Tarta de higos

Os proponemos esta tarta de higos y frutos secos de Mario Sandoval. Los higos son un alimento muy energético, rico en vitaminas y minerales. Prepararemos un bizcocho esponjoso y decoraremos este postre fácil con brevas.

Ingredientes de la tarta de higos

Higos secos 120 g.
Harina 100 g.
Almendras molidas 200 g.
Azúcar glass 125 g.
Azúcar 50 g.
Mantequilla Lurpak Tradicional 200 g.
Cuatro huevos
Leche 30 ml.
Canela
Almendras laminadas
Brevas (opcional)

Elaboración del postre con higos

En primer lugar precalentamos el horno de casa a 150 grados.

A continuación buscamos un molde de tarta para esta receta. Lo untaremos con una nuez de mantequilla para desmoldar después la tarta más fácilmente.

Cuando hemos hecho esto, derretimos 200 gramos de mantequilla en el microondas.

Mientras tanto separamos las claras de las yemas y montamos las claras a mano o con la ayuda de una montadora. Añadimos el azúcar y seguimos trabajando las claras hasta llegar a punto de nieve.

Posteriormente batimos las yemas de los huevos.

Cortamos cada higo en 6 y los añadimos a la mantequilla derretida. Añadimos las yemas batidas, el azúcar glass, la harina, la leche, la canela.

Vamos sumando poco a poco la clara a punto de nieve a la mezcla y rellenamos el molde de tarta para terminaer decorando con almendras laminadas.

Cuando hemos hecho todo esto, horneamos durante 50 minutos a 150 grados.

Para terminar, en la vídeo receta Mario Sandoval elige adornar la tarta con brevas. Con la tarta ya terminada, el último paso es añadir el azúcar glass, desmoldar y… ¡a disfrutar de nuestra tarta de higos!

¿Conoces la mantequilla Lurpak? Además de para uso cotidiano, la textura y cremosidad de la mantequilla fácil de untar da muy buen resultado en la cocina. Te contamos en la página de Lurpak recetas fáciles de repostería.

Mantequilla Lurpak con ingredientes naturales

Cata de quesos con higos

Los higos son el complemento ideal en una cata de quesos. Los higos, dátiles, pasas o castañas potencian el sabor de los quesos curados. Os contamos cómo jugar con los colores, texturas, olores y sabores de los quesos. También son muy buenas las frutas frescas. Las frutas más ácidas, como la manzana, nos servirán para comer entre queso y queso y las más dulzonas, como los frutos del bosque, para acompañar a los quesos de gusto más fuerte. Si la tabla contiene quesos azules podemos acompañarlos de sabores dulces. La miel, el membrillo o la mermelada se encuentran entre los compañeros estelares del queso. La uva también es otro clásico entre los acompañantes del queso y potencia el sabor de todo tipo de quesos.Algunos quesos, sin embargo, como esos aderezados con hierbas aromáticas, prefieren la compañía de las verduras: rábanos, apio, tomates cherry…

cata-quesos