31mayo12_cerveza


Natalia Berger

Ya toca a su fin este mes de mayo y con él cerramos el mes de la tapa. Hemos propuesto distintas recetas, hemos hablado de esa práctica App llamada Wikitapas, hemos comentado las mejores tapas para comer sin culpa, y de las distintas costumbres para las tapas según la geografía, en este post, en el que casi 300 personas nos han contado cómo se tapea en su barrio. Si todavía no has dicho la tuya, te animamos a que lo hagas: entre los participantes que opinen antes de las 18h de hoy se sorteará una nevera de productos Arla, para que invites a tus amigos y las tapas sean, por un día, en el salón de tu casa. No se nos ocurre mejor forma de cerrar este mes que hablando sobre la cerveza, esta antiquísima bebida de cereales que nos tomamos con los calamares y los boquerones y que tanto ha dado que hablar, bueno y malo. Porque ¿la cerveza es buena o mala? Una vez más la respuesta es: moderación. Pero analicemos con un poco más de profundidad:

 

¿Qué contiene la cerveza?

  • Lúpulo  El lúpulo es el responsable del sabor amargo de la cerveza. La lupina es una planta trepadora a la que se atribuyen multitud de propiedades medicinales, principalmente diuréticas y digestivas, pero también afrodisíacas, aperitivas y sedantes. Se usa en la medicina oriental para tratar problemas del sueño, ansiedad, infecciones urinarias, falta de apetito…
  • Malta  La malta proviene de la cebada. Se trata de una bebida de alto poder nutritivo muy valorada por deportistas, enfermos y madres durante la lactancia. Proporciona gran cantidad de hidratos de carbono, minerales, ácidos orgánicos y vitaminas importantes para nuestra salud.
  • Levadura  En el proceso de fermentación de la cebada se obtiene también la levadura de cerveza, muy apreciada también por embarazadas o personas con desórdenes alimenticios. La levadura de cerveza se comercializa como complemento vitamínico para fortalecer pelo y uñas.
  • Agua  Alrededor del 90% de la cerveza es agua. El poder refrescante de la cerveza proviene de su contenido en agua. Con el calor del verano se hace más necesario que nunca estar bien hidratados y la cerveza (especialmente la cerveza sin alcohol) puede ser una buena aliada. Eso sí, ¡sin exagerar!
La combinación de esos ingredientes da lugar a todo tipo de cervezas. Son los ingredientes que se usaban ya hace 6000 años y los que se usan hoy en día. Fabricar cerveza artesanal es relativamente sencillo y podemos encontrar gran variedad de cervezas para degustar y disfrutar de esta nutritiva bebida.

 

Consumo moderado de cerveza
Un informe del Centro de Información Cerveza y Salud, entidad de carácter científico que investiga sobre los beneficios nutricionales de la cerveza dice que posee propiedades antioxidantes, que retrasa el envejecimiento celular, previene la osteoporosis con su aporte de silicio, aumenta el denominado colesterol bueno, su mínimo contenido en sodio le proporciona un fuerte poder diurético, facilita la digestión, estimula el apetito, retrasa la menopausia y un largo etcétera de propiedades beneficiosas.

¿Qué entendemos por consumo moderado? 250 cl para las mujeres y 500 para los hombres. Un par de cañas al día no pueden hacer más que bien, siempre que se trate de un individuo sano.

 

Consumo abusivo de cerveza
Pese a sus numerosas virtudes, el consumo irresponsable de cerveza, como el de cualquier bebida alcohólica, acarrea graves consecuencias para nuestro organismo. Por un lado influye negativamente en el hígado, el corazón, la sangre y el cerebro, degradando el estado de éstos hasta llegar a provocar graves enfermedades. Además irrita estómago e intestino, provocando úlceras y otros problemas del sistema digestivo. El consumo de alcohol también disminuye nuestra capacidad de absorción de ciertas vitaminas y minerales, con los problemas indirectos que conlleva esa carencia nutricional.

 

Cerveza y deporte, una sana pareja
Ese grupo de amigos que queda para jugar un partidito de fútbol el sábado por la mañana y luego se va a tomar unas cañas al bar, sin saberlo está haciendo un gran favor a su cuerpo. Por el deporte, como ya es sabido por todos, pero también por la cerveza. Por su alto contenido en antioxidantes, vitaminas del grupo B, ácido fólico, fibra y agua, el consumo moderado de cerveza ( a poder ser sin alcohol), nos ayuda a recuperar la energía e hidratación que nuestro organismo necesita después de un esfuerzo físico. Esta bebida, tomada de forma moderada “puede desempeñar un papel muy positivo en la dieta de muchos deportistas de alta competición y para la gente de a pie”, explica el profesor Jesús Román Martínez, de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y portavoz del Centro de Información Cerveza y Salud.

2 Comentarios
  1. Mario Revolorio Munoz

    Me encanta este tipo de articulos, por lo ilustrativos y tambien porque contribuyen a quitarle un poco la mala fama que tiene la cerveza. Les agradezco mucho que nos orienten acerca de lo bueno o malo que puede resultar la cerveza, y espero volver a saber de ustedes en otra oportunidad.

    • Natalia Berger

      Nos alegra saber que te ha gustado y esperamos verte más por aquí.

      ¡Un saludo de todo el equipo Naturarla!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.