es bueno el consumo de lácteos

Recientemente se ha publicado un metanálisis que demuestra que el consumo de lácteos disminuye el riesgo de cáncer colorrectal. Dicho así, tiene muy buena pinta; si tomo lácteos, disminuye el riesgo que tengo de padecer este tipo de cáncer, pero vamos a analizar si podemos hacer esta asociación directa.

 

¿Qué es un metanálisis?

 

Un metanálisis es una revisión sistemática de los resultados de varios estudios diferentes. Es el mayor grado de evidencia científica disponible, porque se están analizando conjuntamente un número determinado de estudios. Es decir, en este caso, se han analizado todos aquellos estudios que buscaban relacionar el consumo de lácteos con el cáncer colorrectal.

No estamos hablando de que, por ejemplo, un estudio con treinta coreanos ha demostrado algo, no, ni mucho menos. En este caso de los coreanos, el resultado habría que «cogerlo con pinzas» porque no es un estudio con población europea, porque la cantidad de gente analizada es muy pequeña y todo ello nos puede llevar a una conclusión no válida para nosotros.

Estamos hablando de que en este metanálisis se analizaron 29 estudios diferentes, que incluyeron 22.000 casos de cáncer colorrectal. Tanto por el número de estudios, como por la cantidad de casos, y la localización de los mismos, con estudios alrededor de todo el mundo, hacen pensar que este metanálisis es para tenerlo en cuenta.

 

Resultado del metanálisis

 

En cuanto a los resultados, en conjunto se demostró que el consumo de lácteos disminuye el riesgo de cáncer colorrectal. Esto ya lo hemos dicho, pero lo vuelvo a escribir para explicar que una reducción del riesgo no implica de manera directa que no se vaya a contraer la enfermedad. El cáncer se desarrolla por múltiples motivos y los lácteos sólo disminuyen en un porcentaje determinado el riesgo que tienes.

Por poner un ejemplo, si salto en paracaídas, ¿qué riesgo tengo de que no se abra? Si añado un mecanismo de seguridad, disminuiré el riesgo, pero solo eliminaré el riesgo si decido no saltar. Lamentablemente, frente al cáncer, a día de hoy, poco más podemos hacer aparte de ir reduciendo riesgos.

Ahora bien, si estos resultados los analizamos por el tipo de lácteo consumido, nos encontramos con cosas a tener en cuenta. Por ejemplo, se demostró que los individuos que consumían una mayor cantidad de leche desnatada, mostraron un menor riesgo de desarrollar cáncer de colon.

 

Esto no implica que el consumo de leche entera aumente el riesgo, no, esto no se ha demostrado así. El consumo de leche entera y de yogures también demostró una disminución global del riesgo de cáncer colorrectal, pero con resultados bastante heterogéneos. Por este motivo, se deberían tomar estos resultados con cautela, y realizar nuevos estudios que lo demuestren fehacientemente, sin que implique el cambiar las recomendaciones. Consumir leche entera o desnatada es seguro y beneficioso para nuestro organismo. Otra cosa bien distinta es que se prefiera la leche desnatada por el menor aporte de grasa.

 

Consumo de queso

 

El consumo de queso también disminuye el riesgo de cáncer colorrectal en conjunto, y, más concretamente, en aquellos individuos que más queso consumían, se observó un menor riesgo de cáncer de colon proximal. Estos resultados también apoyan el consumo diario de queso (el de verdad, no los sucedáneos o ultraprocesados), eso sí, en una cantidad moderada y de acuerdo a las cantidades diarias recomendadas, que explicaré más adelante.

 

Aunque el mecanismo protector de los lácteos frente a este tipo de cáncer no está del todo claro, se piensa que este efecto beneficioso es debido principalmente al calcio y al ácido linoleico. Además, otros nutrientes como la Vitamina D, el ácido butírico o la lactoferrina también juegan un papel muy importante. Si habéis leído mis últimas publicaciones, os habréis dado cuenta de la importancia que le doy al calcio y a la Vitamina D. Estos efectos beneficiosos de ambos micronutrientes, también hay que añadirlos a la extensa lista de beneficios que aportan.

 

tomar leche previene cancer

Conclusiones del metanálisis

 

Ya para terminar, la conclusión de este metanálisis es muy clara. El consumo de lácteos, lejos de ser perjudicial para el ser humano, ha demostrado ser beneficioso por el efecto protector que ejercen frente al cáncer colorrectal, en forma de la reducción del riesgo. Este metanálisis reafirma que el consumo diario de lácteos es necesario por la cantidad de nutrientes que aportan y los efectos beneficiosos que generan sobre nuestro organismos. Eso sí, no perdamos de vista que todos estos efectos beneficiosos son en el contexto de una dieta equilibrada, y mediterránea preferiblemente.

 

No sirve de nada comer alimentos procesados o ultraprocesados y terminar la comida con un vaso de leche. Debemos incorporar en nuestra dieta equilibrada todos aquellos alimentos que han demostrado ser beneficiosos para nuestro organismo, como lo son los lácteos, por poner un ejemplo, y eliminar de nuestra dieta todos los alimentos ultraprocesados.
Recordad que la cantidad de raciones diarias de lácteos es de dos a cuatro veces al día, con este contenido por ración:

  • 200-250 ml de leche.
  • 200-250 ml de yogur sin azúcar
  • 40-60 g de queso curado
  • 80-125 g de queso fresco

 

La referencia de este estudio es:
Barrubés L, Babio N, Becerra-Tomás N, Rosique-Esteban N, Salas-Salvadó J.Association Between Dairy Product Consumption and Colorectal Cancer Risk inAdults: A Systematic Review and Meta-Analysis of Epidemiologic Studies. Adv Nutr.2019 May 1;10(suppl_2):S190-S211. doi: 10.1093/advances/nm