playa_sostenible


Cuando nos acercamos a la naturaleza debemos ser conscientes de que su equilibrio es delicado y precioso. Debemos disfrutarla pero a la vez respetarla y cuidarla. En verano, por ejemplo, nos gusta ir a la playa a relajarnos y tomar el sol y muchas veces parecemos olvidar que se trata de un ecosistema alterable: es importante que todos aquellos que visiten la playa en verano sean conscientes de que tienen una responsabilidad frente a ese espacio natural del que están disfrutando. Y eso se extiende a toda la experiencia de las vacaciones. ¿Qué aspectos tendremos en cuenta para que nuestro viaje sea un viaje sostenible?

Respeta la playa
La comida que llevemos a la playa la podemos llevar en envases reutilizables e igualmente reutilizables deben ser los utensilios que usemos para comerla. Todo ello lo podemos guardar en una cesta de mimbre o algún tipo de bolsa para la ocasión. Debemos evitar las bolsas de plástico, así como el resto de envases de plástico. Los residuos plásticos en el mar tardan cientos de años en degradarse y son ingeridos por animales que los introducen en la cadena trófica: esos plásticos perjudicarán la salud de muchos seres vivos, marinos, aéreos y terrestres. El vidrio tampoco es aconsejable, ya que si se rompe puede ser peligroso para la gente que camina descalza por la arena.
La basura que generemos en la playa (envases, pañuelos, colillas, latas…) debemos separarla convenientemente y depositarla en los contenedores correspondientes, se encuentren o no en la misma playa. Se trata de un espacio natural abierto y debido a la cantidad de gente que lo ocupa puede convertirse en un vertedero si no somos cuidadosos. Es importante que seamos conscientes de ello y que demos buen ejemplo a los que nos rodean.
La ducha de la playa, como la de casa, debe emplearse con moderación y sólo para el fin que le es asignado: quitarnos el salitre de la piel. El agua de esa ducha llegará directamente al mar, por lo que debes evitar el uso de champús y otros productos cosméticos contaminantes.

 

Las vacaciones sostenibles
Este es sólo uno de los aspectos que envuelven unas vacaciones sostenibles. Ser responsables con nuestras vacaciones incluye aspectos como favorecer un transporte lo más sostenible posible, fomentar el turismo de proximidad, apostar por vacaciones solidarias o educativas, descartar los destinos de masas e insostenibles, consumir de forma responsable y respetar los espacios naturales y el entorno social de nuestro destino. Como turistas, igual que como consumidores, tenemos la responsabilidad de proteger este mundo y minimizar la huella que dejamos en él.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.