caducidad-cosmeticos

Cremas, emulsiones, mascarillas, lociones, aceites para la piel, productos para maquillarse y desmaquillarse, cremas de protección solar o antiarrugas son algunos de cosméticos que pueblan nuestras estanterías del baño y que usamos en nuestra vida diaria. Generalmente al adquirirlos no nos fijamos, pero también esta clase de producto lleva una etiqueta que indica cuál es su periodo ideal de consumo. No hay que alarmarse, porque habitualmente disponemos de bastante tiempo para usarlos en óptimas condiciones, pero no está de más saber un poco más acerca de su caducidad. Porque es importante que cosméticos, cremas y demás productos de belleza estén en buen estado, utilizándolos mientras conserven sus propiedades, evitando así posibles alergias o dermatitis.

¿Qué es el PAO o Period After Opening?

Desde 2005, la Unión Europea establece que todos los cosméticos deben llevar en su etiquetado la fecha de caducidad. Esta clase de etiqueta, diferente a la que vemos en los alimentos sobre su fecha de consumo preferente, consiste en un dibujo de un pequeño bote de crema abierto y a su lado un número, seguido normalmente de una M. Este símbolo corresponde al número de meses durante los cuales se puede utilizar el producto una vez lo hayamos abierto, y debe aparecer o en el estuche o en el propio producto. El nombre de este etiquetado es el PAO, o Periodo después de la apertura (Period After Opening) y es una especie de fecha de caducidad que nos va a indicar hasta cuándo podemos usar ese producto en perfectas condiciones.

¿Por qué el PAO se establece una vez abierta la crema o el cosmético en cuestión?

Porque cuando un producto se abre, entra en contacto con determinados agentes externos que pueden deteriorarlo. Este deterioro puede deberse, además del paso de los años, al efecto de microorganismos o a una degradación físico-química. También el PAO puede variar en función del tipo de packaging utilizado, del tipo de fórmula cosmética, de su composición, de si posee o no conservantes, de si es un producto para pieles sensibles como la de los bebés o los niños, o de la zona del cuerpo donde se va a aplicar el producto. No es lo mismo un producto para el cuidado del contorno de los ojos, normalmente con un PAO de 6 meses, que otro para el cuidado del resto del cuerpo, que normalmente será de 12 meses. Tampoco es lo mismo un producto destinado a bebés, normalmente con un PAO de 6 meses, que uno para adultos. Además hay productos como un lápiz de labios o una laca de uñas, que no son susceptibles de contaminarse por microorganismos al no contener agua en su composición, que tendrán un PAO de 24 meses o incluso no lo indicarán, ya que con el tiempo y una vez abiertos no van a perder sus propiedades.

¿Por qué unos cosméticos caducan antes que otros?

Aquí la clave es la composición de la fórmula cosmética, y si ésta posee o no agua. Ya que la ausencia del agua en su contenido, así como si posee altas cantidades de alcohol o un pH muy extremo, dificultan la proliferación de microorganismos y, por tanto, el PAOs en estos casos son mayores, ya que el deterioro de estos productos es menor una vez pasado el tiempo tras su apertura. Este es también el motivo por el que  los productos de cosmética natural suelen tener un PAO más corto, ya que sus componentes son más sensibles, por contener agua y esencias naturales o de origen vegetal.

Por otro lado, hay productos en los que no existe riesgo de deterioro por microorganismos o por degradación físico-química, y por eso no es obligatorio que incluyan esta clase de etiqueta. No incluyen el PAO, por ejemplo, los productos en los que no existe una abertura física del envase, y por lo tanto no puede haber contacto entre el producto y el ambiente, como pasa con un desodorante en spray; productos que se utilizan en el momento en que se abren, como los monodosis; o aquellos productos sin riesgo de daño para el consumidor, porque no se deterioran con el paso del tiempo.

¿Cuánto tiempo dura aproximadamente cada tipo de crema o cosmético?

Cada tipo de producto cosmético tiene una caducidad. Aproximadamente, y en función de si son o no productos de cosmética natural, las fechas de duración, una vez abiertos, que nos vamos a encontrar serán, de menos a más: de 6 a 24 meses para las cremas de protección solar, entre 6 y 12 meses para las cremas, desmaquillantes, máscaras, contornos, sombras o lápices que se aplican alrededor de los ojos, 12 meses para tónicos faciales, desodorantes en roll-on o en crema, productos de maquillaje del rostro y para los del cuidado de la piel tanto del rostro como del cuerpo, entre 3 y 12 meses para los productos de higiene infantil, entre 12 y 18 meses para los productos de limpieza corporal como champús, geles o jabones líquidos, entre 18 y 24 meses para los coloretes en crema y 24 meses para los correctores, maquillajes y coloretes en polvo.

Consejos para conservar nuestras cremas y cosméticos

Cuando abrimos una crema o producto de cosmética, además de fijarnos en el indicador PAO, podemos seguir algunas recomendaciones para que las propiedades de nuestra cosmética permanezcan inalteradas.
Es recomendable guardar los productos de higiene y maquillaje en un lugar fresco, seco y alejado de la luz. Al manipularlos con los dedos, también será bueno extremar las precauciones y lavarnos las manos antes y después de cada uso, cerrando bien el bote una vez lo hayamos usado.

En el caso de cremas de protección solar habremos de ser especialmente cuidadosos, ya que puede ocurrir que con el paso del tiempo los filtros que componen su fórmula puedan haber perdido eficacia y ya no nos protejan del sol. Y lo más importante, si al abrir un cosmético vemos que su composición se ha visto desmejorada, porque ha perdiendo el olor y color que tenía cuando lo abrimos por vez primera, o porque su textura está acuosa, o porque no huele bien, será mejor no usarlo. Por eso, para evitar consecuencias como irritaciones cutáneas o alergias, lo más conveniente será seguir las recomendaciones indicadas en el envase de cada producto, y desecharlo una vez haya pasado la fecha de uso indicada. Por supuesto, y como os venimos diciendo en Naturarla, lo mejor a la hora de tirar esta clase de producto es depositarlo en el contenedor correspondiente: el verde si se trata de vidrios y el amarillo si se trata de plásticos.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.