brunch


Natalia Berger

Hace unos días hablamos de las bondades de la siesta, esa tradición típicamente española que ha sido adopatada en el mundo entero. Hoy hablamos de algo opuesto: una costumbre típicamente anglosajona pero que en nuestra cultura ha encontrado terreno fértil en el que crecer y afianzarse: el brunch.

¿Qué es el brunch?
La palabra brunch empieza como breakfast (desayuno) y termina como lunch (comida) y se trata de una fusión de las dos comidas. Dicen que tras una larga noche de fiesta la gente se levantaba tarde y con necesidad de reponer las energías. Con los años se ha convertido en una costumbre social: no hay mejor plan de sábado que el de levantarse tarde, invitar a algunos amigos a casa y pasar el rato comiendo, bebiendo y charlando. Un brunch puede empezar a las 10 y puede terminar hacia las 5 de la tarde. Sin prisas, sin recetas elaboradas, simplemente disfrutando el momento. No es sorprendente que esta costumbre cuajara en la cultura española con tanta facilidad.

¿Qué alimentos consumimos en un brunch?
Es fin de semana. Bastantes reglas has tenido el resto de días de la semana. El brunch se caracteriza por no tener reglas. Coloca sobre la mesa huevos revueltos, embutidos, frutas, ensaladas, creppes, mermeladas, mantequilla… Recuerda que es tu momento de paz, no pierdas el tiempo cocinando en exceso pero elige productos cuya calidad sea garantía de éxito. Para beber tienes la misma libertad: elige el clásico Blody Mary, prepara una limonada casera, unos zumos de frutas o lo que más te guste.
Dulce o salado, de pie o sentado, solo u acompañado… lo importante es hacer del sábado un día en el que el tiempo pasa a otra velocidad, un día en el saltarse los horarios, en el que mimarte y regalarte lo mejor. Te dejamos este anuncio de Lurpak, precioso y que describe muy bien ese sentimiento dulce de los sábados por la mañana. “El sábado merece lo mejor”, dice el anuncio. Y es así. Rodeate de los que más quieras ¡y date un homenaje!

 

2 Comentarios

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.