La-laguna-negra


Ni te la imaginas, así dice el slogan que emplea su patronato de turismo para referirse a la historia, geografía, parajes naturales y cultura de esta provincia. Y es cierto, Soria es una provincia cuya belleza, especialmente la natural, nos deja perplejos. Así le ocurrió a Antonio Machado, el poeta andaluz se enamoró de estas tierras, de su horizonte donde los amarillos del trigo o del girasol se mezclan con el intenso azul del cielo. Pero existe también la Soria verde, y entre las posibilidades que nos ofrece esta provincia no podemos dejar de visitar La Laguna Negra, considerada como uno de los lugares más bellos y espectaculares de toda España. Una laguna que, por cierto, Machado convirtió en poesía a través de su obra La tierra de Alvargonzález, una terrible y fascinante historia de ambición y muerte, llena de leyendas, que finaliza en las aguas transparentes y mudas de esta laguna.

 

La Laguna Negra - Fotos cedidas por la Diputación Provincial de Soria.

La Laguna Negra – Fotos cedidas por la Diputación Provincial de Soria.

Envuelta en leyendas, esta oscura, fascinante y enigmática laguna, forma unos de los parajes más bellos de la provincia soriana. Encajada a unos 2.000 metros de altura, la laguna emerge entre impresionantes muros de granito y está rodeada de un paisaje montañoso plagado de bosques de robledales, de pinos silvestres, de hayedos, de sabinares y de una rica diversidad de flora y fauna. Con una extensión de 4.617 hectáreas, el entorno de la Laguna Negra es el resultado de la acción glaciar que ha contribuido a lo largo de millones de años a esculpir un paisaje único e irrepetible, compuesto por varias lagunas de origen glaciar, entre las que destacan además de la Laguna Negra, la Laguna Larga o la Laguna Helada. Sin duda un lugar mágico que merece la pena visitar si hacemos una escapada por esta provincia.

Cómo llegar

La mejor forma de llegar es partiendo de Soria capital, que se encuentra a unos 50 kilómetros de la Laguna Negra. Cogeremos la N-234 dirección Burgos, hasta la localidad de Cidones, y una vez allí, tomaremos el desvío en dirección a Vinuesa. Es cerca de esta localidad donde veremos los letreros que nos indicarán el modo exacto de acceder a la Laguna Negra, mientras recorremos entre pinos silvestres el Valle del Revinuesa.
Podremos acceder con coche hasta la Laguna Negra, salvo en los meses de verano o en días festivos, ya que al haber mayor afluencia de visitantes, se prohibe el acceso de vehículos particulares. En este caso, los dos últimos kilómetros hasta llegar a la Laguna Negra podremos hacerlos andando o en un autobús preparado para subir y bajar a los visitantes.

 

Las lagunas, los Picos de Urbión y sus pueblos

Urbión - Fotos cedidas por la Diputación Provincial de Soria.

Urbión – Fotos cedidas por la Diputación Provincial de Soria.

La Laguna Negra se encuentra en un impresionante circo glaciar, en la sierra de los Picos de Urbión. Concretamente el Pico Urbión, con 2.229 metros de altitud, es la máxima altura del parque. La Negra es sólo una de las tres lagunas de origen glaciar, que forman el conjunto lagunar sobre las faldas del Urbión entre los municipios de Vinuesa y Covaleda. Las otras dos lagunas, la Larga y la Helada, se encuentran casi juntas, a mayor altitud. La razón de sus oscuras aguas se debe al reflejo sobre la superficie de las enormes rocas que la rodean.

 

Fotos cedidas por la Diputación Provincial de Soria.

Fotos cedidas por la Diputación Provincial de Soria.

La vegetación de la zona posee diferentes especies de árboles, entre ellas el haya, el roble albar, el abedul, el álamo temblón o el pino albar, que es el rey del territorio y forma grandes bosques llegando con sus raíces hasta la misma orilla de la laguna. En la laguna abundan la trucha y el barbo, y en las inmediaciones habitan animales como corzos y jabalíes, ciervos y zorros, reptiles, roedores, e incluso algún lobo. Y son las águilas y los buitres leonados quienes anidan en el acantilado rocoso.

La Laguna Negra se encuentra en el término municipal de Vinuesa, al norte de la provincia de Soria. Este pueblo fue asentamiento celtíbero y posteriormente romano. Merece la pena acercarnos a visitarlo ya que conserva lugares de interés histórico, cultural y turístico, y conserva intacto todo su patrimonio arquitectónico de casas solariegas y palacios de piedra. Su principal atractivo es pasear por sus calles empedradas y descubrir sus palacios y casonas con fachadas blasonadas, cornisas y balconadas de madera. Destacan la plazuela del Rollo, la casa de los Ramos, los palacios de Vilueña y el del Arzobispo de Palermo del siglo XVII o el templo de Nuestra Señora del Pino, una iglesia gótico-renacentista con un bello retablo.

Las rutas

Visitar el entorno de la Laguna Negra nos va dar además diversas opciones de recorridos y rutas por la zona. Desde conocer los pueblos de los alrededores, como el ya mencionado de Vinuesa, a adentrarnos en la laguna y su sierra. El recorrido, calificado de dificultad media, es por sendas y senderos señalizados con carteles indicadores, balizas e hitos. La ruta comienza en el mismo borde de la Laguna Negra y nos lleva hasta el pico de Urbión, y por él podremos atravesar un magnífico paisaje dominado por las grandes extensiones de pino albar y por los circos y lagunas glaciares. Otras opciones, además del senderismo, son practicar esquí en la estación de Santa Inés, en época de invierno, e incluso disfrutar de la relajante actividad micológica, yendo en busca de setas autóctonas, y así conocer más en profundidad la flora del lugar.

 

Uxama - Fotos cedidas por la Diputación Provincial de Soria.

Uxama – Fotos cedidas por la Diputación Provincial de Soria.

Gastronomía soriana

Disfrutar de la gastronomía y de los productos tradicionales de la zona es otra razón más para descubrir este bello rincón natural. Destacan la mantequilla de Soria, que tiene la particularidad de añadírsele azúcar durante el proceso de elaboración, los torreznos o torrenillos, que son tiras de panceta adobada y frita de una manera especial para conseguir una corteza lo más crujiente posible. Están los platos rurales y elaborados con productos naturales como las migas pastoriles, hechas a base de pan troceado y rehogado junto con pimentón, manteca y ajo, o la caldereta, compuesta de cordero, cebolla, ajo y tomate cocinados a fuego lento, tradicionalmente en caldera de bronce y en fuego de leña.

Son también materia prima fundamental e indiscutible de la gastronomía soriana las setas, en muchas de sus variedades y especies como boletus, níscalos, champiñones o setas de cardo. Además de los productos de caza, como jabalíes, corzos, ciervos, palomas, perdices, que han pasado a formar parte de platos tradicionales. También los embutidos sorianos, como chorizos, salchichones, jamones, lomos adobados, morcillas y otros derivados del cerdo, que se ven beneficiados en su curación por el clima frío y seco de esta provincia. Y por supuesto, la repostería, como las pasta de las monjas clarisas de santo Domingo, los huesos de santo, las torrijas o los roscones de Reyes. Sin olvidarnos de sus vinos, bajo la Denominación de Origen Ribera del Duero, son los acompañantes ideales para cualquiera de los platos o productos sorianos.

 

Panorámica de la Laguna Negra - Fotos cedidas por la Diputación Provincial de Soria.

Panorámica de la Laguna Negra – Fotos cedidas por la Diputación Provincial de Soria.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.