especias-adolfo-david


No sólo nuestra intuición, sino las propias investigaciones modernas nos ponen nutricionalmente en una pista: la de aprovechar la sabiduría tradicional en lo que a alimentos se refiere. Un grupo de esos alimentos cuyo uso se remonta casi tan atrás como el que podemos históricamente rastrear es el de las especias. Todos habremos oído, a propósito del descubrimiento de América, que el objetivo de Colón era llegar a las Indias, tierra pródiga en especias. En efecto, éstas eran tan preciadas que en algunas épocas y lugares algunas de ellas podían servir de moneda de cambio.

Las especias, así, fueron tradicionalmente asociadas a la prosperidad. Y no hay prosperidad que valga sin salud. Centrémonos por esta vez en tres que me resultan particularmente valiosas.

 

– Canela

La canela es casi un imprescindible en el control del metabolismo. Y si te parece afirmación exagerada, déjame demostrártelo.

El Departamento de Agricultura de EEUU en Beltsville, Maryland, posee uno de los mayores centros de investigación de todo el mundo sobre el vínculo entre la nutrición y las enfermedades. Cuando sus científicos condujeron un estudio con pastel de manzana quedaron sorprendidos de que los niveles de azúcar de los voluntarios que lo consumían no se elevaba como era esperado para un producto hecho con harina y azúcar. Finalmente determinaron que era la canela de aquel pastel la responsable de mantener bajo control los niveles de glucosa (recordemos lo importante que es controlar los niveles de glucosa para un envejecimiento no acelerado).

Posteriormente llegaron a la conclusión de que este efecto era debido a un compuesto -del tipo polifenol- de la canela, que también puede hallarse en las uvas, frutas del bosque, cacao o té verde. Parece que dichos efectos se explican de dos modos. Primero, estos compuestos favorecen que las células reconozcan la insulina (y evita que el páncreas segregue más y más, como sucede en la diabetes). En segundo lugar, mejoran la comunicación de la insulina en el tejido muscular.

Uno de los investigadores de aquel equipo del Departamento de Agricultura de EEUU, Alam Khan, realizó un ensayo controlado con 60 pacientes diabéticos y canela. Y se logró reducir la insulina tras una comida de un 25% a un 30%. Y lograr la insulina tras una comida de un 23% a un 30%. Todo hay que decirlo, lo curioso es que la mejor respuesta se obtuvo en personas que consumían pequeñas dosis de canela más que en personas que consumían mucha más canela pero de manera irregular.

Cuando el Departamento de Agricultura de EEUU testó 49 hierbas, especias y plantas para mejorar el metabolismo de la insulina, la canela fue el número uno. A continuación se situaron la cúrcuma, el fenogreco, el clavo o el laurel.

 

– Cúrcuma

Por desgracia, la cúrcuma no es todo lo conocida hoy en día que se merece. En India ha sido tradicionalmente empleada como desinfectante y tratamiento contra la laringitis, bronquitis y diabetes y es, por cierto, esa especia amarilla tan característica de la comida de aquel país. ¿Quieres saber por qué la India es el país con menos Alzheimer del mundo? La causa no está del todo clara, pero la cúrcuma -siendo un alimento nacional- tiene muchas papeletas. Y si no, veamos sus usos más demostrados.

Los beneficios de la cúrcuma son tan diversos que afectan virtualmente a todo órgano del cuerpo. No es accidental que el Instituto Nacional de Salud de EEUU haya financiado numerosos estudios para investigar la cúrcuma, los cuales incluyen aplicaciones para tratamiento de fibrosis quística, el control de enfermedades autoinmunes o varios ensayos de quimioprevención del cáncer. Mientras tanto, las compañías farmacéuticas están trabajando para derivar moléculas patentables a partir de la cúrcuma, trabajo que creen que resultará en nuevos medicamentos contra el cáncer.

Entre otras actividades, la cúrcuma ha demostrado capacidades antiinflamatorias, antibacterianas, fungicidas, antivirales y antioxidantes. Es una gran promesa en la lucha contra la fibrosis quística, a lo que hay que añadir sus usos frente a problemas degenerativos como Alzheimer y Parkinson. Igualmente se cree que la cúrcuma ofrece protección frente a las cataratas y ayuda en los tratamientos de la esclerosis múltiple. Respecto a la piel, la cúrcuma se proyecta como tratamiento para problemas como la psoriasis, así como en la curación de heridas.

Hay que tener en cuenta que el curry combina el jengibre con la cúrcuma. En general, deberíamos hacer un uso habitual y liberal de especias variadas y múltiples.

 

– Jengibre

El jengibre es una especia nativa del sudeste asiático y su nombre proviene del Sánscrito, donde significa “con forma de cuerno”, aludiendo al aspecto de la raíz de jengibre. Esta especia ha sido empleada durante milenios y fue ya mencionada en escritos de la antigua India y Oriente Medio. Incluso los romanos la apreciaban e importaban de China a pesar de su elevado coste. Hoy el jengibre de cultiva en Jamaica, Fiji, India o Indonesia sobre todo.

Su fama histórica se la ganó por sus amplias aplicaciones médicas, ya que se ha celebrado durante generaciones su poder para calmar problemas gastroinestinales, reducir gases y náuseas. Tan efectiva parece ser que hay estudios que han encontrado que el jengibre es más efectivo para reducir náuseas que fármacos que se emplean con estos propósitos. Así que el jengibre puede ser un importante aliado para embarazadas y sus náuseas y vómitos.

El poder antiinflamatorio del jengibre ha quedado demostrado en estudios que confirmaron su capacidad para mejorar movilidad en personas con artritis reumatoide y osteoartritis. El jengibre, además, puede inhibir el crecimiento de las células cancerígenas en el colon y ayuda a acelerar la recuperación de resfriados al aumentar la detoxificación a través del sudor.

Antiguamente estas especias eran preciados objetos gracias tanto a su sabor como a sus veneradas propiedades. Por suerte, hoy podemos todos acceder fácilmente en nuestros supermercados a estos tan codiciados y valiosos tesoros para nuestra salud. Si en tu casa entran las especias, harás tu vida mucho más saludable.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.