beneficios-agua-mar


Penelope Coronado

Con el verano, la playa se convierte sin duda en nuestro destino predilecto. Nada como sumergirnos en el agua del mar para relajarnos y olvidar todos nuestros problemas. Pero además, los baños en el mar resultan muy beneficiosos para la salud de nuestra piel y de nuestro cuerpo en general. Médicos de la antigüedad como Hipócrates, Galeno o Avicena ya resaltaron la acción fortificante y curativa de los baños con agua de mar. Y todo porque el mar es un medio lleno de innumerables riquezas, por su alta concentración en sales minerales que, al ser absorbidas por nuestra piel, activan su energía, la hidratan y la defienden mejor frente a posibles irritaciones o descamaciones.

Un agua con alto contenido en minerales
La composición del mar es muy rica y compleja, ya que contiene innumerables elementos, entre ellos sodio, cloro, magnesio, azufre, calcio, yodo y flúor. La salinidad del mar depende de la cantidad de cloruro sódico que contenga, su color varía del azul intenso al verde oscuro, según el lugar, el fondo, la luz exterior o el estado del cielo, y su olor característico proviene de las algas y otras sustancias orgánicas que contiene. Al moverse constantemente en movimientos circulares, el agua de mar entra en contacto con diferentes materiales procedentes de terrenos formados por composiciones geográficas muy diversas, esto es lo que hace precisamente que posea una gran riqueza mineral. Y es esta riqueza mineral del agua marina la que convierte este agua en un beneficio para nuestra salud, ya que al sumergiros en ella nuestra piel absorbe parte de esta gran cantidad de sustancias, y estos minerales entrarán a formar parte de nuestro cuerpo y a enriquecer y mantener los niveles óptimos de nuestra piel.

Beneficios del agua de mar para nuestro cuerpo
Uno de los beneficios que nos aporta el contacto directo con el agua de mar es la vitalidad y la energía que nos trasmite. Por un lado, la sensación de flotar en el agua nos ayuda a estar más relajados, y además al aportarnos una serie de componentes minerales contribuirá mucho más a esa relajación y a nuestro beneficio interno. Además, el oleaje y las corrientes nos hacen realizar un permanente esfuerzo por guardar el equilibrio, lo que beneficia a nuestros músculos y articulaciones.
También la temperatura del agua actúa sobre nuestro cuerpo y su sistema vascular, incrementando nuestra intensidad respiratoria y su función cardiaca.

Efectos beneficiosos para nuestra piel
Los baños marinos son muy beneficiosos para conseguir una piel sana, retardar el envejecimiento y favorecer su metabolismo y estabilidad. Su aporte mineral mantiene nutrida nuestra piel, más elástica y saludable. A través de la piel se absorben además las sustancias orgánicas que contiene el mar y que inciden de forma saludable sobre los tejidos, la piel y las mucosas.

Los baños en agua de mar son también muy beneficiosos para acabar con dolencias como alergias, eccemas o descamaciones. La concentración mineral que tiene el agua marina hará que todas estas dolencias acaben por desaparecer, ya que estos minerales tienen la cualidad de acabar con las bacterias y microorganismos que causan estas dolencias. Esto hará que se acelere la curación de las mismas y la recuperación de la piel se desarrolle de manera rápida y eficaz. Si a los baños en agua de mar añadimos un baño de barro marino el efecto será aún mayor. El barro actúa como un exfoliante natural, ayudándonos a eliminar las pieles muertas que se acumulan en nuestra epidermis, mejorando y facilitando así la absorción de nutrientes minerales.

Cuándo bañarnos
Las estaciones del año ideales son primavera y verano, pero no nos conviene llegar a la playa y bañarnos inmediatamente, es mejor dejar un corto periodo previo para que nuestro organismo se aclimate.
Además, hemos de introducirnos en el mar de manera progresiva, no brusca, y hay que salirse del agua si sentimos un frío intenso. Tampoco es aconsejable meterse en el agua después de comer o de beber alcohol, para evitar posibles mareos.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.