LA FILOSOFÍA HYGGE

Hay ciertas cosas de nuestro día a día que no podemos evitar y simplemente ocurren. Que se nos quemen las tostadas del desayuno, un atasco inesperado, una cita anulada a última hora o la cola más lenta en la caja del supermercado. Si bien no pone remedio, existe una filosofía para afrontar todos estos imprevistos cotidianos. Se trata de la filosofía Hygge que, avisamos desde el principio, solo funciona para las personas que están dispuestas a adoptar una actitud más positiva ante la vida. Así pues, ¿quién se anima a probar la llamada receta de la felicidad?

Hygge

La receta de la felicidad

Los daneses que de felicidad saben un rato, (Dinamarca despunta cada año en el Informe Mundial de la Felicidad) son los prescriptores de la filosofía Hygge. No existe una traducción exacta del término en castellano pero consiste en disfrutar de las pequeñas cosas que nos hacen felices. Se trata de prestar más atención a lo cotidiano localizando sensaciones que normalmente pasan desapercibidas.

Hygge

Qué es hygge

Cada uno tiene que encontrar qué es lo que le hace sentir bien. De las sensaciones que se enumeran a continuación, ¿hay alguna que te produzca placer o sosiego? En el caso afirmativo, ya sabes qué es hygge para ti. Ahora solo queda fomentar este tipo de situaciones y buscar nuevas en tu día a día.

  • Un baño reposado con mucha espuma.
  • Las sobremesas largas con buena compañía.
  • Tomar el aperitivo al aire libre.
  • Mojarse los pies en el mar.
  • El roce de las sábanas recién planchadas.
  • Desayunar y volverse a la cama con un buen libro.
  • El olor del café por la mañana.
  • Descubrir un caracol en tu maceta.
  • Untar en pan tu salsa preferida.
  • Un atardecer en el campo.
Filosofia Hygge

Recetas Hygge

En la gastronomía es quizás donde los españoles han desarrollado más sin saberlo, la filosofía Hygge. El gusto por la buena mesa es muy ‘hyggelig’. La cocina mediterránea se basa en el slow cooking, la estimulación de los sentidos a través de los alimentos. En la elaboración de una receta entra en juego el sabor pero también el color, el olor y textura de los ingredientes. Puede que lo que tengamos que preparar es algo sencillo para el tupper de la oficina pero si somos foodies no podremos evitar dar nuestro toque personal y disfrutar con la preparación.

La filosofía Hygge entiende la comida como placer pero también como toma de conciencia y responsabilidad. Prima la elección de alimentos de calidad, sostenibles y producidos de forma responsable. Tomates que saben a tomate, pan artesano, quesos elaborados con ingredientes naturales… Los buenos productos saben y sientan mejor.

Hygge

Libros sobre el Hygge

El libro ‘La Felicidad de las pequeñas cosas’ de Viking Meik es uno de los más reconocidos de la temática. Este escritor danés nos da algunas claves para adoptar la filosofía Hygge con algunas recetas de cocina, tips de decoración o manualidades.

Otras referencias que pueden ayudar a despertar tu espíritu Hygge pueden ser películas como ‘El Festín de Babette’, ‘Caramel’, ‘La espuma de los días’ o ‘Chocolat’.

Cada vez más personas que viven a miles de kilómetros de Dinamarca se apuntan al ‘hyggelig’ y poco a poco esta filosofía va ganando adeptos en España. Ya verás que cuando la empieces a practicar, te convertirás en su mejor embajador.

Hygge