cultivar frutales en maceta


La especie humana obtiene un disfrute espiritual y emocional derivado del cuidado de las plantas. Observar el desarrollo de un ser vivo siempre es una experiencia saludable, si además podemos sacar de ello unos frutos con los que alimentarnos la experiencia se vuelve aún más completa. Tener frutales en casa no es algo reservado a grandes terrenos, cualquiera puede disfrutar del placer de ver crecer sus frutos en casa y de comerlos con la plena seguridad de estar comiendo una fruta totalmente orgánica y recogida en su mejor momento. Hoy en Naturarla te queremos dar algunas ideas para que tengas tus propias frutas en casa:

Fresas, la fruta con más adeptos
Rojas, dulces y llenas de vitamina C, las fresas son las primeras frutas en anunciar la llegada del buen tiempo y es rara la persona que le hace ascos a unas buenas fresas frescas, a un batido de fresa o a una tarta con fresas. Además son muy buenas en mermelada.
La fresa es muy fácil de cultivar incluso en macetas (si bien para la maceta se recomienda cultivar la variedad colgante). El clima ideal es el mediterráneo, ya que esta planta no soporta las temperaturas demasiado extremas. Si vives en el interior y en invierno la temperatura tiende a ser inferior a 10 grados, puedes plantearte entrar las macetas durante los meses de más frío. Además, si sacas las macetas en distintas tandas, tendrán la floración en distintas épocas (primero las de dentro) y tendrás fresas más tiempo.
La siembra se realiza en verano y la recolección será 9 meses más tarde. Requiere sol, mucha agua, buen drenaje y abono orgánico, como estiércol, compost, turba, guano, humus de lombriz, etc.

Moras sin espina, una enredadera de flores blancas y dulces frutos
Ideal para tapar la barandilla del balcón o para adornar una pérgola del jardín, esta planta es decorativa en primavera… ¡y sabrosa en verano! La mora es una fruta rica en antioxidantes, riquísima tomada fresca o en mermelada y las hojas de la morera se usan también para hacer infusiones.
De cara al cultivo, lo bueno de esta planta es que es muy resistente y crece casi en cualquier lugar, sin necesidad de muchos cuidados. Aguanta heladas de hasta -15 y también los largos periodos de calor y sequía, así que es una buena elección si vivís en una zonas de clima extremo, ¡pero también si vivís en el más benigno de los climas!
Esta planta se siembra en primavera y se recoge a finales de verano, incluso a principios de otoño, cuando las moras están bien oscuras. En cuanto a los cuidados: sol, riegos regulares (especialmente en verano cuando la fruta está madurando) y abono orgánico, como estiércol, compost, turba, guano, humus de lombriz, etc.

Limoneros, el placer de un cítricos casero
¿Imaginas lo sabrosa y cargada de vitaminas que estaría tu limonada casera si pudieras salir al jardín o al balcón y sacar algunos limones de tu limonero? Además los limoneros son hermosos ¡y en primavera huelen de maravilla! Para cultivar limoneros en maceta debe ser una variedad especial, de tamaño inferior, pero debes tener en cuenta que no aguantarán temperaturas muy bajas, su clima idea es el mediterráneo.

Cerezos, un arbol bonito y de sabrosas frutas, que se adapta a los peores climas
Si vive en zonas frías debes descartar la idea de un limonero, ya que no aguantará el clima extremo. Pero no sufras, existen frutales que aprecian el frío. El cerezo es uno de ellos y también se puede cultivar en macetas; y no sólo da unas frutas sabrosísimas y muy saludables, además es un árbol de una belleza extraordinaria, que en primavera se cubrirá de flores entre blancas y rosas.

2 Comentarios
    • Natalia Berger

      Lo tendremos en cuenta Karla, nos gusta saber qué temas os interesan más… ¿qué te parecería si mensualmente habláramos de los cuidados específicos para ese mes en pequeños huertos urbanos o frutales?

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.