Tipos de setas y hongos


No hace falta ser un micólogo experto para disfrutar de una excursión al bosque y recolectar setas. Ya estamos en la temporada y el bosque nos ofrece con generosidad sus más exquisitos ejemplares de setas. Eso sí, es importante tomar medidas y seguir las buenas prácticas al recolectar setas para no afectar la Naturaleza y no ponernos en riesgo. ¡Hay setas muy tóxicas!

Algunos tipos de setas silvestres

Los hongos cumplen una función muy importante en el ecosistema de los bosques. Se encargan de descomponer la materia vegetal y enriquecer las características orgánicas de los suelos. Son como grandes fábricas de compost, extendiendo a lo largo de kilómetros sus micelios para absorber nutrientes.

Un bosque con hongos es un espacio vivo. Nada es tan reconfortante como entrar a la espesura, respirar el aire puro y sentir esa conexión intensa con el entorno. Mientras, agudizas los sentidos (especialmente la vista) para recolectar las mejores setas.

Y atención: ¡no es lo mismo un hongo que una seta! Las setas son las fructificaciones de los hongos para dispersar las esporas. Los hongos son micelios, viven bajo tierra y están como dormidos esperando que las condiciones sean favorables para producir setas. Visualiza que a los hongos como un árboles (bajo tierra en este caso) y sus frutos son las setas.

Algunas de las setas comestibles y que puedes encontrar en los bosques del norte de España son:

  • Nombre científico: Amanita Caesarea (conocida como Ou de Reig, Seta de los Césares y Oronja). Sus ejemplares son grandes y pueden alcanzar hasta los 25 cm de altura y 3 cm de diámetro en el pie. Su color es anaranjado. Al tacto se percibe su masa compacta, carnosa y resistente. Es común encontrarla en bosques de encinas o alcornoques. Aparece a principios de otoño o en pleno verano después de tormentas abundantes. Necesita calor para su crecimiento, por lo que según avanza el otoño desaparece en zonas de climas fríos. Es considerada como la reina de las setas comestibles por su exquisito sabor y compacta textura. En algunas recetas, la Amanita Caesarea es combinada con langostinos y vinagreta de almendras, ¡el resultado es para chuparse los dedos!

Tipo de setas Amanita Caesarea

  • Nombre científico: Cantharellus Cibarius (popularmente le llaman Rosignol, Rebozuelo y Zizahori) Es una seta de hermosa apariencia, con un sombrero de hasta 5 cm de diámetro. Sus colores van del amarillo pálido hasta el naranja, según el tipo de variedad. Su forma es plana-convexa de joven, pero se va hundiendo por el centro con el tiempo. Los bordes de su sombrero suelen estar irregularmente enrollados hacia arriba y abajo. Estas setas tienen una carne espesa, con un olor afrutado y sabor delicado. La puedes encontrar fácilmente en veranos lluviosos y en otoños húmedos en los bosques de planifolios y coníferas. Son ideales los Cantharellus Cibarius como aperitivo, mezcladas con orégano, perejil, ajo, pimienta negra y un delicioso queso Hushall.

Tipos de setas Cantharellus Cibarius

  • Nombre científico: Craterellus Cornucopioides (le llaman Trompeta de los muertos, Trompeta negra o Cuerno de la abundancia) Es una seta que puede alcanzar los 10 cm de diámetro. Su color varía según el grado de humedad del espécimen en matices que van del negro al gris mate. Los bordes del sombrero son lobulados e irregulares. Su forma es de trompeta (de ahí el nombre popular) y tiene una cavidad cónica en el centro que llega casi hasta la base del pie y es como una mera prolongación del sombrero. Es una seta fácil de encontrar en bosque de alcornoques, robles y hayas; especialmente en terrenos calcáreos y muy húmedos. A pesar de que es una seta de carne escasa, su consistencia elástica, su olor a tierra húmeda y sabor intenso (que aumenta cuando la deshidratas), la hacen muy apreciada en diversas recetas. Las trompetas de la muerte son ideales para aderezar guisos, en un ragú de ternera, o para dar un toque diferente a las pizzas que preparamos en casa.

Tipos de setas. Craterellus Cornucopioides

  • Nombre científico: Lactarius Deliciosus (algunos le llaman Níscalo, Esnegorri, Rebollón, Rovelló) Con un sombrero que en la etapa madura de la seta tiende a tomar la forma de embudo y alcanza entre 4 y 10 centímetros de diámetro. Su cutícula es de color anaranjado claro tirando a zanahoria, salpicado con manchas más oscuras. Su carne es compacta y al mismo tiempo frágil pues se parte con precisión a la menor violencia. Su olor y sabor son peculiares: algo resinoso y persistente en el paladar. Al manipular los níscalos se van manchando de verde en el sombrero y en el pie, también dejan ese rastro de color en las manos. Eso significa que se están oxidando. La gente aprecia más los rovellons jóvenes, pues son de mejor sabor… Estos van de maravillas en deliciosas croquetas, salteados con tallarines o con patatas y en contundentes guisos de carnes (cordero o conejo); siempre que se les cueza sin excesos pues se convierten en una pasta poco apetecible. Hay muchas deliciosas recetas que se pueden preparar con las setas. Ofrecen un matiz natural a las comidas que se agradece.

Tipos de setas. Lactarius Delicious

¿Cuál es tu tipo de seta preferida y cómo la cocinas en casa? 

Si te gustan los boletus, te recomendamos esta vídeo receta del chef Mario Sandoval, ¡para chuparse los dedos!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.