comer más fruta


Que la fruta es muy importante y saludable no es ningún secreto y es extraña la persona que no ha oído varias veces en su vida aquello de que hay que comer 5 raciones de fruta al día. ¿Pero cuantas personas son capaces de llegar a esa cantidad? Hoy hemos recogido una serie de tips que te ayudarán a aumentar la cantidad de fruta que comes cada día.

Visualiza: lo primero y más importante es pensar en el sabor y la textura de la pieza de fruta que vas a comer y desearla como el manjar que es.

En la variedad está el gusto: si comer fruta para ti es comer un plátano o una pera te aburrirás. Sal a comprar distintas frutas de temporada: las hay de todos los colores, sabores y texturas y cada una de ellas es buena por lo suyo. Come cada día al menos tres tipos de fruta distintos.

Por los ojos: cómprate una frutera que te guste y llénala de frutas llamativas. Colócala en algún lugar que vayas a ver a menudo: de camino a la cocina, juntos al ordenador o en la mesilla que tienes frente al televisor. Cuando sientas ganas de picar algo, lo primero que verás serán las coloridas frutas.

En la ensalada: la manzana, la piña, el mango, el melocotón, la naranja… las frutas son excelentes elementos dulces para la ensalada. Si tienes la buena costumbre de comer ensalada todos los días, enriquécela con un poco de fruta.

Asociado a una rutina: acostúmbrate a comer fruta mientras haces algo en concreto, por ejemplo recoger a tus hijos al colegio, esperar el metro por la tarde o a la salida del gimnasio.

Bebidas: esta es una excelente idea para el verano: sustituye los refrescos por zumos variados, batidos o limonadas caseras. No sólo son mucho más sanos… ¡además están más buenos!

Del “fruta de postre” al “postre de fruta”: si de postre debes elegir entre una manzana y una mousse de chocolate, probablemente no podrás resistir la tentación. Sin embargo puedes preparar postres saludables y llamativos como una rica macedonia con zumo de naranja, una gelatina con trocitos de fresa o un yogur con arándanos y pasas. También puedes acompañar la fruta de leche condensada o chocolate y convertirla en un postre irresistible.

Cambiar el bollo por fruta: el primer día que decidas no tomarte el bollo de las 11 y tomar en su lugar unas cerezas o un melocotón… te costará. Sin embargo, la fruta cumple mucho mejor el objetivo de “ponernos las pilas”. En unos días te darás cuenta que te sientes mucho mejor y el cuerpo dejará de pedirte azúcar refinado para pedirte jugosas frutas.

En la oficina: en muchas oficinas se está extendiendo el hábito, los trabajadores están dando la espalda a las máquinas de snacks y se están organizando para consumir más fruta. En muchos casos los departamentos de recursos humanos están contactando con suministradores para abastecer a sus trabajadores con frutas. La fruta en la oficina mejora el ambiente laboral y también la salud y rendimiento de los trabajadores. Habla con tus compañeros y organizaos.

Con los cereales: la mañana es un excelente momento para tomar la primera pieza de fruta. Si no te apetece sola, puedes cortarla en trocitos y comerla con los cereales. ¡Un desayuno de reyes!

Mermeladas: cuando tengas excedente de frutas prepara mermelada casera, podrás tomarla con el desayuno, junto con una tostada de mantequilla Lurpak. ¡La mermelada también es fruta!

Póntelo fácil: si la fruta te gusta pero no la comes por pereza, elige frutas fáciles de comer como las cerezas o los plátanos. También puedes dejar fruta cortada para ir comiendo en cualquier momento. Ahora en verano es buena idea, por ejemplo, dejar un cuenco con trozos de sandía o melón. ¿Con el calor seguro que te acercas varias veces al día a picotear!

Siempre contigo: si eres mujer casi seguro llevarás bolso a todas partes y si eres hombre llevarás algún tipo de maleta, bolsa o mochila muy a menudo. Lleva siempre una fruta contigo, de modo que cuando te entre el hambre no acudas al primer quiosco a por un sandwich o unas galletas.

 

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.