Skip to content

alcachofas al horno

alcachofas al horno

Las alcachofas al horno siempre son una deliciosa opción a la hora de cocinar, y de hecho hay bastantes variantes de esta receta, ya que admiten casi cualquier relleno que se te ocurra. Además, resultan una excelente forma de hacer que aquellos que son reacios a comer algo tan importante y beneficioso como las verduras las consuman. También puedes usarlas como guarnición o aperitivo.

En esta ocasión vamos a ver una forma que, aparte de rápida y sencilla, es también una de las más sabrosas y saciantes: “Alcachofas al horno con queso”.

Además, al cocinar las alcachofas al horno consigues aprovechar también sus hojas, pues de esta forma quedan muy jugosas. Cuando se hacen de otras maneras, en cambio, hay que desecharlas, teniendo que quedarnos apenas con el corazón.

Vamos ya con los ingredientes, en los que, evidentemente, la alcachofa tiene un gran protagonismo. Esta verdura, además de ser muy versátil a la hora de ser cocinada, es perfecta para cualquier dieta, se digiere muy fácilmente (por lo que puedes comerla perfectamente tanto como comida o como cena) y tiene una gran cantidad de propiedades y beneficios.

  • 150 gramos de queso gratinado Arla.
  • 100 gramos de jamón ibérico.
  • 12 alcachofas.
  • Un par de huevos de codorniz.
  • Una cebolla.
  • Un pimiento verde.
  • dientes de ajo.
  • 1 patata grande.
  • tomates.
  • Un limón.
  • Medio vaso de guisantes.
  • cucharadas de harina.
  • Laurel (una hoja).
  • Guindilla cayena.

¿A cuántos grados se hace al horno la alcachofa?

Es innegable que cocinar las alcachofas al horno tiene grandes ventajas como la de que el aparato se encarga de gran parte del proceso, permitiéndote hacer otras cosas mientras él “trabaja”. Además, el resultado es delicioso y aprovechas gran parte de esta verdura.

En cuanto a los grados recomendados, generalmente basta con ponerlas a 180º durante aproximadamente 20 minutos. Aunque los grados y el tiempo pueden variar según el tipo de receta (se especificaría en la misma), estos son los habituales.

alcachofas

Cómo hacer las alcachofas al horno

  1. Pica una cebolla y rehógala junto a los ajos, la guindilla cayena y la hoja de laurel. Agrega después el pimiento verde (primero), los tomates (troceados y pelados), el jamón (cortado en dados pequeños). Deja que todo se rehogue durante unos minutos.
  2. Ahora, echa un poco de agua en una cacerola y disuelve en ella dos cucharadas de harina y el jugo de un limón. Agrega también un poco de sal.
  3. Limpia las alcachofas y vete echándolas en la cacerola con agua. Cuécelas hasta que estén tiernas.
  4. Una vez que las alcachofas estén cocidas y tiernas, quítales el tallo y vete agregándolas al sofrito.
  5. Vamos a ponernos con la patata: pélala, lávala, sécala, córtala en daditos y agrégala también al sofrito.
  6. Cubre todo con agua y añade los guisantes y salpimenta. Deja que cueza, a fuego alto, hasta que veas que la gran parte del líquido se evapora.
  7. Engrasa una fuente apta para horno y coloca en ella las alcachofas. Casca un huevo de codorniz dentro de cada una de ellas, salpimenta un poco y échales el queso por encima.
  8. Una vez hecho esto, mete la fuente con las alcachofas al horno a 180º y deja que se hagan durante un cuarto de hora aproximadamente.

Y ya está: ya tienes tus deliciosas alcachofas al horno con queso. Emplata junto con el sofrito. La combinación es deliciosa.

Otra variante de alcachofas al horno: con jamón

Como te hemos dicho anteriormente, las opciones culinarias que ofrecen las alcachofas son muchas. Vamos a hacer alcachofas al horno con jamón, otra alternativa realmente saludable a la vez que sabrosa. En unos 30 minutos las tienes, así que son perfectas para cuando no tienes mucho tiempo (o ganas) de cocinar. Vamos allá.

Ingredientes de las alcachofas al horno con jamón

  • Cantidades para 4 comensales:
  • 200 gramos de tacos de jamón.
  • Un trozo de cebolla (ingrediente opcional).
  • 11 alcachofas.
  • 100 gramos de tacos de bacón (ingrediente opcional).
  • Una pizca de ajo en polvo.
  • Un poco de pimienta negra molida.
  • Un chorro de aceite de oliva.
  • Una pizca de orégano picado.
  • 1 limón.

Elaboración de las alcachofas al horno con jamón

  1. Empezaremos limpiando las alcachofas. Para ello, quita las hojas exteriores y corta los extremos. Quita solo las hojas que estén en mal estado, ya que uno de los objetivos de esta forma de preparar las alcachofas es aprovechar lo máximo posible de esta verdura. En cuanto a cortar el extremo superior, queda a tu elección.
  2. Abre un poco las alcachofas. Así, todos los condimentos que le agregues después entrarán mejor, facilitándose su cocinado. Hay un truco para hacer más sencillo este proceso: ponlas al revés sobre la mesa; o sea, con la parte del tallo hacia arriba. Presiona con la palma de tu mano hacia abajo. Seguidamente, les das la vuelta y terminas de abrirlas con las manos.
  3. Pon ahora las alcachofas en una bandeja apta para horno y precalienta este a 180ºC con calor arriba y abajo. Para hacerla así, no es necesario cocer las alcachofas, pero también puedes hacerlo (antes) si así lo prefieres. No obstante, no es lo más aconsejable, pues sin cocerlas, entrarán mucho mejor los condimentos que les agregaremos después.
  4. Después de hornear las alcachofas, distribuye los tacos de jamón sobre cada una de ellas y también la cebolla (picada) y los tacos de bacón, si es que has decidido utilizarlos (recuerda que son ingredientes opcionales). Si lo prefieres, también puedes cambiar el jamón ibérico por jamón de york.
  5. Espolvorea sobre ellas la pimienta, el orégano y el ajo (las cantidades quedan a tu criterio). También tienes la opción de añadir otras especias que te gusten. Seguidamente, echa un abundante chorro de aceite de oliva sobre las alcachofas.
  6. Ahora corta el limón en cuatro trozos, exprime su jugo encima de las alcachofas y pon también los pedazos en la bandeja. Este último paso le dará un magnífico toque a tus alcachofas al horno con jamón, pero también puedes saltártelo y dejar el limón sin exprimir junto al plato para que quien las vaya a comer elija si echarlo o no.
alcachofas al horno

Receta de crema y caldo de alcachofas

Como ya hemos dicho anteriormente, la alcachofa está llena de posibilidades a la hora de ser cocinada. Una muy diferente a las dos recetas que te hemos dado anteriormente es la crema de alcachofas. Resulta ideal para untar cualquier tipo de aperitivo o como plato ligero y sano, perfecto para refrescarte en épocas de calor (y por supuesto para consumirse en cualquier estación del año). Con unas tostas o picatostes, todavía mejor.

Vamos a ver cómo preparar esta crema que, además de ser muy suave, tiene grandes propiedades diuréticas y depurativas muy beneficiosas para tu organismo. También puedes convertir esta crema en un caldo con solo un par de pasos más. Si no te interesa, basta con que pares en el punto en que se termina de hacer la crema. El puerro y la cebolla que forman parte de esta receta incluso potencian más sus beneficios.

crema de alcachofas

Ingredientes para la crema de alcachofas

  • alcachofas
  • ¾ de litro de carne de verdura (solo si vas a hacer el caldo de alcachofas).
  • Una cebolla.
  • Un puerro.
  • Perejil fresco.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva.

Elaboración de la crema (o caldo) de alcachofas

  1. Pela y corta la cebolla en juliana. Pon un poco de aceite en una sartén, agrégala y póchala a fuego lento. Ahora haz lo mismo con el puerro, al que también es preciso que le cortes las partes verdes y lo cortes en rodajas.
  2. Agrega el puerro a la cebolla y la sal. Mientras te pones con las alcachofas, deja que vayan poniéndose tiernos.
  3. Limpia las alcachofas quitando las hojas más duras y dejando así el corazón al descubierto. Si algunas partes quedan más duras, no te preocupes; eso no afectará en nada, pues hay que pocharlas y triturarlas.
  4. Corta las alcachofas en cuartos del mismo tamaño. Cuando veas que el puerro y la cebolla ya están tiernos, añádeles las alcachofas. Saltéalas para que queden totalmente tiernas. Hazlo sin prisa; es más, si puedes, deja que se hagan a fuego lento. El resultado merecerá la pena.
  5. Pon la cebolla, las alcachofas y el puerro en el vaso de la batidora y tritúralo todo hasta que veas que queda una crema. Si solo quieres hacer la crema, llegamos hasta aquí. Si no, continuamos.
  6. Pon el caldo en el fuego (puede ser comprado o hecho por ti). Cuando veas que está empezando a hervir, añade muy cuidadosamente la crema de alcachofas que has preparado.
  7. Deja que todo se vaya diluyendo hasta que se haya logrado un caldo uniforme. Ya verás que el resultado es todavía más sabroso que el otros, pues cuenta la ventaja de incluir esta verdura triturada.

Además, tienes la ventaja de que puedes tener caldo para varios días sacándolo a medida que lo vayas necesitando. Aguanta perfectamente en la nevera o en el congelador.

crema de alcachofas

Otras verduras al horno

Además de las alcachofas, hay otras muchas verduras que quedan deliciosas hechas al horno. Por ejemplo, los calabacines al horno; la fusión de la salsa boloñesa con los calabacines, el queso, los tomates, la zanahoria y el resto de ingredientes es realmente exquisita.

Receta de verduras al horno

Si no te decides por ninguna verdura en particular, hay una forma de cocinar un buen ramillete de ellas juntas para comer tal cual o para acompañar a cualquier plato de carne o pescado. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo.

verduras al horno

Ingredientes de las verduras al horno

Las verduras que se incluyen son orientativas. Puedes cambiarlas perfectamente por las que prefieras. Lo cierto es que este es uno de esos platos que te permiten aprovecharlas, pues es muy flexible con sus ingredientes.

Esta es una excelente forma de consumir verduras. Algo que es tan necesario y a lo que a veces no le prestamos la suficiente atención, “entreteniéndonos” con otro tipo de comida menos saludable.

  • Un calabacín.
  • Un kilo de patatas.
  • cebollas.
  • Una berenjena.
  • tomates maduros.
  • pimientos rojos de asar (también puedes combinar uno rojo con otro verde).
  • Unas hojas de perejil y de menta.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Queso parmesano rallado para gratinar (ingrediente opcional).
  • Pimienta.

Elaboración de las verduras al horno

  1. Pela las cebollas y las patatas. No hace falta que lo hagas con el resto de verduras, pues las cocinaremos con piel. Eso sí, esas lávalas a conciencia.
  2. Corta las cebollas, los pimientos, las patatas, la berenjena y el calabacín en rodajas de medio centímetro de grosor aproximadamente.
  3. Ahora, mezcla en un recipiente estas rodajas que acabas de cortar con los tomates (cortados en dados), el perejil y la menta picados, la pimienta y la sal. Remueve para que todos estos ingredientes se mezclen adecuadamente.
  4. Prepara una bandeja apta para horno y úntala con un poco de aceite. Coloca allí las verduras en capas y añade un vaso de agua para cubrirlo todo. Echa también más aceite de oliva y el queso parmesano (ingrediente opcional).
  5. Ahora hornea a 160ºC durante una hora aproximadamente o hasta que consideres que las verduras están lo suficientemente tiernas.
  6. Cuando lo estén, sácalas del horno y dejan que se templen un poco.

Ya está. Como verás, el prepararlo todo no te llevará más de un cuarto de hora. Del resto se encarga el horno, permitiéndote aprovechar el tiempo en otras cosas. Puedes servirla a modo de primer plato (una opción ligera y saludable) o como guarnición para una gran cantidad de alimentos.

Esperamos haberte dado algunas buenas ideas a la hora de cocinar tus verduras y también ayudarte conocer un poco más lo beneficiosa y útil que puede resultar la alcachofa a la hora de ser consumida y cocinada.          

Las posibilidades son múltiples: asada, frita, rellena, como guarnición, triturada, en tortilla, cocida al vapor, salteada o hasta en caldo (o crema), resulta igualmente deliciosa y beneficiosa para tu salud.

Asimismo, entre la gran cantidad de recetas de las que forma parte, hay de todo tipo: desde las más elaboradas hasta las que pueden hacerse rápidamente. Así que no hay “excusa” que valga para no consumirlas.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Quizás te interese
Tarta de queso y limón
Postres

Tarta de queso y limón

¿Os apetece combinar una tarta de queso con limón? Os proponemos este postre de Naturarla con un toque cítrico y textura cremosa. Os enseñaremos también a preparar lemon curd o crema inglesa para la cobertura. Y os recomendaremos otras recetas de tartas de queso.

Calabacines al horno
Carnes

Calabacines al horno

Vamos a preparar unos calabacines al horno con salsa boloñesa. Combinaremos la carne picada con cebolla, zanahoria, tomates y Havarti en lonchas para el relleno. El queso aportará cremosidad a este plato gratinado, ¡ no te pierdas esta vídeo receta de Mario Sandoval!