientemente, la investigación científica ha revelado que muchas de sus propiedades se deben a su aporte de unos antioxidantes llamados xantonas. A pesar de su nombre, no tiene ninguna relación botánica con el mango. La ciencia hasta ahora ha conseguido descifrar no pocas propiedades de las xantonas y el mangostán: Actividad antimicrobiana y antiinflamatoria, mejora de la función cardiovascular y capacidad para inducir la muerte de células cancerosas, lo cual ha suscitado incluso el interés de las farmacéuticas.

La naturaleza nos depara muchas veces insospechados y preciados tesoros para nuestra salud y bienestar. El goji, noni, açai y mangostán son buena prueba de ello.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.