Skip to content

Propiedades de las endivias

Endivias

Crujientes, muy aromáticas y ligeramente amargas, las endivias son un estupendo aperitivo con el que preparar ensaladas y otros platos originales para abrir apetito. Aunque es una hortaliza con poco aporte energético, es rica en hidratos de carbono y proteínas necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo. En este post hablamos de sus orígenes y propiedades en detalle y te damos ideas sobre cómo prepararlas. ¡Sigue leyendo!

Origen de las endivias

Las endivias provienen de una hortaliza del grupo de las Asteráceas. Concretamente, del género Chicorium, entre las que se incluye la endivia, achicoria, escarola y el radicchio. Son parientes cercanos de las lechugas, aunque menos amargas, conocidas y populares. Aún así, las endivias aportan un controlado amargor apto para las ensaladas invernales y primaverales. Esta es la mejor época para consumirlas, aunque hoy en día las tengamos disponibles durante todo el año.

Su origen es probablemente mediterráneo ya que existen pruebas de su consumo entre las culturas griega, romana y egipcia. Fue el el siglo XIX cuando se introdujo en Europa, siendo muy popular en Bélgica, donde la endivia blanca o «witloof» se consume en grandes cantidades. Su cultivo no es sencillo, su delicado color blanco y sabor suave son fácilmente alterables con la luz. Por ello se cultivan bajo tierra y arena. Su sabor será más amargo cuanta más luz solar haya recibido.

Es importante que, a la hora de la compra, seleccionemos los ejemplares más frescos, sin magulladuras, tersos y cuyo color sea lo más blanco posible. Solo las puntas de las hojas exteriores tienden al amarillo claro-verdoso o rosado-granate, aunque esta última es menos común.

Propiedades de las endivias

La endivia es un vegetal muy rico en agua, con alrededor de un 95%. El sabor amargo se lo debemos a la mayoría de las propiedades y compuestos que encontramos en esta hortaliza cruda: la lactucina y la cumarina. Ambas sustancias con acción antiinflamatoria.

Es rica en fibra, de forma que su consumo es interesante no solo contra el estreñimiento, sino para estimular la salud intestinal gracias a que ejerce una acción prebiótica en nuestro sistema digestivo.

El contenido en proteínas y grasas es muy escaso, por lo que su aporte energético no es significativo, tan solo 17 kcal por cada 100g. Sin embargo, debemos destacar su contenido en vitaminas como son las vitaminas E, B1, B2, B3, B6, B9 (ácido fólico), provitamina A y en menor cantidad la vitamina C. Con todas esta propiedades, está especialmente indicada para evitar enfermedades causadas por falta de vitaminas.

Además, es muy rica en minerales como potasio, zinc, cobre y manganeso, y en menor cantidad calcio, fósforo, magnesio y hierro.

Endivias Arla

Cómo preparar endivias

  • Las ensaladas y preparaciones crudas son perfectas para sacarles el máximo partido. Podemos acompañarlas con otras hortalizas de temporada como achicoria o escarola. También con arroz, quinoa o legumbres para conseguir platos más completos.
  • Combinan especialmente bien con frutas como el mango o la naranja en ensaladas y entrantes.
  • Por la forma de sus hojas, rigidez y frescura, son idóneas para preparar entrantes o canapés a modo de barquillos, rellenado sus hojas de nuestros ingredientes favoritos.
  • Son ideales para acompañar cremas para untar como hummus, patés vegetales o queso fresco. Aportan un punto crujiente y diferente a nuestros platos.
  • Son un buen acompañamiento, a la parrilla o cocidas, para aligerar platos de carne o pescado.
  • Cocidas y rehogadas con ajo y aceite de oliva resultan ligeras y muy digestivas.
  • También se pueden gratinar, con o sin rellenar. Partiendo de la endivia cocida previamente y aderezada con un poco de queso o una pequeña cantidad de mantequilla, se convierte en un plato sencillo y un acompañamiento muy rico.

Seguro que te interesa este post con ideas de ensaladas de endivia.

Quizás te interese