El té Rooibos

Desde hace un tiempo, el rooibos se ha hecho un hueco en las estanterías de tés e infusiones de todo el mundo. Generalmente consideramos al rooibos como una especie de variedad del té rojo. Pero esto es simplemente debido a su color rojizo, ya que el rooibos ni siquiera es propiamente té.

De hecho el rooibos proviene de una planta distinta del té, del aspalanthus linearis, que crece en la selva de Sudáfrica.

Su nombre rooibos proviene en realidad del holandés y vendría a significar “arbusto rojo”. En Sudáfrica, el rooibos ha sido empleado por tribus con fines medicinales mientras la población blanca del país lo emplea para el asma, el eccema, los síntomas de la fiebre de heno o calmar las quemaduras solares o incluso calmar los dolores de las úlceras estomacales.

A diferencia del té propiamente dicho, el rooibos no contiene cafeína y tiene mucho menos flúor. La infusión de rooibos no sabe muy similar al té que es más bien amargo sino que tiene un sabor entre dulce y afrutado. Si te gusta este tipo de sabores sin duda el rooibos es una infusión para ti.

Contiene antioxidantes

El rooibos contiene una amplia cantidad de antioxidantes. Por ejemplo, son propios de esta planta dos polifenoles antioxidantes llamados aspalatina y notofagina en importante dosis. Estos antioxidantes protegen el cuerpo luchando contra los radicales libres y tienen propiedades anti-inflamatorias y cardioprotectoras.

Alivia el estómago

El rooibos es rico en flavonoides, especialmente en quercetina, que le confiere la habilidad para aliviar numerosos problemas abdominales como diarrea, indigestión..etc También estos flavonoides pueden reducir los síntomas de las alergias y el rooibos se cree que puede aliviar los cólicos en los bebés.

Ayuda a la absorción de hierro

A diferencia de la mayoría de tés sobre todo los negros que podrían dificultar la absorción de hierro debido a sus taninos, el rooibos lo favorece. Contiene menos de la mitad de taninos que el té negro.

Favorece el sueño

Mientras evitamos el té por la noche por su contenido en cafeína el rooibos no contiene como hemos señalado cafeína. Pero no es sólo esto sino su contenido en minerales que ayudan a relajar el cerebro y conciliar el sueño.

Mejora la circulación

Uno de los antioxidantes que contiene el rooibos se llama cisoeriol, el cual puede reducir el riesgo cardiovascular y reducir la presión arterial.

A partir de ahora ya no puedes olvidar que el rooibos no es exactamente un té sino una infusión herbal. Que proviene de Sudáfrica y nos confiere interesantes beneficios. Aunque se puede tomar a cualquier hora del día, si el té lo consumimos durante la mañana y la tarde, el rooibos podemos tomarlo de noche.