Skip to content

El apio: propiedades y beneficios

Apio

El apio (apium graveolens) es una versión suave de la planta original eurasiática, más amarga y de tallos más finos. Pertenece a la familia de las Umbelíferas, también denominadas Apiáceas. Existen diferentes variedades con sus matices pero todas ellas tienen un sabor distintivo y sutil debido a unos compuestos llamados “ftaluros”. En este post hablamos de sus propiedades y beneficios y te damos ideas de algunas recetas en las que puedes incluirlo. ¡Adelante!

Datos interesantes sobre el apio

Esta hortaliza, tal cual la conocemos hoy en día, se seleccionó en Italia y hasta bien entrado el siglo XIX fue considerada toda una exquisitez. La planta, conformada por varias pencas gruesas y estriadas, de las cuales brotan hojas similares a las del perejil, no deja a nadie indiferente. O se odia o se ama, y pocos alimentos son objeto de tanto sentimiento y con tanta intensidad. Esto se debe principalmente a su intenso sabor ligeramente anisado pero agradable.

Originalmente, se blanqueaban sus tallos cubriéndolos de tierra mientras crecían. Esto ha dado paso con el tiempo al cultivo de especies de color verde más claro y sabor más suave. En el mercado podemos encontrar además la raíz de apio o apio-nabo, la raíz engrosada del tallo principal de la misma planta. Es redondeada y su superficie es nudosa. Por ello, conviene pelarlo a conciencia. Las aplicaciones culinarias son las mismas que para cualquier otra raíz, además de también puede usarse crudo en ensaladas. Su sabor y textura crujiente son similares a las del apio.

El tallo del apio

Su mejor época es el invierno y la primavera aunque lo podemos encontrar en cualquier época del año. El mejor consejo para identificar y comprar un buen manojo de apio es tocar y ver. Además de su olor característico, la firmeza de sus tallos y el color verde claro brillante serán señal de máxima frescura. Esto es importante ya que a veces el producto no se rota lo suficiente y nos encontramos manojos lacios que comienzan a amarillear. O incluso están blanquecinos y con las hojas mustias. Esos habrá que descartarlos.

Si compramos mucha cantidad y no lo usamos inmediatamente, podemos conservarlo en perfecto estado en el frigorífico durante 3 o 4 días envuelto en papel absorbente humedecido. Un buen remojo en agua fresca revivirá los tallos y los hará más crujientes. Aunque posee mucha agua, podemos congelarlo ya troceado para sopas o sofritos. Al descongelar, eso sí, se pierde su textura crujiente.

Propiedades del apio

Muy bajo en contenido calórico (14 Kcal/100gramos) debido a su alto contenido en agua. Contiene además una amplia variedad de minerales, como potasio y sodio, y vitaminas (alfatocoferol o vitamina E, beta-caronteno o provitamina A, vitamina C, folatos…) aunque estas no están presentes en grandes cantidades si lo comparamos con otras hortalizas. Se trata principalmente de un alimento regulador y con propiedades refrescantes.

Recetas con apio

Apio en crudo

El apio crudo es perfecto para acompañar/dipear cualquier paté vegetal como hummus de legumbres, quesos tipo requesón o mató, o cremas de frutos secos como almendra o cacahuete, cuidando siempre que estas no lleven azúcares añadidos.

Sopas

Es un ingrediente que combina habitualmente con otras aromáticas como ajo y cebolla. En sopas y purés dará profundidad al plato y quedarán deliciosos si antes lo asamos o rehogamos. Es muy usado en las sopas de lentejas típicas de varios países mediterráneos como Líbano o Italia.

Ensaladas

Combina especialmente bien con manzana, queso, nueces u olivas. Las ensaladas de huevo duro o pollo la tienen como ingrediente indispensable.

Zumo de apio

También se puede beber en forma de smoothie o batido. Una combinación que nos encanta es la resultante de mezclar apio, piña o plátano, pepino, espinaca, zumo de limón, agua y jengibre.

También se pueden comer encurtidos solos.

Quizás te interese