especias-cocina


En este mes de las especias hemos hablado de la historia de las especias, de las especias y la salud y de cómo conservarlas, ordenarlas y usarlas, además de presentar algunas recetas, como estas pizzanesas de pollo. Ha llegado el momento de hacer un pequeño repaso por las especias más populares y su uso en repostería.

Anís: Por sus propiedades medicinales, las semillas de anís se han usado durante siglos en infusiones y tisanas. También se emplea en gastronomía para aderezar platos de carne y para postres.

Anís estrellado: Su sabor es algo más picante que el anís verde. En la gastronomía oriental se usa para platos con pato y para preparar el “polvo de 5 especias”. También se puede usar para infusiones e incluso en el café.

Azafrán: Es la especia más cara del mundo, pues son necesarias cerca de 200.000 estigmas recolectadas a mano, secadas y tostadas para conseguir un kg de azafrán. Sin embargo unas pocas hebras de azafrán son suficientes para dar un intenso sabor al plato, así como un color amarillo anaranjado. Es habitual usarlo en arroces, como la paella, aunque también sopas de pescado y guisos de carne.

Canela: Un ingrediente esencial en nuestra repostería: mantecados, torrijas, compotas, alfajores, arroz con leche, compotas… Aunque también puede emplearse en platos salados, como arroces o carnes. En centroeuropa se emplea para elaborar las clásicas bebidas calientes, como el vino caliente o la cerveza caliente.

Cardamomo: De sabor dulce y picante y aroma muy característico, se emplea mucho en la cocina india. Por su intenso sabor y aroma y por sus propiedades medicinales, esta especia es una de la más valoradas. En algunas culturas árabes servir café con cardamomo es símbolo de hospitalidad.

Chile en polvo: Esta mezcla de chiles deshidratados, comino, orégano, ajo, cilantro y clavo, se vende molida y su sabor es picante, típico de la cocina tex mex. Se usa, con moderación, como condimentos en platos de arroz, sopas, estofados, barbacoas o guacamole.

Clavo: Se usa entero para estofados, caldos y salsas y en polvo para repostería. Combina especialmente bien con la manzana.

Comino: Ya los egipcios lo utilizaban, no sólo para condimentar sus platos, sino también como medicamento. Hoy en día, esta hierba aromática propia de tierras mediterráneas sigue siendo utilizada sobre todo en la cocina árabe y mediterránea. Su sabor resulta excelente como condimento de ensaladas, y además da un característico toque de aroma y sabor a diferentes platos de legumbre, verdura, carne, pescado e incluso quesos, licores y repostería.

Cúrcuma: Es un polvo de color anaranjado amarillento intensamente aromático y con un sabor amargo e intenso; es el que proporciona a la mostaza tipo americana su color.

Curry: Lo que llamamos curry no es una especia, sino una combinación de varias, reducidas a polvo y mezcladas. Las preparaciones de curry abarcan arroces, carnes, pescados y huevos. Se utiliza sobre todo en la cocina india.

Nuez moscada: Este fruto desecado de intenso aroma da el toque especial a purés, cremas y salsas. También se emplea en platos dulces, como natillas, pasteles o bizcochos. Es esencial para la salsa bechamel y ¡una curiosidad! forma parte de la receta de Coca Cola.

Pimienta: Blanca, negra, verde o rosa, potencia los sabores y los combina con su sutil aroma en todo tipo de platos, tanto dulces como salados.

Pimentón: El pimentón dulce procede del pimiento rojo desecado y molido y se emplea sobre todo para platos de arroz, patatas, guisos y salsas. El pimentón picante está hecho de pimientos picantes secos y molidos, se usa de forma similar pero en menor cantidad. Cuando se incorpora a un sofrito para añadir a un guiso debe de hacerse en el último momento y regar enseguida con un líquido, pues si se fríe tiende a ponerse amargo.

Vainilla: Es esencial en repostería, aunque su elegante aroma puede dar un toque especial a preparaciones saladas también.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.