dormir-campo


Penelope Coronado

Igual que beber agua o alimentarnos, dormir es una necesidad biológica. Desgraciadamente no siempre dormimos bien, ya sea por ruidos, ansiedad o días con demasiadas horas de trabajo. Baste decir que una prolongada falta de sueño nos podría causar graves problemas de salud. Por eso, hay que tomarse en serio el sueño. Y nada mejor para dormir bien que hacerlo en el campo, cerca de la naturaleza. Dormir en el campo será todo un baño relajante y renovador para nuestro organismo, porque estando lejos del ruido de la ciudad y de todos los quebraderos de cabeza que trae consigo, conseguiremos llegar a un descanso eficaz, tranquilo y placentero.

 

¿Por qué nos beneficia dormir bien?

Dormir bien y descansar las horas que nuestro cuerpo necesita va a reportaros innumerables beneficios. Para empezar, cuando nuestro cerebro descansa plenamente refuerza las conexiones neuronales que forman nuestros recuerdos a través del sueño, y así nuestra memoria mejora al verse recuperada durante el sueño. Necesitamos dormir para pensar claramente, reaccionar rápido y asentar nuestra memoria. De hecho los procesos del cerebro que nos ayudan a aprender y recordar son especialmente activos mientras dormimos. Por eso nuestra mente tiene una imaginación más sana y más creativa cuando estamos descansados. También nuestro corazón se beneficia al dormir bien. Los estudios demuestran que no dormir suficiente o tener una mala calidad de sueño, incrementa el riesgo de hipertensión y enfermedades cardíacas.

Además, dormir bien reduce la depresión, porque el sueño también afecta al estado de ánimo. Durante nuestro sueño, cuando llegamos al punto donde nuestro cuerpo se relaja completamente, segregamos melatonina y serotonina, las hormonas encargadas de neutralizar el estrés de nuestro organismo, bajando nuestra adrenalina y consiguiendo una mayor relajación. Si no dormimos suficiente estaremos más irritables y eso afectará a nuestro comportamiento y relaciones. Incluso nuestro sistema inmunitario depende directamente del descanso para recuperarse y poder luchar de una manera efectiva contra toxinas y gérmenes, y es que durante el descanso se produce la recuperación y la recarga de energía para funcionar bien en su lucha contra las enfermedades.

 

¿Y por qué resulta tan sano dormir en el campo?

No solamente importa la cantidad de tiempo que pasamos durmiendo, también es importante la calidad del sueño. Por eso, dormir cerca de la naturaleza, lejos de la civilización, nos va a ayudar a mejorar nuestro estado vital y las horas de sueño que durmamos. De entrada, estando en un entorno rural vamos a libramos de la contaminación lumínica, atmosférica y acústica propia de la ciudad.
El silencio, el aire puro y el oxígeno natural, van a contribuir considerablemente a que nos relajemos. En concreto, el aire puro, rico en oxígeno, porta partículas vitalizantes que el cuerpo absorbe no solo a través de la respiración, si no también a través de las células de la piel.

Pasar varios días en un entorno al aire libre nos ayudará además a regular nuestro reloj interno, que se ve afectado por la iluminación artificial. Y es que la vida moderna nos mantiene despiertos más tiempo del necesario, y aquí tiene mucho que ver la exposición a la luz artificial. Un buen consejo para quienes quieren mejorar la calidad de su sueño es hacer acampada libre, porque al prescindir de cualquier luz artificial, contribuimos a una sincronización de nuestro reloj interno, lo que nos permite conciliar mejor el sueño por la noche. Y si no podemos dormir al aire libre, nos será muy beneficioso dormir en el campo, donde la contaminación lumínica y acústica es menor.

Procurar ir al encuentro del aire libre cada vez que podamos va a resultarnos muy placentero, incluso para dormir mejor. Porque no hay que olvidar que dormir es imprescindible para una buena salud física y mental.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.