El post de hoy habla sobre el origen de la mantequilla. Porque conocer el origen de las cosas es esencial para entenderlas y porque alejarse del origen de las cosas supone alejarse de lo que es natural.

 

El origen de la mantequilla. Primera parte

Fueron los mongoles los primeros que obtuvieron mantequilla, batiendo la nata en el interior de pieles de animales. Los celtas y los vikingos fueron los encargados de extender la mantequilla en los territorios marcados por su colonización. Griegos y romanos excluyeron este producto de su dieta por ser considerado un producto bárbaro, las consecuencias de ese enfrentamiento siguen siendo palpables a día de hoy.

Desde Normandía hacia todo el norte y centro de Europa y, posteriormente, hacia América, Australia y África, la mantequilla ha sido históricamente un producto de lujo y de gran riqueza nutritiva. Un producto caro al alcance de muy pocos, que conservaba lo mejor de la leche y aportaba buen sabor a todos los platos. Hoy en día las cosas han cambiado: la mantequilla ya no es un artículo de lujo y su valor nutritivo no es necesariamente elevado.

 

El origen de la mantequilla. Segunda parte

Cada día más, muchos somos conscientes de la importancia de lo natural. Al menos en algunos productos. Somos conscientes, por ejemplo, de que unas frutas maduradas al sol de forma natural tienen un aporte nutricional muy superior a otras, cultivadas en otras condiciones y sobretodo recogidas en otras condiciones. Y en cambio nos cuesta más ser conscientes de esa misma realidad cuando el producto que compramos ha perdido la forma que tenía en la naturaleza. Pero el problema sigue siendo exactamente el mismo. Veamos qué ocurre en el caso de la mantequilla:

El origen de la mantequilla es la leche y a su vez la leche proviene de la vaca. Las vacas, por su lado, no son igual de sanas unas que otras y para ellas, igual que para nosotros, la diferencia está en la alimentación. Una vaca bien alimentada produce leche de la mejor calidad y de ella se obtiene una mantequilla rica en vitaminas A, D y E, ácidos grasos omega 3 y ácido linoleico conjugado, entre otros. Y por supuesto contenido en todo tipo de minerales esenciales: calcio, fósforo, sodio, potasio, magnesio, zinc, hierro, flúor, yodo, selenio…

No debemos conformarnos con saber que la mantequilla que compramos está hecha con leche. Porque esa leche tiene un origen y los hay de distintos tipos.

También te puede interesar

3 comentarios

  1. MATEO CAPDEVILA MUR dice:

    ES INCREIBLE NO IMAGINABA QUE UN PRODUCTO TAN ESENCIAL EN NUESTRA COCINA TUVIERA SU ORIGEN EN UN PAIS TAN REMOTO

  2. belinda serrato sarria dice:

    buenisimo gracias

    • Natalia Berger dice:

      :-)

Deja aquí tu comentario

 

Suscribirse sin comentar