pelo nutrición


Aitor Sanchez

Cuando un tema en el mundo de Salud se mezcla con la estética, genera el doble de intereses comerciales. Por un lado el interés que tenemos todas las personas en encontrarnos en un estado de salud adecuado, y por otro el de encontrarnos a gusto con nuestro aspecto físico. Un tema muy candente es el de la salud capilar, tanto en hombres debido a la alopecia, y en mujeres más centrado en su cuidado y aspecto.

Sobre la nutrición y la pérdida o mantenimiento del cabello se ha publicado gran cantidad de información, aunque desgraciadamente toda ella de dudoso y rigor y no siempre respaldado con una evidencia científica adecuada. Desde dietas para evitar la caída del pelo, productos milagros que solucionan estos problemas, hasta la llegada reciente de la Nutri-cosmética con cantidad de productos que prometen resultados que no siempre se traducen en una verdadera mejora.

Consideraciones de los nutrientes y sus déficits:

Es realmente común encontrar a pie de calle afirmaciones del estilo “el alimento X es bueno para la vista” o “el alimento Y es bueno para la piel”. Gran parte de esas afirmaciones se sostienen por las enfermedades carenciales.

Llevándolo al ejemplo de la entrada de hoy, es posible que tengamos problemas en nuestro cabello o nuestra piel si tenemos un déficit de algún nutriente, pero eso no implica que si tomamos más de ese nutriente, estando ya sanos, va a mejorar nuestro aspecto.

Un ejemplo es el de los piratas y el escorbuto: si no se toma Vitamina C se sufre un estado de desnutrición que afecta a las encías. Pero eso no quiere decir que consumir más fruta de la cuenta va a fortalecer nuestro dientes.

 

¿Qué nutrientes influyen en la salud capilar?

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) evalúa las declaraciones y los estudios relativos a la relación entre ingestas de nutrientes y estados de salud. Entre las declaraciones autorizadas relativas al cabello sólo se encuentran las siguientes:

La Biotina contribuye al normal mantenimiento del cabello.

El cobre contribuye al normal mantenimiento de la piel y la pigmentación capilar.

El Selenio contribuye al normal mantenimiento del cabello.

El Zinc contribuye al normal mantenimiento del cabello.

Sólo tres minerales y una vitamina están íntimamente ligados con el mantenimiento de un pelo en CONDICIONES NORMALES.

Esto implica que otras declaraciones del estilo “Revitalizante”, “necesario para la salud capilar”, “ayuda al crecimiento capilar”, “incrementa la densidad”, “contribuye al normal crecimiento”, “previene la caída”… todas ellas NO han sido aprobadas.

Esto quiere decir que no podemos enfocar desde el punto de vista nutricional una dieta que “prevenga la caída del cabello” o una dieta “que ayude a que crezca el cabello”. Desde nuestra alimentación podemos influir garantizando la ingesta de Biotina, Cobre, Selenio y Zinc para GARANTIZAR UN NORMAL MANTENIMIENTO.

 

Ingestas recomendadas y fuentes de nutrientes:

Las ingestas recomendadas al día de estos micronutrientes son:

Biotina: 30 microgramos/día (adultos)

Cobre: 700 microgramos/día (adultos)

Selenio: 45 microgramos/día (adultos)

Zinc: 9,5 miligramos/día (hombres) y 7 miligramos/día (mujeres)

Biotina: La Biotina es una vitamina que se encuentra en gran multitud de alimentos con una concentración más que suficiente para suplir su ingesta recomendada, no necesita mención especial.

Cobre: No se necesita una ingesta alta de ningún alimento en especial, muchos alimentos cubren las necesidades de este mineral. Se encuentra en gran cantidad en la carne y en los mariscos, las personas vegetarianas pueden encontrarlo en los cereales, cacao y frutos secos.

Selenio: Tampoco se necesita recurrir a ningún grupo en concreto. El consumo de carne, pescado o huevos es suficiente. Para personas vegetarianas pueden tomar nueces, la mejor fuente de este nutriente.

Zinc: Quizás es el único de estos nutrientes que es más fácil que falte en una dieta por no encontrarse en tanta concentración en los alimentos.

La carne, el marisco, los cereales integrales, el germen de trigo, son buenas fuentes. de este mineral.

 

Conclusión:

Los factores hormonales, fisiológicos y hereditarios determinan en mucha mayor medida nuestra salud capilar, aún así, la nutrición desempeña un papel importante proporcionando los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de la fisiología de la piel y el cabello.

Los nutrientes que se relacionan más con este aspecto son la Biotina, el Cobre, el Selenio y el Zinc. Con una dieta equilibrada se ingieren estos nutrientes en la proporción adecuada, por lo que no es necesario suplementar ni adquirir productos especiales, ya que no nos van a proporcionar ninguna ayuda adicional.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.