Meriendas sanas y divertidas con queso crema

Al decidir cada día la merienda de nuestros hijos ocurre que a veces se nos agotan las ideas. Y no se trata de darles cualquier cosa, porque la merienda, como ocurre con el desayuno, es una comida importante que no hay que saltarse y en la que debemos aportarles alimentos de calidad y con suficientes nutrientes. Es el momento perfecto para ofrecerles fruta, algún lácteo y alguna clase de pan o bocadillo. Un alimento que nos va a dar mucho juego a la hora de preparar una merienda rica y saludable para nuestros hijos es el queso crema o queso para untar. Y es que, el queso crema es muy versátil y, además de ser un producto listo para su consumo untado sobre cualquier tipo de pan, puede ser la clave de muchas recetas sencillas de preparar, tanto saladas como dulces, porque además este tipo de queso es perfecto para repostería si nos gusta hacer tartas, galletas o cupcakes. Os proponemos algunas ideas perfectas para preparar meriendas irresistibles para vuestros hijos.

Muchas formas de acompañar el pan con queso crema


Ya sea en un panecillo, cruasán, pan de pita o sándwich, el queso crema es ideal para acompañar el que sea bocadillo y hacerlo más jugoso y nutritivo. Se puede añadir al queso crema unas lonchas de jamón o pavo cocido, o incluso mezclar el jamón de york con el propio queso. Son además buenas ideas para la merienda un sándwich de atún y queso crema, mezclando ambos ingredientes para obtener una jugosa crema que se unta en el pan. Un sándwich de pepino y queso crema es otra idea sana para una merienda fresquita en las tardes de calor. Para hacer el sándwich más atractivo a los ojos de los niños, se pueden usar moldes divertidos para darles forma. Y para ofrecer a los pequeños un bocadillo original, dos buenas ideas son en forma de quesadillas, con tortitas de trigo o maíz untadas con queso crema y acompañadas de algún fiambre, o en brochetas de sándwich, que consisten en rebanadas de jamón y queso crema enrollados y sujetos por un palillo.

Darle sabores al queso crema


La versatilidad del queso crema nos va a permitir incluso darle sabores. Una idea original para que los niños coman fruta será mezclar el queso crema con alguna fruta de temporada. El kiwi, la pera, la piña, las fresas o el mango son frutas ideales para combinar con este cremoso queso. Bastará con trocear la fruta, mezclarla con el queso crema, y añadir un poquito de mantequilla y azúcar, hasta obtener una crema que dejaremos reposar en el frigorífico durante unas horas para que adquiera consistencia.

El aguacate también es perfecto para mezclar con el queso crema y hacer una crema untable para acompañar con cualquier tipo de pan. Cualquiera de estas cremas de sabores combinará a la perfección con pancakes, crepes y waffles, que son muy sencillos de hacer en casa y que son muy del gusto de los más pequeños.

Si te gusta cocinar… ¡Aperitivos salados con queso crema!


Si somos papás cocinillas y nos gusta hacer aperitivos más elaborados, otras ideas originales para meriendas con queso crema son unas bolas de queso y tomate. Con ayuda de un sacabolas, bastará con preparar unas bolitas de queso que empanaremos con el tomate en polvo. Los enrolladitos de salmón ahumado también son muy originales, y consisten en preparar un rollito con una rebanada de salmón ahumado y una tortilla de maíz untada en queso crema. Las minipizzas con fruta y queso crema son otra idea irresistible para la merienda de los niños. Consisten en montar una pequeña pizza sobre una galleta. Se untan con el queso, y se coloca encima la fruta de temporada, cortada en pedazos pequeños.

Si te gusta la repostería… ¡el queso crema es tu aliado!


Hay muchos papás aficionados a la repostería. Y es aquí cuando el queso crema se convierte en protagonista de recetas dulces como la clásica tarta de queso y frutos rojos o los irresistibles cupcakes. Una idea original para preparar en la merienda de los más pequeños son galletas crujientes de queso crema. Se tratará de hacer una mezcla con mantequilla, queso crema, harina, azúcar y una pizca de sal, montar las galletas en una placa de horno y hornear durante unos quince minutos.

Cómo hacer limonada casera

limonada-refrescante-bebida

La limonada casera es una buenísima alternativa a los refrescos industriales. Apetece cuando hace calor y además de refrescante es una opción muy saludable.

Cómo hacer limonada en casa

  • Azúcar 100 g
  • Hierbabuena
  • Zumo de limón 170 ml
  • Agua 800 ml
  • Varios cubitos de hielo

Presentamos la limonada casera en una jarra de 1 litro. Podemos jugar con ralladura de piel de limón o hierbabuena para la decoración. También es buena idea recurrir a trocitos de fruta de temporada.

Esta combinación tan simple como limón, azúcar y hierbabuena es un acierto para los días calurosos de verano. Esta bebida natural proporciona vitamina C y buenas propiedades desintoxicantes y depurativas.

Cómo hacer mermelada de fresa

El cocinero Mario Sandoval propone aprovechar la temporada de fresas y hacer mermelada casera para disfrutar de esta deliciosa fruta durante todo el año.

Ingredientes mermelada de fresa

Receta de la mermelada de fresa

  1. Lavamos y picamos en daditos fresas o fresones.
  2. Ponemos las fresas en un cazo junto con la mantequilla, el azúcar y la canela.
  3. Dejamos cocinar durante 15 minutos aproximadamente.
  4. Hervimos tarros de cristal reciclados para nuestra mermelada.
  5. Preparamos etiquetas bonitas para los tarros, ¡y ya tenemos mermelada para todo el año!

Trucos para hacer más atractivos los platos para los niños

Aunque nuestros hijos coman bien, pero sobre todo si son niños a los que les cuesta comer, pasa que muchas veces rechazan categóricamente lo que les ponemos en el plato. La cantidad de alimentos, la mezcla de colores, su forma y textura, y hasta la manera en que disponemos la comida en el plato influyen para que los niños acepten mejor o peor los alimentos. Un mismo alimento presentado de una forma o de otra puede hacer que el niño lo rechace o por el contrario le entusiasme. Y es que, a la hora de comer, los peques a veces nos lo ponen difícil cuando les presentamos comida que no les gusta. Con un poco de ingenio, de voluntad y de imaginación se pueden preparar platos variados, nutritivos y sobre todo atractivos a la vista y al paladar de nuestros hijos. Os damos algunas ideas.

Seguir leyendo

Flan de queso con piña

Hoy os quiero traer un postre fantástico que se hace en un solo paso y se cocina en 15 minutos. No puede ser más fácil y sólo tendréis que dejarlo un rato en la nevera para terminar de prepararlo… ¿llegan invitados por sorpresa o os ha entrado el capricho de algo dulce? Tomad nota, este flan de queso os va a encantar.

Seguir leyendo

Te enseñamos a hacer masa para crepes

Hacer masa para creps con mantequilla

Ahora que se aproximan estas fiestas y que hay muchos días de vacaciones, os queremos sugerir un plato que será la delicia de grandes y pequeños. Os enseñamos a hacer masa para creps, un plato sencillo, que se puede cocinar dulce o salado, para almorzar o merendar, o como primer o segundo plato. ¡Tomad nota, porque a los más pequeños de la casa les va a encantar!

Cómo hacer crepes:

Lo primero de todo, para hacer masa de creps vas a necesitar mantequilla. Nosotros desde Naturarla te recomendamos que uses una mantequilla cien por cien natural como Lurpak. Pon un buen trozo de mantequilla en un bol y fúndela en el microondas durante 30-40 segundos. Una vez derretida, pasa la mantequilla al vaso de la batidora.

Añade a continuación un buen chorro de leche, 2 huevos y una taza de harina. Cuando lo tengas todo, pásalo por la batidora. El objetivo es dejar la masa bien batida, cremosa y sin grumos. Ten en cuenta que necesitarás que la masa no sea muy espesa, si es así, añade más leche para que quede lo más cremosa posible.

Una vez tienes hecha la mezcla, déjala reposar al menos una hora en la nevera. Recuerda que la única diferencia entre creps dulces o salados es que en su preparación, a los creps dulces les añadimos un poco de azucar, y a los salados le añadiremos una pizca de sal.

¡Y ya está lista tu masa para creps! Ahora, toca cocinarlos: en una sarten, añade un poco de mantequilla para crear una ligera película. Vierte un poco de la masa y extiéndela bien para que quede fina. Cuando empiece a dorarse por un lado, dale la vuelta y deja que se haga por el otro lado. Cuando esté cocinado retira el crep a un plato.

Por último, tendrás que elegir los ingredientes: mermeladas o azúcar o cacao para los creps dulces. Verduras, jamón, y por supuesto queso para los salados. Nosotros os recomendamos los quesos naturales de Arla como Havarti el lonchas, perfecto para saborearlo en un plato de creps salados.