“Estaban tan buenos que hasta el padre nos preguntó cuando volvíamos a hacerlos cuando se los zampó.”