Skip to content

Mitos sobre alimentación en verano: ¿qué es cierto y qué no?

Mitos sobre alimentación Arla

Llega el verano, una época en la que, debido a las altas temperaturas y los planes, cambian los hábitos con respecto a otros momentos del año y surgen ciertas creencias, en ocasiones erróneas, que pueden alterar nuestra forma de alimentarnos. En el artículo de hoy, desmentimos estos falsos mitos sobre alimentación con información precisa y respaldada por nuestra nutricionista. De esta forma, podremos disfrutar de comidas deliciosas y equilibradas durante el verano y mantener una buena relación con la comida sin caer en mitos que puedan perjudicar nuestra salud.

Beber agua fría después de comer ayuda a adelgazar

FALSO. Antes o después de comer, del tiempo o fría, el agua no tiene esa propiedad para influir en el metabolismo. Uno de los mitos sobre alimentación más extendidos también es que engorda si la tomamos durante las comidas. Recordemos que el agua es acalórica.

Sí es cierto que: es recomendable evitar beber agua muy fría con las comidas porque puede dificultar la digestión.

Comer fruta después de las comidas causa indigestión

FALSO. La fruta es un grupo de alimentos de gran valor nutricional. No hay ninguna evidencia científica que respalde la idea de que comerla después de una comida provoque indigestión para la población general. Si es cierto que, para personas con problemas digestivos, podría ser recomendable evitar la fruta de postre ya que puede no sentarles bien. 

Sí es cierto que: si vas a tomar fruta después de comer, es mejor que esté a temperatura ambiente en vez de fría recién sacada de la nevera.

La fruta de noche engorda

Relacionado con la creencia anterior está este mito, común durante todo el año, aunque se intensifica en verano debido a la mayor ingesta de frutas frescas. La realidad es que el aumento de peso está relacionado con el consumo excesivo de calorías en general, y no tanto con la hora del día en que se consuman. Las frutas son una opción saludable para cualquier momento del día, ya que son bajas en calorías y ricas en nutrientes.

Sí es cierto que: es recomendable cenar temprano, con un menú de fácil digestión y no muy copioso. Con ello ayudaremos a nuestro aparato digestivo y a nuestro descanso.

Los productos light adelgazan

FALSO. Adelgazamos cuando existe un déficit calórico, cuando gastamos más de lo que consumimos. Consumir un producto light no va a tener un mayor impacto en la capacidad del cuerpo para adelgazar. Los productos light suelen tener una reducción del 30% en alguno de sus componentes, como grasa o azúcar, pero no significa que sean saludables. Por ejemplo, una mermelada light, a pesar de ser light, sigue siendo una importante fuente de azúcares, al igual que una mayonesa light seguirá teniendo un alto porcentaje de grasa. 

Sí es cierto que: son los hábitos saludables los que te harán adelgazar. Consumir un producto concreto no mejorará tu composición corporal, tu estilo de vida es clave en este proceso.

como cuidar tu alimentación en verano

Otros mitos sobre alimentación

Los zumos naturales son más sanos

SÍ Y NO. La mejor bebida siempre será el agua y la mejor forma de tomar la fruta es entera. Al elaborar los zumos, perdemos parte del valor nutricional de las frutas que se añaden, como la fibra, que tan importante es para nuestra salud y nuestra saciedad. El azúcar de las frutas (que es natural y en la matriz de la pieza no nos preocupa) se convierte en azúcar libre al hacer el zumo y esto tiene consecuencias negativas en nuestro organismo.

Sí es cierto que: si te gusta el zumo, puedes disfrutarlo sin problemas en momentos puntuales. No obstante, es recomendable que su consumo no sea diario, ni tampoco en un vaso muy grande, e incluir toda la pulpa posible. Lo mejor es disfrutar tomando la fruta entera o añadiéndola a trocitos en un vaso de agua para que le de sabor y de esta forma evitar los zumos.

La lechuga por la noche retiene líquidos

FALSO. Este es uno de los mitos estrella, y no existe evidencia que respalde tal afirmación. Precisamente, la lechuga es rica en agua y favorece la eliminación de líquidos antes que retenerlos. Lo que sucede en algunos casos es que puede sentar mal, resultar indigesta y provocar pesadez en personas con problemas digestivos que buscarán alternativas para sustituirla. El consumo excesivo de sal sí puede estar detrás de esa retención. 

Sí es cierto que: Debemos revisar el consumo de sal en nuestro día a día y utilizar especias y hierbas aromáticas como sustitutivo para dar sabor a los platos.

Como conclusión, es muy importante ser críticos y cuestionar la información que recibimos antes de considerar estos mitos sobre alimentación. Debemos buscar información de fuentes fiables y elegir profesionales cualificados en caso de necesitar apoyo y acompañamiento en nuestra alimentación. 

En nuestro artículo “Disfrutar de la alimentación en verano sin remordimientos” te damos más consejos sobre cómo disfrutar de la alimentación en verano a través de hábitos saludables y sostenibles que te llenen de energía y te permitan sentirte mejor. Échale un vistazo y descubre consejos y recetas sencillas y sanas para alimentarte en esta época del año sin remordimientos. 

Quizás te interese
Peras al vino con chocolate
Postres

Peras al vino con chocolate y queso cottage

Este delicioso postre es muy sencillo de preparar pero su mezcla de sabores y texturas lo convertirá en un éxito en nuestras comidas y cenas entre amigos y familiares. ¡Todos querrán repetir!