dolor de espalda-01

Una mala postura puede derivar en problemas de todo tipo: tensiones en la espalda, dolores de cabeza y mandíbula, reducción de la función pulmonar, problemas digestivos… La importancia de una buena postura va más allá de lo estético, afecta profundamente a nuestra salud, nuestra confianza, nuestra respiración y a nuestro estado de ánimo.Hoy analizamos ese aspecto que muchos desprecian, pero que es uno de los fundamentos de la salud y el bienestar. 

El sedentarismo, el verdadero origen de los problemas posturales

El hombre fue diseñado para moverse: para correr, trepar, nadar y todo tipo de actividades que hemos abandonado. Actualmente el sedentarismo, tan poco natural en nosotros, es la causa de un sinfín de enfermedades, dolencias y trastornos: sobrepeso, estrés, trastornos del sueño, varices, trombosis, rigidez articular, celulitis, fatiga crónica… y por supuesto dolores, como el dolor de espalda. No podemos empezar a hablar sobre la importancia de la postura sin subrayar el aspecto más importante: el deporte.

Deportes que nos ayudan a mejorar la postura

Cualquier deporte es recomendable para mejorar la postura. Muchos fisioterapeutas recomiendan realizar actividades aeróbicas con frecuencia, por ejemplo media hora de caminata diaria.

Especialmente recomendables son las actividades que involucran todo el cuerpo, como la natación, la danza, la gimnasia, yoga o marcha nórdica.

Si tienes problemas de espalda o padeces osteoporosis es mejor que consultes con tu médico el deporte que más te conviene.

Adoptar una postura correcta

  • De pie: Para evitar tensiones es importante que la columna se mantenga tan recta como sea posible. Los hombros deben estar alineados con la cabeza y en posición relajada. El peso debe distribuirse equitativamente en los dos pies.
  •  Sentado: El tronco debe quedar en posición vertical, los muslos en ángulo de 90º con el tronco y las piernas a su vez otros 90º con los muslos. La espalda debe estar apoyada en el respaldo. No es recomendable cruzar las piernas, ya que comprime las venas y favorece la aparición de varices.
  • Acostado: Las mejores posiciones para dormir son boca arriba y en posición fetal. El colchón no debe ser demasiado firme ni demasiado blando y la almohada dependerá de la posición: más fina si dormimos boca arriba y más gruesa si se duerme de lado. Debemos evitar dormir boca abajo.
  •  Frente a un ordenador: Cuando nos sentamos frente al ordenador, el teclado y el ratón deben estar a la altura de los codos y el monitor a la altura de los ojos. La altura de la mesa y de la silla debe permitir que nos sentemos con la espalda recta. No se recomienda pasar horas frente a un ordenador portátil, ya que propicia una postura incorrecta. En el mercado existen elevadores que colocarán la pantalla a la altura de nuestros ojos, esto nos evitará dolores cervicales. De vez en cuando levántate, realiza ejercicios con los brazos y relaja la postura de los hombros.

Otras recomendaciones

Si pasas muchas horas sentado, trata de levantarte de vez en cuando, dar algunos pasos y realizar pequeños estiramientos de cuello y espalda. Si por el contrario pasas muchas horas de pie, busca un calzado cómodo y trata de realizar pequeños paseos.

Cuando te des cuenta que estás andando encorvado, toma un largo respiro, levanta la mandíbula y relaja los brazos. Empieza a caminar con pasos largos y balanceando los brazos, mirando siempre al frente y, ¿por qué no?, dejándote admirar.

Una buena postura debe ser trabajada, debemos prepararnos con ejercicio y re-educarnos en nuestros hábitos diarios. Pero la recompensa es una mejor salud, un mejor aspecto y sobretodo el sentirnos mejor con nosotros mismos ¿no crees que vale la pena?

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.