Skip to content

Los agricultores de Arla generan energía verde y reducen la huella de carbono

Agricultores de Arla

El 24 % de los agricultores de Arla producen energía verde como biogás o energía eólica en sus granjas. Además de ahorrar y reducir la huella de carbono, esta posibilidad les permite generar ingresos al vender los excedentes a la red eléctrica.

Los agricultores de Arla y la generación de energía verde

El consumo de energía es uno de los costos a tener muy en cuenta en las explotaciones ganaderas. En este sentido, contar con fuentes renovables que ayuden a suplir tus necesidades y que sean respetuosas con el medio ambiente, es algo primordial, especialmente para Arla. 

Como parte de la estrategia de reducción de emisiones CO2, la cooperativa inició en 2019 una campaña para animar a sus agricultores a generar electricidad verde certificada. De este modo, no solo ahorrarían y reducirían la huella de carbono, sino que también generarían ingresos al vender los excedentes a la red eléctrica.

Así, en los últimos años, muchos de los ganaderos de Arla han incorporado a su trabajo de producción de leche otros proyectos relacionados con la biodiversidad. Según los datos de la Prueba Climática de Arla, el 24 % de los socios de la cooperativa está trabajando actualmente en la generación de este tipo de energía.

Venta de energía verde

Hasta el momento, las explotaciones de Arla que han estado produciendo electricidad renovable solo podían venderla a las empresas de servicios públicos o a los comerciantes en forma de Garantías de Origen de Energía Renovable (REGO).

Al mismo tiempo, Arla también compraba REGOs en el mercado abierto para aproximadamente un tercio de su uso total de electricidad en sus operaciones. 

Desde mayo de 2021, y como parte de las iniciativas que la empresa puso en marcha en 2019, Arla propone a sus agricultores propietarios un nuevo sistema que les ofrece un mejor precio por la energía verde generada en sus granjas. En lugar de vender las REGOs a servicios públicos u otros comerciantes, les invita a que lo hagan directamente a la cooperativa, comprometiéndose a pagar los precios del mercado. 

De esta manera, los agricultores reciben el beneficio total de sus REGOs y Arla puede abastecerse de alrededor de una quinta parte de sus necesidades de electricidad a partir de su propia cadena de valor, en lugar de adquirirla en el mercado abierto. 

«Con esta oportunidad, la energía verde que producen nuestros propietarios puede contarse como parte de nuestras acciones colectivas para que los productos lácteos sean más sostenibles», dice Jan Toft Nørgaard, presidente de Arla. 

Granjas Arla

Soluciones de energías renovables en las granjas de Arla

Hoy por hoy, la energía solar fotovoltaica se perfila como la opción más económica y utilizada por los ganaderos de Arla. A pesar de ser algo más cara, los avances técnicos la están convirtiendo en una opción cada vez más accesible y con mejores resultados. Los ganaderos utilizan paneles solares para alimentar la iluminación, cercas eléctricas, pequeños motores, ventiladores, bombear agua o cargar baterías. 

No obstante, hay otras prácticas también muy extendidas como el biogás, es decir, la producción de gas metano a partir del estiércol del ganado, o las turbinas eólicas, que utilizan el viento para producir electricidad.

Hacia un futuro sostenible

Entre 2015 y 2020, Arla ha reducido el CO2 de sus operaciones en un 24 %. Su objetivo es conseguir un transporte libre de combustibles fósiles para toda la flota de camiones cisterna de leche y de distribución. Fieles a este compromiso, desde Arla Foods han ampliado su meta climática de reducción de emisiones de gases invernadero del 30 % al 63 %.

Consulta más información sobre las acciones de Arla en beneficio del medioambiente en este artículo.

Quizás te interese