Artículos...
Y destacamos...

Muchas veces los papás y mamás necesitamos que alguien se encargue de nuestros hijos porque tenemos trabajo extra, cita con el médico, reunión en el colegio, un evento o simplemente queremos salir con nuestra pareja….

Cuando tus hijos van al cole, verás que comunicarse con el resto de papás es necesario e importante. Y aunque los carteles informativos en la puerta del colegio o el tablón siguen funcionando y sirven de alerta para eventos, cambios de horario y otros menesteres, hoy en día tenemos a nuestra disposición numerosas herramientas tecnológicas que nos simplifican estas tareas, y nos permiten trabajar colaborativamente. El mail o los chats e incluso los grupos privados on line son algunos ejemplos. Os contamos en qué consisten y cuáles son sus ventajas e inconvenientes, para que la comunicación con otros papás y mamás del cole sea más fácil y fluida ¡Tomad nota!

Los hijos nos cambian la vida. Aunque nos resistamos, o aunque no nos demos cuenta, esto es así. También nos cambian la casa. Al principio, durante sus primeros meses de vida, aparecen nuevos habitantes en…

Las legumbres son una excelente fuente de hidratos de carbono, proteínas, fibra, vitaminas y minerales. Solemos tomar alubias, lentejas, garbanzos o guisantes en platos de cuchara pero existen otras opciones que gustarán más a los niños de la casa ¿Y si combinamos las legumbres con arroz o fideos? También podemos cocinar croquetas, falafels y hasta hamburguesas…

Especialmente durante la Navidad, realidad y fantasía se mezclan. Es entonces cuando muchos padres nos preguntamos si debemos o no fomentar en nuestros hijos la creencia en esos seres extraordinarios que trae consigo la Navidad como son los Reyes Magos, Papá Noel o el Tió de Nadal. Al margen de la religiosidad o creencias de cada uno, como padres tenemos que valorar que una parte importante de la infancia se basa en los mundos de fantasía y sus seres extraordinarios.

recetas pescado para peques

El pescado es uno de esos alimentos que, junto con la fruta y la verdura, suele ser motivo de quejas por parte de nuestros hijos. Por lo general cuesta que lo tomen y en muchos casos nos supone a los padres una lucha constante. Pero, el pescado debe estar presente en los menús infantiles, como mínimo, tres veces por semana, y la idea es comer pescados blancos y azules en proporciones similares. Como la realidad no siempre se acerca a las recomendaciones de nutrición, porque muchos niños rechazan el pescado por ser aburrido, porque tiene espinas, o por no tener buen sabor, nos toca a los papás ponernos manos a la obra y buscar soluciones para que este alimento sea mejor aceptado.

A los niños les gusta ver la tele. Y como padres es natural que nos preocupemos por los efectos que pueda tener en nuestros hijos, en su desarrollo emocional e intelectual. Ocurre además que ya no podemos limitarnos a hablar de los efectos de la televisión, porque también están los ordenadores, los móviles, las tablets, los videojuegos, quizás por eso sea más adecuado hablar de tiempos de pantalla para referirnos a esas horas que los niños pasan delante de la pantalla que sea. Y sí, está más que comprobado que estar delante de una pantalla demasiadas horas tiene un efecto negativo en ellos. La tele no es buena para los niños por muchos motivos. Ni es un buen entretenimiento, ni una buena fuente de información, y tampoco es el mejor medio para que aprendan por mucho que ahora se estilen dibujos supuestamente didácticos y educativos. Pero lo queramos o no lo queramos, la televisión es parte de nuestra cultura. Y no vamos a poder evitar que nuestros hijos la vean. Por eso, en este artículo me gustaría hablar de por qué no debemos dejar que nuestros hijos vean mucha tele, porque será responsabilidad nuestra trabajar en reducir la cantidad de horas que pasen viéndola. Y también me gustaría plantear alternativas y opciones, porque hay muchas maneras de ver la tele.

Hacer un presupuesto para el hogar es una de las primeras recomendaciones que hacen los asesores financieros a personas que quieren salir de deudas, ahorrar dinero para la jubilación, comprar una casa o lograr cualquier otro objetivo económico. Hoy queremos acercar esta útil herramienta a todos vosotros ya que sin modificar en exceso los comportamientos, el presupuesto familiar nos permite contar con un dinero que antes se malgastaba sin nosotros saberlo.

Que nuestros hijos quieran lavarse los dientes no es tarea fácil. Pocos niños son colaboradores a la hora de cepillarse los dientes, se harán los remolones, nos pondrán excusas, y cuando son muy pequeños, te darás cuenta de que no puedes forzar el cepillo de dientes en la boca de tu hijo sin hacerle daño, o al menos sin asustarlo. Sobre todo, como padres, mejor no asumir que esta tarea va a ser sencilla de conseguir, y además mucho mejor no esperar la perfección. Pero la higiene dental no es algo que podamos evitar por mucho tiempo. De hecho, cuando tu hijo ya tenga todos los dientes y coma toda clase de alimentos, especialmente los dulces, el cepillado regular será necesario. Os damos algunas ideas y trucos para hacer esta tarea un poco más fácil y placentera.

“Si no te comes las judías verdes vendrá el hombre del saco”. Afortunadamente, mentiras como esta ya no se escuchan entre los papás de hoy en día. Pero mentir sigue siendo un hábito que usualmente utilizan muchos padres. ¿Y por qué los padres mentimos a nuestros hijos? Porque frecuentemente nos enfrentamos a situaciones de las que no sabemos cómo salir o a preguntas comprometidas de los hijos a las que no sabemos cómo responder. Y para salir del paso, nos pasa a nosotros y sobre todo a los abuelos, a veces echamos mano de las mentiras. Pero no hay que mentir a los niños. Siempre va a ser mucho mejor responder con sinceridad, de manera adaptada a la edad y capacidad de comprensión de cada niño. Porque la sinceridad es una virtud que tenemos que practicar continuamente, y para eso es importante decir siempre la verdad delante de nuestros hijos, aunque nos cueste hacerlo.