Skip to content

Baklava, el postre turco más tradicional

baklava

El baklava, (conocido también como baclava o baklawa) es un exótico y delicioso postre turco. Este pastel, cuya base es una masa con frutos secos que después se distribuye en láminas de masa filo y seguidamente se baña en almíbar, es un gran clásico de la gastronomía turca que tiene siglos de antigüedad. Aunque bien es cierto que su elaboración lleva algo de tiempo, es muy sencillo de hacer.

 

Origen del baklava

Son muchos los que afirman que el baklava nació en la antigua Mesopotamia. También se dice que en el siglo VII a. de C los asirios fueron los que descubrieron la forma de combinar esos ingredientes elaborándolos en los hornos de madera de la época. Esa primitiva versión estaba reservada para ocasiones muy especiales; tanto, que hasta mediados del siglo XIX este postre fue considerado como un manjar que solo se podían permitir las clases más adineradas.

Los mercaderes y marinos que viajaban a Mesopotamia fueron los encargados de llevar esa receta que tanto les había entusiasmado hasta Atenas, donde también aportaron lo suyo al baklava, acercándose mucho a la forma definitiva en la que se prepara su variante más conocida. Una de las principales novedades que introdujeron en su elaboración fue el hecho de hacerlo con una masa más fina. 

Ingredientes para elaborar el baklava

Cantidades para unas 12 raciones.

  • 250 gramos de nueces.
  • 14 láminas de masa filo.
  • 100 gramos de pistachos.
  • 250 gramos de azúcar.
  • 250 gramos de miel.
  • Un par de vasos de agua.
  • Agua de azahar (unas 4 cucharadas soperas).
  • Un par de cucharaditas de canela molida.
  • 200 gramos de mantequilla Lurpak.
  • Clavo molido (una cucharadita).
  • El zumo de un limón.

Los pistachos tienen que estar pelados y sin cáscara. Si no los encuentras así, puedes comprarlos con cáscara y pelarlos tú mismo. En ese caso serían unos 150 gramos de pistachos.

 Del azúcar, 100 gramos de ellos serán para hacer el almíbar y los 250 restantes para mezclar con los pistachos y las nueces.

Cómo hacer baklava turco

Tardarás aproximadamente una hora en tenerlo listo. Pero después tendrá que reposar en la nevera, por lo que tendrás que hacerlo con tiempo.

  1. En el caso de que tengas que pelar los pistachos, quítales la cáscara y elimina también la piel oscura que rodea su interior. Es preciso que queden lo más verdes que sea posible. Si se te hace muy engorroso quitar la piel, puedes hacerlo de forma muy sencilla cociendo antes los pistachos en agua hirviendo.
  2. Una vez que ya tengas los pistachos completamente pelados, trocéalos muy finamente junto con las nueces ayudándote con un cuchillo. Tienen que quedar pequeños, pero sin que lleguen a ser polvo. De todos modos, reserva el polvo que quedará en la parte inferior para usarlo al final para decorar.
  3. Pon en un bol las nueces, los pistachos, las 2 cucharaditas de canela, el clavo molido y los 100 gramos de azúcar. Mezcla todo procurando que quede bien repartido.
  4. Ahora ha llegado el momento principal de la elaboración de este postre: montar el baklava. Empieza sacando una bandeja apta para horno de 30×40 (este tamaño es perfecto dadas las dimensiones de las láminas de masa filo que, aunque son el doble, quedan perfectas partidas por la mitad en esta bandeja. En el caso de que las láminas o la bandeja tengan otro tamaño, también puedes cortar lo que sobre de pasta filo para ajustarlas). Antes de poner las láminas de pasta filo, todavía hay un par de cosas que hacer.
  5. Forra la bandeja con papel horno para evitar que el baklava acabe pegándose.
  6. Agrega la mantequilla a un vaso o bol e introdúcelo en el microondas durante unos 30 segundos o hasta que veas que está derretido. Después, pinta con ella el fondo de la bandeja para horno con una brocha de cocina.
  7. Pon ya en la bandeja la primera capa de masa filo y píntala también con mantequilla por la parte de arriba. Después, repite el procedimiento (poner capas por encima untándolas de mantequilla) hasta llegar a un tercio de láminas de pasta filo.
  8. Espolvorea encima de ese tercio de pasta filo la mitad de los frutos secos que has troceado previamente.
  9. Pon encima de esa capa de frutos secos otro tercio de pasta filo de la misma manera (untándolos con mantequilla). Añade la otra mitad de frutos secos y tapa todo ya con el último tercio de pasta filo. En el caso de que haya sobrado mantequilla, puedes untarla en la capa superior.
  10. Precalienta el horno a 180º durante 10 minutos.
  11. Mientras el horno se precalienta, aprovecha para cortar el baklava en cuadraditos (o en la forma que prefieras). Es preciso hacerlo antes del horneado, ya que si no lo más seguro es que terminara quebrándose.
  12. Introduce el baklava cortado en el horno y déjalo durante unos 20 minutos más o menos, vigilando de vez en cuando para que no se dore excesivamente. En el caso de que después de pasado ese tiempo el baklava siga un poco blanco, puedes dejarlo un poco más, pero con cuidado.
  13. Mientras el baklava se hornea, vamos a preparar el almíbar. Para ello, añade los 150 gramos de azúcar y el agua en un cazo y ponlo a fuego medio. Remueve de vez en cuando para que el azúcar se disuelva.
  14. Agrega también la miel y deja que todo hierva hasta que veas que la mezcla está empezando a ser densa.
  15. Retira el cazo del fuego y añade el agua de azahar y el zumo de limón. Deja que la mezcla se enfríe, pero no mucho, porque si no se endurecería.
  16. Cuando el baklava ya esté lo suficientemente horneado, sácalo y riega encima de él el almíbar que acabas de preparar hasta que quede bien impregnado.
  17. Finalmente, mételo en la nevera durante varias horas (5 como mínimo). Cuando lo saques, despega los trozos, pues lo más seguro es que se hayan pegado un poco con el almíbar).
baklava

¿Cuántas calorías tiene el baklava?

Como ya te habrás imaginado, el baklava, light, lo que se dice light, no es; pero puedes conseguir que tenga un poco menos de calorías si reduces las capas. Cada porción de 50 gramos aproximadamente (hecha con un número de capas, digamos, estándar) tiene 129 kcal.

Información nutricional del baklava (por porción de 50 gramos)

  • Azúcar: 48 g.
  • Grasas: 50 g.
  • Grasas saturadas:23 g.
  • Sodio: 130 mg.

Alternativa del baklava con thermomix

Si tienes una Thermomix puedes utilizarla también para hacer tu baklva.  Para darle un toque diferente, vamos a cambiar los pistachos por almendras y también añadiremos algunas especias.

 

Ingredientes del baklava con thermomix

Con estas cantidades tendrás para unas 10 raciones.

  • 200 gramos de almendras peladas.
  • 200 gramos de nueces.
  • 12 hojas de masa filo.
  • Canela molida (media cucharadita).
  • Nuez moscada molida (media cucharadita).
  • Jengibre molido (media cucharadita).
  • Agua de azahar (una cucharada).
  • 250 gramos de mantequilla Lurpak.
  • 125 gramos de azúcar glass.
  • 250 gramos de azúcar.
  • 250 cc de agua.
  • Una rodaja de limón.
  • Clavo molido.
baklava

Elaboración del baklava con Thermomix

Tardarás unos 40 minutos, pero ten en cuenta que es preciso que después esté varias horas en la nevera.

  1. Engrasa un molde apto para horno (de unos 20×30 centímetros) con mantequilla.
  2. Derrite la mantequilla que ha sobrado en el microondas durante un minuto a potencia media. Resérvala.
  3. Tritura ahora en la Thermomix las almendras y las nueces con las especias y el azúcar glass durante 10 segundos a velocidad 5.
  4. Separa 4 hojas de pasta filo. Unta cada una de esas hojas con la mantequilla derretida ayudándote de una brocha culinaria. Después, únelas y ponlas en la base del molde.
  5. Cúbrelo con una cuarta parte de las almendras y nueces trituradas.
  6. Repite ahora el proceso: unta otras 4 hojas de masa filo con mantequilla, vuelve a cubrirlas con los frutos secos, y así hasta que se terminen. Cuando acabes, unta en la parte superior abundante mantequilla.
  7. Mete el molde en el horno y hornea a 180º durante media hora más o menos, o hasta que veas que el baklava ha quedado lo suficientemente crujiente y dorado.
  8. Mientras el horno trabaja, aprovecha para hacer el almíbar. Pon el resto de ingredientes (excepto el agua de azahar) en el vaso y programa a 20 minutos a temperatura varoma y velocidad 1. Deja que se enfríe y añade ahora el agua de azahar.
  9. Cuando saques el baklava del horno, cúbrelo con el almíbar mezclado con el agua de azahar. Haz que todo quede bien cubierto y mételo en el frigorífico.
  10. Déjalo unas horas (preferiblemente durante toda la noche).
  11. Cuando lo saques de la nevera, elimina el exceso de líquido y corta el baklava en la forma que prefieras.

Esperamos haberte ayudado a descubrir cómo elaborar este riquísimo postre, que también sirve perfectamente para acompañar a cualquier infusión o café, y con el que seguro que te chupas los dedos. Además, cunde mucho, ya que tiene una carga de azúcar y un sabor que hace que sea mejor servirlo en pequeñas raciones.

Lo mejor es que lo conserves en el frigorífico y lo vayas sacando a medida que lo vayas necesitando. Si quieres seguir incursionando en esto de las recetas de postres originales, tienes muchas alternativas como el pastel ruso o las samosas indias.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Quizás te interese
post-vichyssoise-receta
Ensaladas, legumbres y verduras

La Vichyssoise

Si hablamos de cremas frías, la vichysoisse podría ser la reina, tanto por su sencillez, como por su sabor y todo con apenas cuatro ingredientes. Además podemos acompañarla casi con cualquier cosa, ¡vamos a verlo!

Tarta de queso fría con coulis de frambuesa
Postres

Tarta de queso fría

Descubre cómo preparar esta deliciosa tarta de queso fría con coulis de frambuesa y sin horno. Ingredientes y tiempos de elaboración.