Skip to content

El jamón curado, ibérico o serrano: un alimento beneficioso y muy nuestro

Jamón Serrano

Hoy hablamos de ese pilar de la dieta mediterránea, que ya comíamos de niños en los bocadillos, que nos reúne junto a la mesa presentándose en forma de taquitos o finas lonchas, que lo regalamos en navidad y lo ofrecemos a nuestros huéspedes, que lo comemos sólo o lo usamos para cocinar nuestros platos más tradicionales: uno de los productos estrella de la gastronomía española, que cada vez más va descubriendo el mercado internacional. ¿Os encontráis entre ese amplio grupo de amantes del jamón? Os vamos a dar algunas buenas noticias.

¿Es sano el jamón?

Muy sano. El jamón nos aporta básicamente proteínas de alto valor biológico, pero también vitaminas, hierro, fósforo, potasio y una composición de ácidos grasos muy interesante. Esto favorece un buen mantenimiento de las funciones cerebrales y nos protege de las enfermedades cardiovasculares. Consumir jamón de forma moderada y dentro del marco de una alimentación completa, variada y equilibrada es una sana costumbre muy vinculada a nuestra conocida y celebrada dieta mediterránea.

¿Engorda el jamón?

No. Se trata de un producto hipocalórico, compatible con cualquier dieta de adelgazamiento. Su contenido graso es muy bajo (4% aprox.), siendo el 50% de estas grasas monosaturadas.  El contenido en carbohidratos es nulo.

¿Qué tipos de jamones hay?

Se catalogan los distintos jamones por su tiempo de curación y por el tipo de alimentación que recibe el animal, aunque quizá una de las distinciones principales es la que existe entre el jamón serrano y el jamón ibérico: el primero proviene de cerdos de la llamada raza blanca y el segundo se produce con cerdos ibéricos y se cotiza mucho más. Si además el cerdo ibérico se alimenta, en buena parte, de bellotas, obtenemos el reputado jamón de bellota. Este tipo de jamón, además de ser un manjar reconocido por amantes de la gastronomía en todo el mundo, resulta ser una importante fuente de ácidos grasos y vitamina D. En España existen ciertas denominaciones con especial reconocimiento, como son Jabugo, Guijuelo, Alpujarra o Trevelez.

 ¿Qué diferencia un buen jamón?

No todos los cerdos son iguales y, por lo tanto, no todos los jamones son iguales. Es importante la raza del animal, pero aun más importante es que el cuidado del animal sea lo más natural posible: de ese modo obtenemos mejores jamones y más sanos. Los cerdos criados en libertad, por ejemplo, proporciona gran cantidad de antioxidantes naturales gracias a su alimentación en bellotas, hierbas y pastos naturales.

¿Cómo reconocer un buen jamón?

En primer lugar es necesario examinar la etiqueta en busca de distintivos como el sello de calidad y garantía ETG, la denominación, el tiempo de curación etc. También podemos valorar la cobertura grasa y su color, que debe ser blanca, amarillenta y abundante. Conviene comprobar que no esté excesivamente blando ni excesivamente duro y que no presente hendiduras o grietas, que serían síntoma de un excesivo resecamiento.

En resumen: el jamón es otro de esos alimentos que es bueno para el paladar y bueno para la salud. Y cuanto más natural ¡mejor! ¡Disfrútalo bien cortadito a cuchillo y acompañado de un buen vino!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Quizás te interese
hamburguesa con kale
Carnes

Hamburguesa con kale

Hoy os proponemos una hamburguesa con ingredientes diferentes y saludables, la hamburguesa de kale. Utilizamos kale como vegetal crudo y crujiente, piparras como encurtido, cecina en lugar del bacon y chutney de mango como salsa. El resultado, una hamburguesa gourmet de categoría.

ensalada de lentejas
Ensaladas, legumbres y verduras

Ensalada de lentejas

La ensalada de lentejas es una opción muy sana y divertida para tomar legumbres de una forma diferente a la que estamos acostumbrados. Sigue todos los pasos de esta videoreceta de Mario Sandoval y disfruta de este plato ligero y nutritivo.