Skip to content

Albóndigas caseras con queso semicurado

Albondigas caseras

¡Ya estamos aquí! El mes de la cocina tradicional no podía terminar sin unas estupendas albóndigas, jugosas, con su salsita… Esta vez he decidido añadirles un toque original, pero también muy nuestro, unas lonchas de queso semi curado. El resultado es buenísimo, y os recomiendo que no falte una buena hogaza de pan junto al plato, porque la salsita es fantástica.

Es verdad que, teniendo en cuenta que vivimos con muy poco tiempo libre, pasarnos media tarde formando albóndigas puede que no sea nuestro plan favorito, por mucho que nos guste cocinar y que nos encanten las albóndigas caseras.

Pero como en todas las recetas existen algunos trucos que nos hacen la vida mucho más fácil y que nos ahorran mucho tiempo en la preparación de albóndigas. Además, también existen algunos utensilios que te facilitan la tarea.

Esta vez he decidido añadirles un toque original, pero también muy nuestro, unas lonchas de queso semi curado. El resultado es buenísimo, y os recomiendo que no falte una buena hogaza de pan junto al plato, porque la salsita es fantástica.

Ingredientes para 4-5 personas

  • 500 gr. de carne picada de ternera
  • 1 paquete de queso semicurado de Arla
  • 100 gr. de bacon en tiritas
  • 100 gr. de harina
  • 1/2 cebolla
  • La miga de dos rebanadas de pan
  • 1/2 vaso de leche
  • 1/2 vaso de aceite de oliva
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de caldo de verduras
  • 1 huevo
  • 1 puñado de perejil picado
  • 1 puñado de ajo picado
  • 1 puñado de sal
  • 1 puñado de nuez moscada

¿Cómo hacer albóndigas caseras?

En primer lugar, ponemos en un cuenco el huevo y las especias y sobre ellas agregamos las migas de pan (previamente impregnadas en la leche), la carne, las tiras de bacon y las lonchas de queso desmenuzadas. Mezclamos bien hasta que se forma una masa compacta.

albondigas01

A continuación, formamos las albóndigas (el tamaño va en gustos, pero mejor que no sean excesivamente grandes para que no se queden crudas en el interior) y las pasamos por harina.

Calentamos el aceite en una cazuela, y cuando comience a humear incorporamos las albóndigas. Las dejamos que se tuesten por una de las caras y les damos la vuelta para que se doren uniformemente. Las retiramos, colamos el aceite y añadimos la cebolla picada.

albondigas caseras

Como a los tres minutos, volvemos a poner las albóndigas, dejamos que se frían juntas un par de minutos más, y añadimos el vino. Cuando se haya evaporado el alcohol (más o menos a los cinco minutos a fuego fuerte) podremos añadir el caldo de verduras.

albondigas

Lo dejamos a fuego medio unos 10 minutos más (15 a fuego lento) y ya tendremos las albóndigas listas para llevar a la mesa, con una salsa cremosa y llena de sabor.

Espero que os guste, ¡es una receta de 10!

albóndigas receta

Trucos para formar albóndigas

  • Quizás te preguntes con qué puedes juntar las albóndigas para que no se nos deshaga al prepararlas, por lo que una consistencia que consiga juntarla, requiere de la grasa y la humedad de la yema de huevo. Otra opción que podemos utilizar es la combinación de pan (sin gluten en caso de que seas celiaco) en leche o caldo, muy importante para una buena albóndiga. La miga de pan mojada en leche es un ingrediente fundamental para conseguir una albóndiga perfecta, ya que el lácteo ablanda la carne y la miga da textura. Puedes sustituir la leche si lo prefieres por un caldo, tanto de carne como de pescado, pero mi primera opción es mojar el pan en leche. Cuando utilizamos harina o pan rallado sólo (muchos de vosotros, que lo se por vuestros mails la empleáis), la albóndiga tenderá a quedar dura y seca como una piedra, así que no es una gran idea.
  • Debemos tener en cuenta que nuestra masa de las albóndigas quedará más suave, mientras menos lo amasemos, preferiblemente debemos usar una buena espátula para unir en el bol cuando juntemos todos los ingredientes. Esta técnica colabora a que la grasa se mantenga dentro de las albóndigas y también causa que las proteínas de las carnes se unan mejor, evitando que las albóndigas se resquebrajen en el momento de freírlas. Para hacer las bolitas lo mejor es darle forma con las manos, si con las manos, nada de emplear cucharas como en las croquetas. La mezcla que obtengamos debe ser mas húmeda que seca. Recuerda que si la masa con la que partimos es demasiado seca, con la cocción se secará aún más.
  • Si nos preguntamos cómo debería ser el rebozado de nuestras albóndigas, para la mayoría de ellas es recomendable un rebozado ligero sólo con harina o almidón de maíz si eres celiaco para ayudar a que conserven su forma. El rebozado sirve como apelmazante y nos proporciona una cierta elasticidad a la masa gracias al gluten que contiene, aunque he probado con algunas harinas como la de maíz, garbanzos o soja y el resultado también es óptimo.
  • Una albóndiga sin un poco de alegría y nuestro toque personal no es una albóndiga, para ello es imprescindible aportar más sabores con nuestras amigas las especias. Las más utilizadas suelen ser darle un toque de ajo, sal, pimienta negra o blanca. Con esto tendríamos suficiente, pero podemos añadirle también tomillo, perejil, romero y orégano. Por supuesto puedes utilizar las que quieras, siempre que queden bien con el resto de ingredientes. También puedes añadir especias al caldo de cocción o guiso en el que vayas a poner las albóndigas independientemente de si le has puesto especias a éstas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Quizás te interese
tarta de queso sin gluten
Tartas de queso

Tarta de queso sin gluten

Ya no tienes que renunciar a tu postre favorito si eres intolerante al gluten. Te traemos esta receta de tarta de queso sin gluten para que te des un capricho y te enamores de uno de los postres más famosos.

Ensalada mediterránea
Ensaladas, legumbres y verduras

Ensalada Griega con queso Apetina

Esta ensalada mediterránea sabe a verano. A comidas al aire libre cerca de la playita o la piscina. ¡Es facilísima de preparar! Para el aliño, contaremos con yogur, hierbabuena, aceite de oliva, vinagre y pimiento. Nuestro ingrediente estrella serán los daditos de queso Apetina, que aportarán sabor y frescura a este entrante. Leer receta »